Radiografía de la estructura productiva española y retos para la próxima década

Estructura productiva española: análisis y retos

Desde el inicio de la recesión económica en España en el segundo trimestre del año 2008, la estructura productiva española ha sido objeto de debate. Hasta el año 2007, el sector de la construcción en España representaba el motor de la economía y empleaba a un 12% de la población ocupada.

Desde entonces, se discute la necesidad de un cambio en la estructura productiva y en varias ocasiones se ha discutido la existencia de un cambio de ciclo asociado a cambios estructurales en la economía nacional. Pero, ¿se ha producido realmente un cambio en la estructura productiva española?

Y ¿cuánto puede tardar en producirse un cambio de este tipo? Para tratar de responder a estas preguntas, y sin ahondar en un análisis más detallado propio de otro tipo de investigaciones, se presentan a continuación datos de producción y empleo. El cambio en la estructura porcentual del producto interior bruto (PIB) y del empleo por sector productivo puede ayudarnos a responder estas cuestiones.

Análisis de la estructura productiva española

Los datos están referidos a tres momentos diferentes del tiempo: el año 2000, donde el crecimiento de la economía era elevado gracias al impulso de los años de expansión de finales de los noventa; el año 2006, justo antes de la crisis económica; el año 2010, uno de los periodos más complicados de la recesión, con un elevado déficit público (9.5% del PIB) y fuertes ajustes fiscales; y el año 2014, el último para el cual el INE presenta información en la contabilidad nacional.

estructura productiva española
Fuente: Contabilidad Nacional (INE), 2016

Si observamos el gráfico de la estructura porcentual del PIB a precios de adquisición, podemos ver que los sectores que más cambian son el sector de la construcción, como consecuencia de la crisis económica, y el sector servicios, especialmente el de la actividades inmobiliarias.

El peso del sector construcción ha caído fuertemente desde 2006, pero esto no parece reflejarse en el porcentaje asociado a las actividades inmobiliarias, que muestra un repunte después de 2012 posiblemente asociado a las ayudas al sector y las favorables condiciones de compra de las que se beneficiaron aquellas personas que han salido indemnes de la recesión económica.

En este gráfico se observa un claro desplome de la construcción y un movimiento estructural hacia una economía más focalizada en el sector servicios y cada vez menos industrializada y agrícola. Esta es una tendencia que se observaba ya antes de la crisis económica. Por lo si parece haber un cambio estructural natural hacia el sector servicios, no necesariamente vinculado a la reciente crisis, al que hay que añadir el pinchazo de la burbuja especulativa asociada al boom del ladrillo.

Los datos de empleo confirman las tendencias observadas en el análisis del PIB, siendo el sector servicios, el sector que más relevante, aunque esta información habría que complementarla con datos sobre la temporalidad de los nuevos puestos de trabajo. En este caso se observa un peso mayor en el sector de actividades profesionales, posiblemente asociado al crecimiento de actividades cada vez más tecnológicas y digitalizadas.

estructura productiva en españa
Fuente: Contabilidad Nacional (INE), 2016

En general, la economía española avanza hacia una estructura productiva propia de países avanzados donde el sector servicios y, en particular los sectores de nuevas tecnologías, juegan un papel importante en la composición de la economía. Esto responde a las dos preguntas anteriores. Sí, hay un cambio en la estructura productiva española hacia el sector servicios. Pero, este es un proceso largo en tiempo, que puede durar más de una década, y que no está necesariamente ligado a recesiones económicas.

Desde un punto de vista más particular, y observando con detenimiento los gráficos anteriores, podemos ver que los sectores productivos asociados al turismo (transporte y hostelería) son los que tienen un mayor peso en la economía y los que presentan un crecimiento más continuo en el tiempo.

Retos de la estructura productiva española

El turismo, que ha supuesto una palanca de cambio importante en los periodos de recesion económica en España, supone el 25% de la producción y el 30% del empleo total. No obstante, los retos que debe afrontar la estructura productiva asociados a las nuevas tecnologías, de los que antes hablábamos, afectan muy directamente a este sector.

Por un lado, hay un crecimiento en la temporalidad (ver el post anterior en este blog respecto a la EPA) que no se muestra en los datos anteriores pero que afecta muy claramente al sector de la hostelería y restauración, y también cada vez más al sector de actividades profesionales.

Además, la digitalización del sector servicios, tanto públicos como privados, y en general de la economía, parece asociada cada vez a trabajos a distancia no presenciales. El uso de las redes sociales está cambiando el funcionamiento de la economía, las formas de publicidad y consumo y los hábitos de compras. Estas tendencias y movimientos se presentan como nuevos retos que las sociedades deben afrontar mediante nuevas estructuras productivas.

Sin embargo, es importante no asociar estos cambios a la inestabilidad y precariedad laboral, que puede llevar en el medio plazo a una reducción de la productividad y el consumo. Es, por tanto, fundamental que la estructura productiva española se mueva hacia una economía de servicios de calidad, digitalizados y modernos que resulten competitivos en una economía cada vez más globalizada, pero sin descuidar la estabilidad laboral que favorezcan un ambiente de desarrollo personal y profesional basado en la sociedad del conocimiento.

Mª Teresa Álvarez

Mª Teresa Álvarez

Profesora asociada.Licenciada en Economía por la Universidad de Santiago de Compostela(2004) y Doctora en Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona (2010). Ha visitado la Universidad de Oldenburg (Alemania) y fue investigadora postdoctoral en al E.J Bloustein School of Planning and Public Policies, en la Rutgers University, New Jersey, (EEUU) en el periodo 2011-2013. M.T. Álvarez ha dado clases de Macroeconomia en varias universidades españolas: Universidad Pompeu Fabra, Universidad de Vigo y Universidad de Santiago de Compostela y ha publicado varios artículos científicos sobre políticas económicas en Economic Systems Research, Economic Modelling y Growth and Change, entre otras. Actualmente es investigadora en el Instituto de Prospectiva Tecnológica (IPTS), uno de los siete centros de investigación del Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *