¿Sabes qué es el marketing emocional?

El marketing emocional ha surgido como una nueva estrategia de las marcas para apelar a los sentimientos del consumidor

Hoy escribo por primera vez para LoyolaAndNews, y como joven apasionado por el mundo del marketing y consumidor diario de diferentes marcas, me gustaría hablaros sobre un elemento que hoy día considero que todas las empresas y negocios del mundo deberían vender. Un elemento que puede servir para aumentar nuestras ventas tanto offline como online: marketing emocional.

Hoy, os quiero hablar de un marketing diferente, un marketing que da vida al producto/servicio y nos hace sentir ¿Habéis oído hablar del marketing de las emociones?

El marketing que nos conecta con las emociones del consumidor

El Marketing Emocional ha surgido recientemente como aquel campo del conocimiento orientado a movilizar en las personas sus sentimientos, valores y emociones, teniendo como finalidad la creación de actitudes y acciones favorables hacia un determinado producto.

En un mundo tan repleto de productos y saturado de marcas es muy difícil llegar al consumidor con tan sólo un eslogan, una frase o imagen bonita. Los consumidores vamos cambiando nuestras formas de adquirir productos y cambiamos la forma en la que vemos a las marcas que nos rodean. Entonces, ¿qué podemos hacer para que nuestro producto destaque sobre los demás en esa estantería del supermercado?

La decisión de que escojamos un servicio o producto determinado entre otros tantos depende principalmente de la marca y su posicionamiento en nuestra mente. Y es que, aunque nuestros hábitos hayan cambiado, lo que no lo ha hecho y nunca lo hará es la desconfianza hacia aquello que no conocemos. Muy pocos son los que se arriesgan a elegir entre lo desconocido así que mejor pensemos una estrategia para que el cliente nos conozca y de la mejor forma posible.

Por lo tanto, el marketing emocional puede ayudarnos a conseguir esta diferencia que nos vincularía con el usuario y nos posicionaría en su mente como una marca cuyo valor resalta sobre los demás productos. Ayudaríamos al cliente a que nos elegiría por un impulso emocional. Y es que, tras muchos estudios, queda demostrado que la compra de un producto es en el 99 % de las ocasiones la consecuencia de un impulso, de un sentimiento o emoción que solo se ha razonado en parte.

Case study: Coca Cola y la felicidad

Amor, confianza, seguridad, valores, sentimientos en general. Esto es lo que precisamente buscamos los consumidores. Para los que aún no se hayan dado cuenta, todos vosotros, incluido yo, somos personas humanas, seres a veces irracionales y otras tantas racionales, pero sea como sea todos vivimos para sentir y experimentar.

Todos buscamos estar enamorados, todos queremos sentirnos seguros, tener confianza en otra persona, sentirnos queridos por nuestras amistades, queremos alegría, felicidad…etc. ¿Os suena este último término?

Marketing emocional: el caso de coca cola

Exacto, Coca-Cola no sólo vendía un refresco, sino que, además, en tal campaña de publicidad, la marca decidió adherirse un sentimiento, la felicidad ¿Y sabéis qué ocurrió?

Coca Cola saboreó el éxito. Es por ello por lo que esta marca ha decidido ahora crear una nueva campaña de publicidad en la que se asocien diferentes sentimientos a su marca. Podemos ver cómo la amistad, el amor, la felicidad o la diversión son algunos de los temas elegidos por esta marca para transmitir al consumidor su producto de forma diferente. Y es que realmente consigue personalizar al producto, que éste nos aporte dichos sentimientos.

marketin de las emociones

Hora de crear tu propia estrategia de marketing emocional

  • Estudia a tu target: El primer paso para el desarrollo de una estrategia de marketing emocional debe ser el conocer a tu target a la perfección ¿Sabes cuales son los gustos de tus clientes? ¿Sabrías decirme qué es lo que más valoran y destacan tus clientes sobre tu empresa? ¿Qué esperan de tu marca?

Éstas son algunas preguntas clave que deberías saber responder antes de seguir con el proceso de implementación del marketing emocional en tu marca. Una vez que conozcas sus gustos, intereses, presencia digital, cómo ven a tu marca, qué es lo que más valoran…etc., vamos al siguiente paso.

  • Elige un valor, sentimiento o emoción: Tras el estudio de tus clientes, debes de realizar una clasificación de los valores o sentimientos que pienses que son los que tus consumidores más destacan sobre tu marca. Es decir, quizás vendes un producto ecológico y te interesaría vender un valor como el respeto al medio ambiente.

Por lo tanto, pon sobre una tabla aquellos sentimientos como el amor, la confianza, la seguridad, amistad, familia, naturaleza… que tengan que ver con tu marca. Analiza cuál de ellas debe ser la elegida a tendiendo a criterios como relación con la marca y atracción al cliente. Una vez que elijas tu sentimiento, nos dirigimos al siguiente paso.

  • Aplica el valor en tu estrategia de comunicación: Una vez hayas seleccionado aquel sentimiento que creas que es el idóneo, pasa a que los clientes asocien a tu marca y, de esta manera, aumente el vínculo con ellos emocionalmente y les fidelice, es hora de implementarlo en tu estrategia de comunicación.

Es muy recomendable que tu marca posea un eslogan inteligente y atractivo que contenga dicha palabra. Ponemos el ejemplo de Coca-Cola, la cual en su campaña pasada eligió la siguiente frase: “Coca-Cola, destapa la felicidad.

También yo recomendaría la creación profesional de una serie de vídeos cortos, que puedan hacer sentir al cliente tu valor, vídeos que realmente le pongan las emociones a flor de piel. Consiste en que tu marca y tu valor queden juntas penetradas en sus mentes. No cabe decir que obviamente se haga uso del social media. Debemos de realizar publicaciones y campañas originales en Twitter, Facebook o Instagram con tu nueva palabra clave. De esta manera ayudamos a posicionarnos con respecto a nuestra nueva estrategia de marketing emocional.

  • Comprueba la efectividad de tu campaña de marketing emocional: Ya hemos estudiado a nuestros clientes, hemos clasificado valores y sentimientos, hemos elegido el nuestro y lo hemos difundido en una extraordinaria campaña de comunicación ¿Ha servido de algo? De nada serviría todo este esfuerzo si el cliente no ha captado el mensaje, si el cliente no asocia tu marca con esa emoción.

Pregunta y estudia si ha surgido efecto dicha campaña y si es así no te preocupes pues has conseguido fidelizar a tus clientes y atraer a nuevos por el vínculo emocional.

Ahora ya conoces el marketing emocional, cómo puede ayudarte y qué pasos has de seguir para implementarlo en tu estrategia global de Marketing ¿A qué esperas para conectar con tus clientes?

Autor: Vicente Ramirez, graduado en ADE.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *