Camilo Constantino, estudiante de Economía: “Debatir bien es el resultado de muchas horas de trabajo”

Camilo Constantino estuvo en el Club de Debate

Camilo Constantino es alumno de cuarto curso del Grado en Economía en la Universidad Loyola Andalucía, este año termina la carrera y, con ello, su participación en el Club de Debate. Ha formado parte del equipo durante varios años, llegando a ocupar en él la secretaría general y a desempeñar labores de formación para los alumnos de nuevo ingreso. En representación de la universidad ha participado en diferentes torneos y simulaciones en las que ha alcanzado varios triunfos a nivel nacional.

Pregunta (P): Camilo, cuéntanos ¿Cómo has visto tu evolución personal y profesional desde que entraste al Club de Debate hasta que saliste?

Respuesta (R): Mientras uno vive esa evolución no tiene la suficiente perspectiva como para percibir muchos de los cambios; no obstante, en estos momentos sí soy consciente de la distancia tan considerable que hay entre mi punto de partida y el actual. Me falta, obviamente, mucho aún por mejorar en el futuro pero estoy muy contento con mis progresos. Mi salida del Club de Debate, donde siempre he estado muy cómodo, se debe a que estoy en mi último año del Grado en Economía y necesitaba dedicarme por completo a otras tareas que llenan mi agenda y son ahora prioritarias.

(P): Más allá tu evolución profesional ¿Cómo ha incidido esto en tus estudios?

(R): Ciertamente, no puedo hablar de una evolución profesional durante mis estudios universitarios porque me dedico a ellos en exclusiva; pero sí puedo mencionar que todo lo aprendido en debate ha contribuido en mayor o menor medida a afrontar mejor la mayoría de las asignaturas que he estudiado y estudio en mi grado. Además, lo aprendido me fue muy útil en mis labores de negociación para recaudar fondos para organizar en Sevilla en 2016 el primer Modelo de Naciones Unidas Internacional de Andalucía que tuvo lugar en el Campus de Sevilla de la universidad y acogió a más de 250 estudiantes de todo el mundo.

(P): ¿Quiénes han estado contigo apoyándote en tu evolución?

(R): Siempre estaré agradecido al club y, sobre todo, al profesor Adolfo Hamer por haberme convencido a sumarme a un espacio que me ha aportado mucho a todos los niveles, desde el personal hasta el profesional. Un espacio donde tuve la oportunidad de conocer a gente muy valiosa de dentro y fuera de la universidad, de detectar mis debilidades para corregirlas y de aprender muchísimo teniendo siempre como referencia valores y metas que espero que me acompañen el resto de mi vida.

(P): ¿Qué crees que te va a aportar esta experiencia ahora que vas a incorporarte al mercado laboral?

(R): Cuando entré a la universidad, al igual que le ocurre a casi todos los jóvenes en nuestro país, me costaba mucho hablar en público, me sentía inseguro aunque hubiera trabajado durante muchas horas para hacerlo bien. Pero en la actualidad pienso que, por suerte, ese esfuerzo no se ve obstaculizado por temores o no saber defender mis argumentos, y compruebo que puedo exponer en clase durante horas si es necesario y que además soy capaz de estructurar y secuenciar los contenidos tanto oralmente como por escrito. Una destreza que, como ya pude comprobar en mis prácticas de grado en la Confederación de Empresarios de Andalucía, se valora muchísimo en el mundo laboral.

Camilo Constantino durante una intervención en el Club de Debate
Camilo Constantino durante una intervención en el Club de Debate

(P): Imagino que todos los premios no aparecen por arte de magia…

(R): Confieso que todo esto no aparece sin mucho esfuerzo, sacrificio y constancia. Si uno no se toma en serio el debate académico, ocurre igual que con un deportista que no entrena, solo se pierde el tiempo. Ciertamente, muchos ven el debate universitario únicamente como una actividad lúdica y para lucirse, pero quien elije eso obviamente no puede pretender mejorar. En mi caso fueron horas y horas ensayando y ayudando a que aprendiesen otros alumnos, pero todo ese compromiso supe al inicio y confirmo ahora que mereció la pena.

Club de Debate: “una experiencia satisfactoria”

(P): ¿Cómo animarías o qué le dirías a los alumnos que están indecisos para entrar en el Club de Debate?

(R): No podría dar una respuesta concreta a esta pregunta. El contexto en el que yo entré en el Club de Debate fue distinto al habitual, aunque me llamó la atención justo al acceder a la Universidad, no cumplió en ese momento mis expectativas. Un poco más adelante, cuando el profesor Adolfo Hamer empezó a ocuparse del Club de Debate, como lo conocía por haber sido profesor mío en primero, me insistió en que sería muy útil mejorar mi capacidad para hablar en público y para construir argumentos bien fundamentados; decidí seguir su consejo y probar de nuevo, entonces la actividad sí me convenció.

(P): La implicación debe ser mayor conforme pasen los cursos ¿no?

(R): El enfoque de trabajo serio y responsable y, sobre todo, el ver avances desde muy pronto me hizo percibir el club como un lugar que me aportaba al mismo nivel que las propias clases de las asignaturas que cursaba. Tanto es así que cuando el profesor Hamer me propuso colaborar en las tareas de formación y gestión encargándome la secretaría general de ambos campus y ayudarlo en las tareas formativas con los nuevos alumnos, me volqué bastante en la actividad. Tuve muchas dudas porque no me veía capaz de mantener ningún puesto de responsabilidad, pero viéndolo ahora, le estaré eternamente agradecido por todo lo que he podido aprender gracias a la oportunidad que me ofreció.

(P): Durante los torneos, conocerías a gente que te aportó mucho…

(R): No solo entre todos pudimos hacer posible un grupo en el que aprendíamos y nos lo pasábamos bien alumnos de diferentes grados, sino que ese esfuerzo que hacíamos todos se ha visto reflejado en victorias internas y nacionales. Formé parte de los equipos que ganaron el IX Torneo Interno de Debate de la Universidad Loyola Andalucía en 2015 y el II Torneo Interno de Debate del Campus de Sevilla en 2016, sin contar el premio como mejor orador en esta última competición.

Camilo Constantino en uno de los torneos celebrados
Camilo Constantino en uno de los torneos celebrados

(P): ¿Qué participaciones o premios destacarías?

(R): Premios como el de mejor orador en la V Asamblea de Naciones Unidas de la Universidad de Navarra en 2015, donde la Universidad Loyola Andalucía recibió el premio a mejor Delegación; mejor Delegado en el comité Asamblea General del modelo de Naciones Unidas de la Universidad Autónoma de Madrid en 2016 y mejor Delegado en la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros de la Universidad Rey Juan Carlos en 2017.

(P): ¿Qué destacarías de tu participación en el Campeonato Mundial de Debate Universitario?

(R): Quizá lo que más ilusión me hizo fue participar junto a mi compañera Marta Isabel Campos Ríos en el Campeonato Mundial de Debate Universitario el pasado verano, donde pudimos conocer y debatir con los mejores oradores del mundo hispanoparlante. Unos meses antes de esta competición tuve también la suerte de alcanzar el puesto 16 en la lista de mejores oradores de España en el Torneo Aula de Debate-Europe Direct, organizado por esta oficina de la red informativa de la Comisión Europea y celebrado en Córdoba.

(P): ¿Qué ha significado para ti esta experiencia en el Club de Debate tras cuatro años?

(R): Mi experiencia en el Club de Debate de nuestra universidad ha sido, realmente, muy satisfactoria, especialmente porque lo he vivido como un proyecto orientado y gestionado desde la seriedad y la vocación por el trabajo bien hecho. Claramente recomendaría que se sumaran todos los que quieran mejorar su oratoria y tener tablas para trabajar en equipo.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *