El reto de la reducción de la desigualdad económica en España ante el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 10

Retos para reducir la desigualdad económica en España

Si bien en los últimos años se ha conseguido un importante descenso de la pobreza extrema en el mundo (que se ha reducido en un 50% entre 1990 y 2015), la desigualdad económica está aumentando a un ritmo nunca antes conocido.

Según datos de un informe elaborado por Oxfam Internacional [1], publicado en enero de este año, mientras que en 2010, 388 personas poseían la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial (más de 3.500 millones de personas), en 2015 eran tan sólo 62.

Tan sólo el 1% del incremento experimentado por la riqueza total mundial, desde comienzos de este siglo, ha ido a parar a manos de la mitad más pobre de la población mundial, mientras que el 50% del aumento de la riqueza se lo ha embolsado el 1% más rico.

Ante este panorama parecía imprescindible que uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el número 10, fuera dedicado a reducir la desigualdad en y entre los países. La meta 1 de este objetivo es la que trata de la desigualdad económica y se propone lograr para 2030 que los ingresos del 40% más pobre de la población crezca a una tasa superior a la media nacional.

Desigualdad económica en España

Pero acerquemos este asunto a nuestro país y veamos qué reto plantea esta meta del ODS10 para España, país en el que la desigualdad ha aumentado de una forma importante en los últimos años. El indicador que se ha propuesto adoptar (hasta septiembre de este año no se aprobará la lista definitiva de indicadores) para medir el avance hacia el logro de esta meta es el Índice de Palma.

Este índice equivale al cociente entre la proporción de renta que percibe el 10% más rico de la población (el decil X) y la proporción de renta percibida por el 40% más pobre (deciles I, II, III y IV)[2]. Cuanto mayor sea el valor del índice, mayor será la brecha de ingresos entre el 10% más rico y el 40% más pobre.

En el gráfico 1 se muestra la evolución que ha seguido la distribución de la renta en España entre 2004 y 2015. Se observa claramente cómo ha ido incrementando la brecha de ingresos entre los más ricos y los más pobres de la población española.

Gráfico 1. Evolución de la distribución de la renta en España del 10% más rico de la población frente al 40% más pobre. (Porcentajes)

distribucion de la renta en españa
FUENTE: Elaboración propia con datos de Eurostat (Distribution of income by quantiles (source: SILC) (ilc_di01)).

Como es lógico el aumento de la brecha de ingresos ha dado lugar a un incremento en el índice de Palma para España. En el gráfico 2 se muestra la evolución que ha seguido este índice frente al de la Unión Europea de 27 miembros.

Gráfico 2. Evolución del Índice de Palma en España frente al del la UE de 27.

indice de palma en españa
FUENTE: Elaboración propia con datos de Eurostat (Distribution of income by quantiles (source: SILC) (ilc_di01)).

Según estos datos, el 10% más rico de los españoles recibe un tercio más de la renta nacional que el 40% más pobre. Aunque la desigualdad ha aumentado en los años de la crisis, ésta ya existía antes, registrándose tasas de desigualdad superiores a las de la media de la UE.

La reducción de esta desigualdad es, pues, una de las tareas pendientes que deberá afrontar el futuro gobierno de España puesto que el foco del cumplimiento de los ODS ya no sólo estará sobre los países en desarrollo sino que también va a estar sobre los países desarrollados.

Referencias

[1] HARDOON, D.; AYELE, S. y FUENTES-NIEVA, R. (2016), Una economía al servicio del 1%. Acabar con los privilegios y la concentración de poder para frenar la desigualdad extrema. Oxfam Internacional.

[2] Este índice presenta la ventaja con relación al índice de Gini de que capta mejor las diferencias entre los extremos de la distribución de la renta.

Ana Hernández

Ana Hernández

Ana Hernández Román. Profesora Titular. Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Córdoba. Procede de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (ETEA) donde lleva impartiendo clases en asignaturas vinculadas al área de economía desde 1987. Desarrolla la labor de Coordinadora de Orientación Universitaria desde el año 2010, y es miembro de la Comisión de Garantía de Calidad del Título del Grado en Administración y Dirección de Empresas, de la Universidad Loyola Andalucía. Investigadora en temas relacionados con la cooperación internacional al desarrollo y medición de la pobreza y la desigualdad. Es investigadora colaboradora de la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación. Es miembro de la Red Española de Estudios del Desarrollo (REEDES).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *