El Plan Juncker

Claves del Plan Juncker para la recuperación de la inversión en Europa

El ruido provocado por la reconfiguración del panorama político español en las sucesivas elecciones de estos años o por los encendidos debates sobre Cataluña nos hace perder de vista algunos asuntos estratégicos para la economía española.

Uno de ellos es la necesidad de discutir sobre el cambio de modelo productivo que demanda la economía española para resolver sus tradicionales problemas de empleo, productividad y competitividad que en tantas ocasiones se ha mencionado desde el Departamento de Economía de la Universidad Loyola Andalucía.

También Europa está sometida a debates ruidosos y ensordecedores como el del caso griego o el de la inmigración. El PM Cameron ya dio ayer el pistoletazo de salida a otro que promete: las negociaciones en torno a la posibilidad del BREXIT. Mientras la UE trata de afrontar estos asuntos con escaso éxito, pasa desapercibida la propuesta estrella de Jean Claude Juncker que acaba de cumplir su primer año frente a la Comisión Europea.

Plan Juncker pretende recuperar las inversiones en la Unión Europea para recuperar la economía

He tenido esta semana la oportunidad de asistir a una presentación en la sede del College of Europe en Brujas sobre el Investment Plan for Europe, más conocido como Plan Juncker. Alessandro Carano, Senior Adviser on Jobs, Growth and Investment de la DGECFIN de la Comisión Europea hizo una detallada presentación del plan, de su lógica y de su instrumentación.

Claves del Plan Juncker

Leyendo entre líneas, el plan se basa en el temor a la condición coyuntural de las variables (QE, petróleo, cotización del euro) que animan la recuperación económica de la UE que, por otra parte, no impresiona ni por sus previsiones y ni por su fuerza. El objetivo del plan es cubrir el margen existente entre la tendencia histórica que la inversión mantenía antes de la crisis y las cifras actuales.

Se basa en 3 pilares: (a) movilizar financiación para promover la inversión con el incentivo del EFSI (European Fund for Strategic Investments), un instrumento creado para el plan; (b) conectar la economía real con las financiación disponible mediante sistemas de información, transparencia y asesoramiento; y (c) promover un clima de negocios mejorando la regulación para hacerla más predecible reduciendo regulaciones a partir de algunos elementos del Mercado único.

El desarrollo instrumental del EFSI o de los portales de información presenta algunas claves innovadoras y se basa en los principios de cofinanciación y de adicionalidad a la inversión de los Estados Miembros y, sobre todo, a la inversión privada.

El Plan Juncker pretende movilizar 315 mil millones de euros en 3 años pero el EFSI tiene una dotación preliminar de sólo 21 mil millones de euros para los 3 años. El resto hasta los 315 mil millones es la inversión privada que se pueda movilizar y el margen que los límites de gasto le permitan a la inversión pública.

La Comisión Europea insiste en que se trata de un instrumento complementario a todos los demás de la UE y en función de eso se deberá juzgar su eficacia. Para definir criterios de comparación, el presupuesto anual de la UE es aproximadamente de 120 mil millones de euros cada año.

La pregunta es si serán suficientes los fondos del ESFI para movilizar inversión privada. ¿Podrá competir el plan y su dotación con otros condicionantes de la inversión? Si hay abundancia de liquidez pero no encuentra demanda, ¿hasta qué punto el sistema de incentivos del Plan podrá alterar ese comportamiento?

La incertidumbre es notable pese a las estimaciones de la Comisión Europea y el potencial de los nuevos instrumentos. Este 10 de noviembre, Martín Wolf planteaba desde su columna en el Financial Times que la larga sombra de esta gran depresión podría explicarse por la “histéresis”. Es decir, el impacto del pasado en el comportamiento presente, augurando poca reacción de las economías de la UE ante los síntomas de recuperación.

De fondo están dos clásicos de esta crisis: la ausencia de liderazgo regional de algunas economías europeas que no se deciden a ejercerlo con políticas de demanda expansivas y el debate sobre cuánto nos hemos pasado de rosca en la aplicación de las políticas de ajuste y austeridad.

Pedro Caldentey

Pedro Caldentey

Pedro Caldentey del Pozo es Director del Departamento de Economía y profesor de Economia Aplicada de la Universidad Loyola Andalucía. Es especialista en economía del desarrollo e integración regional comparada.. Es Director del Máster de Investigación en Desarrollo Inclusivo y Sostenible de la Universidad Loyola Andalucía. Es investigador y Vicepresidente del Patronato de la Fundación ETEA. Es patrono de la Fundación Entreculturas y Secretario de la Junta Directiva de Fairtrade Iberia. Ha trabajado en el diseño de políticas de desarrollo con el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, Unión Europa, CEPAL, OCDE, IICA y los organismos del Sistema de la Integración Centroamericana.

11 thoughts on “El Plan Juncker

  1. Pensamos que el plan de inversiones es algo a tener muy en cuenta. Debe ser adecuadamente diseñado para maximizar los incentivos a la participación de los inversores privados, asegurar que no se financien proyectos de inversión que de todas maneras se habrían realizado y evitar el riesgo de que el nuevo crédito de los bancos vaya solo a sus clientes preferenciales, quienes también lo habrían recibido de todas maneras, en ausencia de estos fondos.

    1. Buen punto. Creo que la Comisión Europea y el Banco Europeo de Inversiones están pensando a fondo en los mecanismos, aunque tratan de evitar un excesivo dirigismo para que se imponga una dinámica de abajo a arriba en la definición de proyectos y no al revés. Porque el objetivo es dinamizar la inversión privada sobre cualquier otro. Han definido, eso sí, algunos incentivos específicos para asegurar que las facilidades llegan a las Pymes.
      La clave es si el Plan y sus mecanismos serán suficiente para alejarnos de este escenario de «secular stagnation». Hablando de impacto, mira lo que dice el Fondo Monetario Internacional sobre la devaluación salarial

  2. A nosotros el Plan Juncker nos parece una buena oportunidad para recuperar la economía europea. Su principal ventaja es estimular el empleo que se prevé y su mayor problema que se requiere una inversión muy alta. Por eso el plan debe ser adecuadamente diseñado para maximizar los incentivos a la participación de los inversores privados.

    1. Así es tiroleses. Y habrá que ver cómo se combina con otras acciones contra la crisis. Por ejemplo, la política expansiva del Banco Central Europeo. O con la actitud prevenida del capital privado que está ahora especialmente temeroso. Ya sabéis, la política económica es como la cocina, vas metiendo ingredientes a la olla pero tienes que combinar las cantidades y los tiempos para triunfar con el guiso.

  3. Nosotros hacemos especial hincapié en el segundo y tercer pilar del plan (conectar la economía real con las financiación disponible y promover un clima de negocios).
    En ocasiones una serie de medidas de riesgo ante una situación de crisis no solucionan el problema, es importante meditar, asesorarse e implantar las medidas necesarias y acordes a cada país, ya que Europa aunque se rige como bloque pero tiene características muy diversas.
    Aunque como dice el profesor Pedro, habrá que ver como conjuga este plan con otras políticas venidas desde la cúpula europea. Creemos que si estos puntos son llevados a cabo a la perfección, la demanda vendrá por si sola, puesto que harán que se maximicen los incentivos a la inversión y el plan podrá obtener la cobertura necesaria mediante la inversión privada.

  4. Parece ser que los ministros de economía y finanzas de la Unión Europea quieren encontrar a través de reformas, una manera para estimular la inversión privada que hasta el momento es bastante baja. Una manera sería hacer inversión pública que sirva de incentivo o de palanca a esta inversión privada pero creo que si esa inversión pública no se hace con cabeza y estudiando bien los riesgos, podemos caer de nuevo en un aumento de la deuda pública, un lastre demoledor para algunos países. Unas buenas políticas monetarias y fiscales podrían alentar y contribuir a un aumento sostenido de las inversiones privadas.

  5. A día de hoy, consideramos necesario fomentar el crecimiento del sector privado con motivo de impulsar el motor de la economía europea. Desde nuestro punto de vista, el Plan Juncker se trata de una medida muy positiva para conseguir este objetivo. El problema radica en que a pesar de que se incentive la actividad privada, existe un alto nivel de rechazo y miedo a la inversión por parte de los empresarios. Esto conlleva, a que pese a la leve recuperación económica de la UE, la escasez de sentimiento emprendedor y la falta de adhesión al riesgo, dificulten que medidas como el Plan Juncker no surjan efecto.

  6. Los tres pilares en los que se basa el Plan Juncker me parecen factores claves para propiciar el cambio del modelo productivo en Europa. No obstante me surgen dudas sobre cómo con 21 millones de euros de fondos europeos, se pueden movilizar 315 millones de euros de inversion en proyectos; ya que la financiacion europea supone menos del 7% del total inversión que se pretende promover. Creo que hay un alto riesgo de que los 21 millones vayan a parar a financiar proyectos que se hubieran desarrollado igualmente sin esta iniciativa.

    El pilar de conectar la economía real con la financiación disponible me parece muy interesante, ya que seguro exiten muchos emprendedores y pymes que tienen proyectos para llevar a cabo y no sáben cómo y donde pueden encontrar la financiación que necesitan para ponerlos en marcha.

    En relación al tercer pilar, de Promover un clima de negocios, me parece necesario el que se pudiera simplificar en todo lo posible la regulación, asi como que se mantenga de una manera estable. Sería muy importante el que la regulación para los negocios fuera homogenea en el marco europeo.

  7. El «Plan Juncker» es una buena propuesta por parte del sector económico de la UE, desde capital privado se prevé una buena inversión de fondos para poder reactivar el empleo en la Eurozona, los detalles de esta inversión deben de estar bien sujetos, debido a que se debe reflejar exactamente donde y en que puntos se invierte ese dinero, y como punto fuerte estaría la creación de empleo de calidad, este empleo debe producir una estabilidad económica a la altura de la inversión propiamente dicha.

  8. Este plan propuesto por el Presidente de la Comisión Europea podría llegar a tener repercusión sobre las economías europeas si se ve acompañado de propuestas expansivas que incentiven la inversión privada por parte de los gobiernos europeos. En concreto, la inversión privada española está ralentizada desde que comenzará la crisis por la caída de la economía, así que ahora y teniendo en cuenta los datos de aumento del consumo por parte de los hogares españoles sería un buen momento para introducir en España políticas dirigidas al incremento de la inversión privada por parte de las empresas para conseguir así un mercado más competitivo. Algunas de ellas podrían ser bonificaciones fiscales para las empresas que mejoren sus instalaciones o políticas monetarias que fomenten esto.

  9. Gracias a todos (Keynes, Rosa Bepilo, Harriet Martineau, los chcos de Maribel, Moncloa y Ecoloyola) por vuestros comentarios. En este intento de reactivar la economia está de fondo el miedo a pasarnos dos décadas creciendo poco, alternando recesiones con tasas bajas de crecimiento, como Japón. Por eso dan miedo las soluciones tipo devaluación salarial. Es un momento apasionante para estudiar economía, ¿no os parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *