William D. Nordhaus y la Economía del Cambio Climático

Análisis sobre economía y cambio climático.

La Academia sueca de Ciencias ha galardonado este año, con el Nobel de Economía, a dos estadounidenses por sus investigaciones orientadas a cuantificar algunos de los retos más importantes para la humanidad, el crecimiento económico sostenible o el grado de bienestar en la población mundial.

En principio, pudiera parecer que se trata de cuestiones que guardan poca relación con la vida cotidiana de las personas. Sin embargo, ambas problemáticas tienen una repercusión clara sobre la realidad de las personas, las sociedades y el futuro de la humanidad.

A Paul M. Romer le han reconocido sus trabajos para incorporar los avances tecnológicos al análisis económico, ayudando así a clarificar qué hace que una economía innove y, gracias a ello, crezca más que otras.

Por su parte, a William D. Nordhaus por incorporar el cambio climático al análisis económico a largo plazo y por determinar los costes y beneficios derivados de la reducción de las emisiones contaminantes. Se trata del primer economista que ha desarrollado un modelo cuantitativo que reproduce la interacción entre el desarrollo económico y la evolución del clima a escala global.

Economía del cambio climático

El cambio climático viene determinado por las decisiones cortoplacistas que tienen importantes repercusiones a largo plazo. Y quizá sea esta la aportación más relevante de este profesor de la Universidad de Yale: modelos integrados que combinan economía y clima, permitiendo así conexionar las decisiones de inversión en innovación tecnológica y de política energética con las graves consecuencias que se derivan de este fenómeno.

economia y cambio climatico

Nordhaus ha concebido un modelo de evaluación integrado sobre el cambio climático que tiene en cuenta diversos parámetros: la población, cómo se concentra el dióxido de carbono y cómo afecta a la temperatura global, los efectos de implementar determinadas políticas, como el impuesto al carbono, la evolución del daño causado y las consecuencias negativas que se derivan para la economía global.

A medida que crecen las emisiones el modelo es capaz de determinar la elevación térmica y su impacto sobre la economía. Así, es posible establecer la cuantía de los impuestos al CO2 con el propósito de corregir los daños asociados al cambio climático.

Este modelo cuantitativo describe la interacción global entre la economía y el clima e integra teorías y resultados empíricos provenientes del campo de la física, la química y la economía. El modelo simula la evolución conjunta de la economía y el clima permitiendo, además, analizar las consecuencias de implementar medidas como, por ejemplo, la fijación de impuestos al carbono.

Nordhaus coincide con otros economistas en que es necesario establecer un impuesto sobre las emisiones de CO2 e implementar mecanismos que induzcan a los países de rentas más bajas a participar en la reducción de emisiones mediante incentivos económicos y tecnológicos.

Además, ha propuesto la creación de los denominados “clubes del clima” como alternativa para resolver el problema del free-rider en aquellas alianzas internacionales que promuevan la reducción de las emisiones. Y es que puede haber países que se beneficien de la reducción de las emisiones, que otros propician, sin contribuir con su esfuerzo a la consecución de tal objetivo.

cambio climáticoEl problema radica en que no se puede excluir a nadie de las ventajas de no sufrir los efectos del cambio climático y, por ello, bastantes países pudieran sentirse tentados a no colaborar.

Aquellos que decidan integrarse en “el club” se podrían beneficiar de aranceles más bajos, aunque adquiriendo el compromiso de reducir sustancialmente sus emisiones de CO2.

Curiosamente, el anuncio de la concesión del Nobel de Economía, en octubre de este año, ha coincidido con la publicación del último informe del grupo intergubernamental de expertos sobre cambio climático (conocido como IPCC por sus siglas en inglés).

Se trata del principal órgano internacional encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático, sus impactos y sus futuros riesgos potenciales, así como las posibles opciones de respuesta.

Impactos vinculados al cambio climático

En los últimos diez años se han desencadenado, con solo 1° C de calentamiento global, una serie de fenómenos sin precedentes: inundaciones, tormentas, olas de calor, sequías, incendios forestales, etc. Pero la situación va a empeorar si el aumento alcanzase los 1,5 °C, o lo que es peor, los 2 °C, según el mencionado informe, el cual precisa también que a esos 2 °C se podría llegar en solo 11 años y, casi seguro, en el plazo de 20 años si no se reducen las emisiones de CO2. Es más, aunque se lograsen de inmediato tales reducciones, eso solo retrasaría, que no evitaría, la elevación de la temperatura en 2 °C.

En este documento también se hace referencia a una serie de impactos, vinculados al cambio climático, que podrían evitarse limitando el calentamiento global a 1,5 °C en lugar de 2 °C o más. Por ejemplo, en 2100 la elevación del nivel global del mar sería 10 cm inferior, con un calentamiento global de 1,5 °C, en comparación con uno de 2 °C.

riesgos del cambio climatico y calentamiento global

La probabilidad de que el océano Ártico se quede sin hielo en verano sería de una vez por siglo, con un calentamiento global de 1,5 °C, frente a un mínimo de una vez por decenio con un valor de 2 °C. Los arrecifes de coral disminuirían entre un 70% y un 90%, con un calentamiento global de 1,5 °C, mientras que prácticamente todos ellos (99%) desaparecerían con los 2 °C.

Por último, el informe especifica que, si se permite que la temperatura global sobrepase los 1,5 °C, dependeremos en mayor medida de las técnicas que absorben CO2 de la atmósfera para poder revertir el calentamiento global a niveles inferiores a 1,5 °C en el 2100. La efectividad de esas técnicas no está probada a gran escala y, algunas de ellas, pueden conllevar importantes riesgos para el desarrollo sostenible.

Por lo tanto, limitar el calentamiento global a 1,5 °C, en lugar de 2 °C, reduciría los impactos graves sobre los ecosistemas, la salud humana y el bienestar, y facilitaría la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Luis Amador

Luis Amador

Profesor titular del Departamento de Economía en la Universidad Loyola Andalucía. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), es Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Córdoba. Procede de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (ETEA) donde lleva impartiendo clases en asignaturas vinculadas al área de economía desde 1988. Ha sido Secretario del Departamento de Economía, Ciencias Jurídicas y Sociología (Facultad de CC. EE. y Empresariales-ETEA) y Coordinador del Programa de Doctorado “Planificación, Dirección y Entorno Económico-Social de la Empresa (Universidad de Córdoba). Investigador en temas relacionados con el turismo y el desarrollo sostenible. Desde su creación (año 2000) es miembro del Observatorio de Sostenibilidad de la Provincia de Córdoba, órgano promovido por la Diputación de Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *