La palabra es una poderosa arma lingüística

La palabra es una poderosa arma que tenemos para comunicarnos.

Somos cada día más incultos, o al menos eso demuestra nuestro lenguaje. Diariamente los medios de comunicación nos bombardean con comentarios sobre la Yihad y el ISIS, pero ¿sabemos qué es el supuesto “Estado Islámico”?

Tanto cadenas televisivas como periódicos hacen frecuentes alusiones a conflicto bélicos, atentados terroristas o presuntas conquistas de ISIS con la intención de crear un califato, que abarque todos los “países musulmanes” y que recupere España y Portugal, anhelados territorios.

Con ello, la palabra “Estado Islámico” (ISIS en Inglés) es empleada cada día por millones de personas que otorgan la categoría de Estado a algo que no existe y, que, por supuesto, no está contemplado por ninguna fuente oficial; la importancia de hablar con propiedad es una prioridad que se está perdiendo.

Hagamos el esfuerzo mental de imaginar a once millones de sirios e iraquíes que viven sometidos a la tiranía de yihadistas cuyo objetivo primordial es conseguir la categoría de Estado; aquí radica la importancia de no legitimarles, puesto que son un grupo terrorista y no un Estado.  Usando ISIS afirmamos su existencia y sus acciones como un país que rige la vida de sus ciudadanos.

Usar la palabra correcta

No está todo perdido, hay una palabra que encaja perfectamente para referirnos a ellos: DAESH. Este término es una transliteración del acrónimo árabe Al-dawla al-islâmiyya fi l-‘Irâq wa l-shâm, que, dependiendo de su conjugación, significa “intolerante”, “que pisotea” o “que siembra la discordia”. Por esta razón, la Yihad prohíbe su uso entre sus simpatizantes; teniendo en cuenta que los islamistas radicales creen que ellos no siembran la discordia sino purifican.

Usar bien la palabra DAESH para referirnos a radicales islamistasEl primer país en utilizar el término DAESH fue Francia; en septiembre de 2014, Laurent Fabius, ministro de exterior, enfatizó la necesidad de referirse a los radicales islámicos como DAESH. Paulatinamente los gobiernos occidentales han ido incorporando este término; DAESH es la palabra con la que debemos nombrar a este colectivo.

Para luchar contra el DAESH es preciso que denunciemos el uso incorrecto de ISIS y que hablemos con propiedad.

Debemos pensar globalmente y actuar localmente, y podemos hacerlo con pequeñas acciones como esta, pues ¿por qué seguirle la corriente a aquellos “que pisotean” cuando podemos utilizar una de las mejores armas que existen para defendernos, la palabra.

Texto deMª Luisa Gómez Morán  y Marina Mora de Alvear, alumnas del grado en Relaciones Internacionales, y  Teresa Luque Galán, alumna del grado en Comunicación.

Bibliografía:

Seminario

(10 de agosto de 2014). ¿Hasta dónde llegarían las fronteras del “califato islámico”?. ABC. Recuperado de http://www.abc.es/internacional/20140810/abci-mapa-estado-islamico-201408091240.html

(17 de noviembre de 2015). ¿Qué significa “Daesh” y por qué el Estado Islámico odia que le llamen así?. RT. Recuperado de https://actualidad.rt.com/actualidad/191779-significa-daesh-estado-islamico-nombre-odia

(26 de noviembre de 2015). ¿Por qué al Estado Islámico le molesta que le llamen Daesh?. ABC. Recuperado de http://www.abc.es/internacional/abci-estado-islamico-molesta-llamen-daesh-201511260115_noticia.html

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *