Administrar el tiempo estudiando en Chicago

El frenetismo de las vidas de los estudiantes americanos está a años luz de los hábitos de vida españoles.

Pereza, holgazanería, desgana, son palabras que describen la falta de ánimo o de disposición para hacer cierta cosa, especialmente para moverse o trabajar.

Soy Ignacio Garrido Cruz, estudiante de la Universidad Loyola Andalucía, estudiando este año en la Universidad Loyola Chicago, Estados Unidos.

Después de vivir en América durante dieciocho meses, como estudiante de intercambio académico, en un primer momento, y después como alumno del Dual Business Degree, me he dado cuenta  que los alumnos de aquí no piensan en la pereza o no les da tiempo a pensar en ella.

En mucha ocasiones, me he llegado a preguntar si era posible que existiera un lugar en el mundo en el que la palabra pereza estuviera desterrada del vocabulario o incluso del día a día. Parece que sí, que existe. Supongo que, cuando hacer todo lo planeado para tu día a día ocupa 16 horas… no hay un minuto que perder, ni lugar para la pereza.

Cómo administrar el tiempo

Por norma general, en Chicago dedican nueve horas diarias a clases, estudio y compromiso con fraternidades; tres horas de trabajo a tiempo parcial;  hay que dejar tiempo para el deporte y mantenerse en forma; y, finalmente, son necesarias algunas horas para dedicar a la valorada vida social. Eso resume un día común en la vida de un estudiante en la Universidad Loyola Chicago.

Si a todo lo anterior le sumamos el tiempo para comer, dormir y transportarse… a mí no me salen las cuentas. Pero no es tan solo producto de mi imaginación, es una realidad y, para combatirla, las mejores armas son la eficiencia, las noches de 5 horas, el café y los ‘mini-naps’ (siestas cortas), que ayudan a ganar esta constante lucha contra el reloj. Por eso, hay cafeterías en cada esquina, hay sofás en las salas de estudio y por eso no se escucha una palabra en las mismas.

Al pensar en todo esto, surgen muchas dudas, ¿para qué vivir tan ocupado? ¿por qué no estar relajado durante los que van a ser “los mejores años de tu vida”? ¿de verdad tanto hay que hacer para tener éxito?  Hace poco comprendí que las preguntas importantes no eran esas, sino otras. ¿Por qué me sorprende que los estudiantes aprovechen al máximo sus oportunidades? ¿No es bueno? ¿Acaso el lugar de donde vengo los estudiantes no tienen esta mentalidad?

Quizá más de uno debería visitar este país, vivir esta realidad, aprenderla y promulgarla de vuelta a mi querida España. Quizá así, no tengamos que preguntarnos nunca por qué fue provocada la crisis de 2025.

Texto de Ignacio Garrido

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *