Pruebas psicológicas en violencia de género

El sistema VioGén impulsa una encuesta online para medir el grado de satisfacción de las víctimas de violencia de género con las actuaciones policiales

¿Qué es la violencia? La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la violencia como “el uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona, un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daño psicológico, trastorno del desarrollo o privaciones.”

La violencia de género es un tipo de violencia física o psicológica ejercida contra cualquier persona o grupo de personas sobre la base de su sexo o género que impacta de manera negativa su identidad y bienestar social, físico o psicológico.

Evaluación psicológica en la violencia de género

La evaluación psicológica a las personas que sufren violencia de género, se ha centrado en España, principalmente en distintos tipos de autoinformes. Según refiere Fernández-Ballesteros, (1992), los autoinformes más importantes en evaluación son: la entrevista, los cuestionarios, inventarios y escalas, el autorregistro y las técnicas de pensamiento-en-voz-alta.

En las últimas décadas se están produciendo grandes avances en la lucha por la erradicación de esta violencia, ya que es un daño que sigue afectando, en nuestros días, a las vidas de hombres y mujeres.

Según Martínez-León et al. (2011), la batería de pruebas más utilizadas para la evaluación médico legal y forense de víctimas de violencia de género que sufren maltrato psicológico son:

  • Cuestionarios de personalidad: «Factores de personalidad» (Cuestionario16-PF de Catell, 1993), «Inventario multifásico de la personalidad, de Minnesota» (Minnesota MultiphasicPersonalityInventory, MMPI-2; Butcher et al., 1989).
  • Test proyectivos: Test de Rorschach para evaluar la personalidad (Rorschach, 1921), Test del Árbol (Koch, 1949).
  • Test de inteligencia: (cuando se presenta algún problema intelectivo): Test de inteligencia Wais (WechslerAdultsIntelligenceAdults, WAIS-R; Wais, 1981).
  • Escalas de ansiedad: «Inventario de ansiedad estado-rasgo (StateTraiAnxietyInventory, STAI; Spielberger, 1970), «Escala de ansiedad de Hamilton» (AnxietyScale; Hamilton, 1959).
  • Escalas de depresión: «Inventario de depresión de Beck» (Beck DepressionInventory, BDI; Beck, 1985).
  • «Escalas de salud general»: (General HealthQuestionnaire; Golberg, 1972).
  • Subescalas de síntomas somáticos de origen psíquico

¿Son realmente efectivos estos tests?

Los problemas relacionados con la violencia de género, tienen hoy en día un impacto muy fuerte entre las relaciones de pareja. Diariamente, se informa de situaciones de maltrato que producen el final de la vida de una persona o actos de violencia a mano de su pareja o de ex-parejas.

Por lo tanto, estos test mencionados anteriormente, tienen como objetivo principal la construcción de una escala que evalúe el tipo o las fases del maltrato, sin olvidar las consecuencias físicas y psicológicas de personas que han padecido o padecen algún tipo de agresión.

Desde nuestro punto de vista, no bastaría con presentar los test descritos, sino que también deberían complementarse con programas de apoyo y ayuda a la persona afectada.

La fase de evaluación requiere la utilización de técnicas, tales como entrevistas para aportar información relevante, test psicométricos e inventarios específicos de maltrato y violencia. Estas herramientas son utilizadas para evaluar indicadores de maltrato, pero no solo se trata  de presentar ítems y realizar una escala psicométrica, sino que es necesario incluir protocolos y comunicar a los jueces los informes sanitarios y de atención social o psicológica para completar una evaluación relevante del riesgo presentado.

Se requiere la ayuda de profesionales, de especialistas en el ámbito, con el fin de prevenir, proteger y reinsertar en la sociedad a las personas que lo sufren.

Retos futuros 

Para evitar que se den este tipo de casos, en primer lugar, habría que apoyarse en centros de iniciativa social, que gozan de un carácter propio y tienen un proyecto educativo bien definido, guiado por una autonomía orientativa. Existe la necesidad de tener presente la finalidad educativa primordial, formando íntegramente a las personas en valores, deberes y derechos.

Con vista al futuro, se podrían elaborar normas de convivencia, de igualdad y respeto de géneros, donde se conocerán el consenso, consentimiento y conocimiento de los derechos que nos definen como seres humanos. Por tanto, no sólo es importante la evaluación psicométrica, sino que también debemos comenzar a promover un pensamiento de igualdad entre géneros y diferencias individuales.

Texto escrito por Obdulia Bastias Jiménez, Marta I. Carbonero Román y Mª José Martín de Prado para la  asignatura de Psicometría.

Referencias:

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *