“Hay que pensar que se puede transformar el mundo con la punta de un lápiz”

Paco Pérez Valencia habla sobre la importancia del pensamiento creativo en comunicación

Paco Pérez Valencia es profesor de Pensamiento Creativo de primer curso del Grado en Comunicación en la Universidad Loyola Andalucía. Todo un apasionado de la vida, enamorado de sus alumnos, a los que los considera compañeros de experiencias.

Siente que la vida es un regalo y que puede cambiar el mundo. Estas reflexiones forman parte de la entrevista que hemos realizado a Pérez Valencia, una entrevista en la que nos desvela lo que espera conseguir de sus estudiantes y de su labor como profesor en nuestra universidad. Paco es, además, fundador de la Universidad Emocional.

Pensamiento creativo es pensar distinto

Pregunta (P): ¿Cómo definiría el Pensamiento Creativo? 

Respuesta (R): La mejor forma de definir pensamiento creativo es estar vivo. Para pensar creativamente es una necesidad obligada pertenecer a la vida, estar entre los vivos y servir a la vida. Pensamiento creativo es pensar distinto, es salirse de la norma, es romper con lo establecido y creer con esa ruptura, no vale solamente con tener ingenio como mucha gente cree. Pensar distinto es querer creer que el mundo puede ser construido de otra manera, exactamente como lo concibe un niño cuando está delante de una cartulina blanca.

(P):¿Qué esperaba de sus alumnos, qué ve ahora y que esperará de ellos en el futuro?

(R): Espero de mis alumnos algo que estoy cumpliendo día a día y con lo que me siento muy dichoso: que fuera lo que fuera, pasara lo que pasara, fuera de verdad. Que lo que pasase entre nosotros estuviera únicamente medido por los niveles de riesgo que marquen en sus propios límites de la imaginación.

No está siendo fácil, algunos están en guardia, otros ven como muchos están abriendo cada vez más el corazón, el alma, la barriga, las entrañas y tienen miedo. Que un chaval de dieciocho años tenga miedo es algo por lo que yo voy a seguir peleando constantemente, pero vivimos en un mundo rodeado de miedos. El mundo es previsible porque es aburrido, porque tiene miedo. Damos las mismas respuestas de siempre y creo que necesito que estos alumnos busquen por territorios donde nunca han transitado otros. Considero que lo lograremos porque son alumnos de primero.

He estado trabajando muchos años con estudiantes de tercero y cuarto que me hablaban como si yo fuera ‘el joven’, cuando tengo cuarenta y años. En cambio, ahora estoy trabajando con chavales de dieciocho años que están empezando a construir su propio proyecto de vida, te cruzas con ellos y les dices “que vengo a recordarle sus superpoderes“, y creo que en ese momento, todo es posible.

Espero de ellos el mundo entero. Te lo digo sin ningún tipo de pudor, les estoy pidiendo que sueñen a lo grande. Fácil no es, pero estoy convencido a llevarme por delante todo lo que soy y todo lo que he sido a cambio de esta asignatura.

En estos momentos, mi proyecto de vida se llama pensamiento creativo, una asignatura que imparto en los grados en Comunicación y Relaciones Internacionales de la Universidad Loyola Andalucía. El futuro del mundo depende de esta asignatura, así me lo he tomado, y pretendo que me acompañen en este sentimiento mis compañeros de esta carrera. Quiero dar la vuelta al mundo y voy a empezar aquí.

Transformar el mundo con la punta de un lápiz

(P): Busca en sus alumnos ciudadanos con nuevas ideas para vivir y para dar una visión diferente al mundo, ¿hay que motivar a los estudiantes día a día para ser ambicioso en la creatividad?

(R): La vida nos demanda actitud. Prefiero pensar a lo grande, prefiero pensar que todo el mundo se juega en esa pregunta inmediata que se le está dando al alumno. Creo que hay que ser ambicioso, pensar que se puede transformar el mundo con la punta de un lápiz o con el deseo de una pequeña asignatura, en un grado, en una pequeña ciudad.

Una vez escuché a Ferrá Adriá decir que la revolución no se piensa, se hace y, a veces, no mido el riesgo, piso terreno arriesgado y volcánico, de arenas movedizas, pero yo creo que el mundo necesita vivir cada instante con la propiedad que se merece la vida. Esto es agónico, cana, pero es maravilloso. Y el día que todo esto se acabe, a lo mejor otros podrán enjuiciar, pero mientras me toque a mí tomar el mando lo haré de la forma más desproporcionada que pueda, iré a por la jugada imposible, pensaré como un ajedrecista estratégico.

No soy de competición, no soy de concurso, pero sí soy de vivir con alma. Pienso constantemente que podría pasar si fuera la última clase de mi vida, el último día de mi vida. Vivo de esta manera. Beso mucho a mi familia, vengo a clase y parece que ya nada importa de lo que pasó ayer. Desde luego no pienso en mañana, tengo dos horas para que sean únicas.

Si yo soy ambicioso, es lo que quiero con todo el egoísmo del mundo que me ofrezca el alumno. Hay un fin que es creer en la vida, y en este proceso no serán ni los mejores, ni los más preparados, sino aquellos que al final están sirviendo a un proyecto colectivo, a un proyecto de mundo.

(P): ¿Qué es el arte?

(R): El arte es la vida. El arte es algo que nos desinhibe del resto del universo para ser trascendentales. A veces lo hacemos desde el placer y otras veces desde la tragedia, desde el dolor de las entrañas, pero el arte es una manifestación humana sin igual. Se llega a confundir el arte con la vida y la vida con el arte. El arte es llegar a territorios personales, introspectivos.

Entrevista realizada por: Carlos Martínez Brea, alumno de 2º del grado en Comunicación de la Universidad Loyola Andalucía.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn30

One thought on ““Hay que pensar que se puede transformar el mundo con la punta de un lápiz”

  1. Qué suerte tenéis al tener como profesor a mi amigo y colegas Paco Pérez Valencia porque el Mundo si se puede cambiar al menos la forma de percibirlo y eso sólo depende de TI y Paco puede ser vuestro mejor guía. Enhorabuena!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *