Afianzando conocimientos en Comunicación Audiovisual

Prácticas universitarias alumnado del grado de comunicación de la Universidad Loyola Andalucía

Durante los días 9, 10 y 11 de Noviembre, un grupo de estudiantes de la Universidad Loyola Andalucía, entre los que me incluyo, tuvieron el privilegio de asistir a las conferencias de la Escuela de Barroco, en Sevilla, en calidad de alumnos de prácticas.

Alumnado de los Campus de Córdoba y Sevilla pudieron realizar distintas labores como cámaras, realizadores, entrevistadores y productores, todo planteado con el objetivo de afianzar sus conocimientos y habilidades dentro de la asignatura de Comunicación Audiovisual, impartida por la profesora Emma Camarero.

Es ella la que cada año se encarga de seleccionar al grupo de afortunados que pueden acompañarla al evento para aprender y disfrutar de una experiencia maravillosa.

Programa de actividades Fundación Focus-Abengoa

Desde la Fundación Focus-Abengoa, se plantean cada año una serie de actividades cuya finalidad no es más que transmitir a las nuevas generaciones los conocimientos adquiridos tras años de experiencia. Para profundizar más en este tema, la Fundación decidió comenzar a impartir una serie de charlas anuales que abordan diferentes ramas del saber a las que asisten expertos de cada materia.

En el curso 2003-2004, comenzaron las actividades académicas de la Escuela de Barroco y Tecnología y, posteriormente, la de Energía y Cambio Climático. La celebración de estos encuentros tienen lugar cada otoño y primavera, respectivamente, en Sevilla, en el Hospital de los Venerables, sede de la Fundación Focus-Abengoa.

En este enlace se encuentra muchísima información sobre la estructura de esta entidad, así como sus objetivos, actividades y proyectos.

Sin duda alguna, el asistir a eventos de la talla de la Escuela del Barroco es una oportunidad única, puesto que hemos podido presenciar charlas sobre temas de interés y de los que no solemos obtener información diaria, ya que los ponentes son profesores o directores de universidades, institutos, museos y centros de investigación de alto nivel español e internacional.

Prácticas para el alumnado de Comunicación

La asistencia a este evento ha sido también una experiencia enriquecedora para el alumnado. Hemos podido conocernos mejor, tanto los alumnos de los Campus, como los estudiantes de intercambio, a los que la Universidad Loyola Andalucía  y la Fundación Focus-Abengoa permitieron asistir como oyentes al evento con la finalidad de buscar  una proyección internacional.

Por último, para los alumnos del grado de Comunicación ha sido una buena oportunidad para mejorar y reforzar nuestro prendizaje. Hemos grabado en directo; fuimos realizadores del vídeo comercial de las conferencias; y hemos tenido el placer de compartir conversaciones con algunos protagonistas de las ponencias.

Si a todo esto le añadimos la intención de la Fundación Focus- Abengoa de promover la cultura, el conocimiento científico y la labor social, solo queda decir que, durante tres días, gracias a la Escuela de Barroco, hemos sido partícipes de uno de los eventos de mayor nivel cultural celebrado en Andalucía, que, cada año, recibe a más jóvenes de todo el mundo para brindarles la ocasión de aprender y descubrir cosas que, de otro modo, puede que no llegasen a conocer.

Una experiencia increíble

No me gustaría finalizar este artículo sin recordar que, para mí, ha sido una experiencia increíble. Sentí que había tenido un golpe de suerte al ser seleccionada para hacer las prácticas en la Escuela de Barroco, pero no era consciente de lo que eso suponía.

Teníamos que madrugar, trabajar a un ritmo frenético y permanecer muchas horas de pie. Ha sido un trabajo muy intenso, pero los resultados han sido muy gratificantes. Nos hemos alegrado cuando nos decían que las cosas habían salido bien y hemos disfrutado con cada actividad.  Nos hemos emocionado, algunos han llorado por agobio, pero  también nos hemos reído.

Cada momento de descanso ha sido una ocasión perfecta para compartir momentos absurdos y cómicos con los compañeros, para desconectar. Y, aunque por las noches no dormíamos mucho (porque teníamos que vivir la noche de Sevilla), cada mañana nos apoyábamos unos en otros para volver a las conferencias y trabajar en equipo. Y eso, es lo más importante.

Creo que cada uno de nosotros se lleva en el recuerdo algo de esa charla pero, lejos de un mayor conocimiento en las artes de siglos pasados o de la cultura internacional, que también, todos hemos vuelto de la Escuela del Barroco con la sensación de haber formado un equipo de trabajo excelente y de haber vivido momentos inolvidables.

Aquí el resultado…

Crónica: Candela Granados Jurado

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *