El Club de Debate llega a cuartos de final del IV Torneo Cánovas

Los dos equipos del Club de Debate de la Universidad Loyola Andalucía

Como todos sabéis, la Universidad Loyola Andalucía cuenta con un club de debate, en el que más de 120 alumnos participan para mejorar sus habilidades oratoria y retórica, además de perfeccionar su capacidad para hablar bien en público.

El fin de semana pasado, un equipo de Sevilla y un equipo de Córdoba fueron al IV Torneo Cánovas, que se celebra en Málaga, para representar a la universidad y debatir la siguiente pregunta: ¿Puede la Unión Europea, por sí misma, dar una respuesta eficaz a la actual crisis de los refugiados?.

Tras dos días intensos de debate, ambos equipos llegaron a cuartos de final, que no está nada mal. Ahora que ya ha pasado el torneo, queremos que sepáis cuál ha sido la experiencia de algunos de ellos: Carmen Barbero, alumna de grado ADE, Fran Hoyas,  de ADE+Derecho y Camilo Alfaro, de ADE, en las entrevistas que hemos realizado en Loyola Campus

Fran Hoyas: “El torneo invita a investigar”

Equipo de debate de Loyola Córdoba
El grupo del Campus de Córdoba de la Universidad Loyola Andalucía durante el IV Torneo Cánovas. Fotografía: Amanda Villar.

Pregunta (P): Fran, ¿cómo ha sido la experiencia de este torneo?

Respuesta (R): Participar en un torneo siempre es una buena experiencia. En este caso, no es la primera vez que formó parte de este acontecimiento que es el Cánovas, el cual, para mí es de los torneos que mejor organización tiene, por lo que ya iba predispuesto a encontrarme con ese punto a favor. Por otro lado, es un torneo que invita a investigar y a conocer sobre temas de la actualidad.

(R): Y en cuanto a las personas que hacen posible esta actividad, destacar que son muy competentes y tal como se dijo en su discurso inaugural “nos hacen sentir como en casa”.

(P): ¿Qué se siente al ponerse a hablar en público delante de un jurado?

(R): Personalmente siento motivación, me explico, el poder usar la oratoria como medio para convencer sobre una postura, me obliga a esforzarme en diversos aspectos que ofrece la oratoria para ello.

(P): ¿Y qué has aprendido a lo largo de tu trayectoria de debate?

(R): La gran lección que me llevo es que el buen uso de la palabra puede ser un arma de persuasión, información y de asesoramiento importantísimaEn cuanto a las cualidades que se potencian y conocimientos que se adquieren, podríamos mencionar el saber estar mientras das un discurso, en que todo tema de debate no es blanco ni negro por lo que todo siempre se puede defender, que hay silencios que transmiten más que mil palabras… podría escribir páginas explicando lo que me ha aportado mi trayectoria en debate.

(P): ¿Recuerdas alguna anécdota de este torneo?

(R): Hay muchísimas anécdotas que guardo en la retina y muchísimos buenos momentos, pero la que con más cariño guardaré y da la casualidad de ser la más cercana, es la evolución que dan personas que entran de nuevas en debate y con pocos debates mejorar de manera increíble, de modo que trabajar con ellos te hace que te sientas orgulloso.

(P): ¿Has podido aplicar lo aprendido en otro ámbito de tu vida? En cuál?

(R): Lo he podido aplicar en el ámbito académico en exposiciones de trabajos, en exámenes e incluso en entrevistas para diversos proyectos. Y en el ámbito cotidiano, para conocer a diferentes personas y, para qué engañarnos, para intentar gustarle a alguna que otra chica.

(P): Y ya para acabar, ¿lo recomiendas?

(R): Obviamente que lo recomiendo, haces amigos para toda la vida, te abre tu concepción del mundo y es una nueva forma de aprender.

Carmen Barbero: “El torneo es una experiencia impresionante”

Fotografía de Carmen Barbero debatiendo
Carmen Barbero, alumna de grado ADE+Derecho durante su intervención en el debate.  Fotografía: Amanda Villar.

(P): Bueno Carmen, ¿cómo ha sido la experiencia de tu primer torneo?

(R): Ha sido una experiencia impresionante que me encantaría repetir y que no cambiaría por nada del mundo.

(P): ¿Cómo es preparar un torneo de debate?

(R): Tenía miedo porque quería estar a la altura porque no quería fallarle a mi grupo. Ha sido increíble, tanto el prepararlo como estar delante del jurado y poder hablar delante de ellos.

(P): ¿Qué se siente al ponerse a hablar en público delante de un jurado por primera vez?

(R): La primera vez fue tremendo, porque me imponía mucho. Fue la primera vez que hablaba, y lo hice siendo introductora y en la postura a favor. Fue impresionante, pero una vez que me di cuenta de que el jurado no mordía me tranquilice y, poco a poco, la cosa fue a mejor.

(P): ¿Qué has aprendido en tu primer torneo?

(R): De este primer torneo me llevo muchas cosas, pero una de ellas es la templanza, saber tranquilizarme cuando hablo delante de un público, a darme cuenta de que no muerde y, sobre todo, soltura, creo yo. Es más, ahora no me pongo tan nerviosa y, de hecho, tengo ganas de volver a hablar delante de un público que me escuche. Y eso que antes me daba un poco de miedo…

(P): Y, finalmente, ¿lo recomiendas?

(R): ¿Recomendarlo? Sin lugar a dudas. Hoy me han preguntado muchas veces que qué tal había ido el torneo y lo único que he podido responderles es que deben apuntarse para poder vivirlo en primera persona, porque son sensaciones difíciles de olvidar.

Camilo Constantino: “El Club de Debate te aporta formación superior”

Fotografía de Camilo Constantino debatiendo
Camilo estudia Economía en el Campus de Sevilla de la Universidad Loyola Andalucía y lleva  dos años en el Club de Debate. Fotografía: Amanda Villar

(P): ¿Cómo ha sido la experiencia de este torneo?

(R): La experiencia en el IV Torneo Nacional Cánovas ha sido una experiencia muy enriquecedora, tanto a nivel personal como profesional. He tenido la maravillosa oportunidad de seguir desarrollando mis técnicas de oratoria al mismo tiempo que he conocido a bastantes estudiantes de otras universidades de España que tienen un perfil bastante similar al mío.

Es muy gratificante observar como hay otros compañeros que comparten los mismos gustos por temas sociales, políticos y económicos; y todos con el mismo objetivo: crecer como personas y como profesionales.

(P): ¿Qué siente al ponerse a hablar en público delante de un jurado?

(R): Sinceramente, para mí es muy complicado describir lo que siento cuando hablo delante de un jurado o delante de bastantes personas. Cuando comienzo a hablar me vienen muchos pensamientos, recuerdos e ideas a la cabeza, al principio me siento siempre bastante inquieto, tenso, vulnerable y desconfiado. Aun así, trato de controlar la situación y trato de convertir todos estos malestares en sentimientos positivos.

(R): Me comienzo a preguntar bastantes cosas como: ¿por qué estoy aquí?, ¿por qué han confiado en mí? a todo esto me suelo responder lo siguiente: “algo bueno tengo que estar haciendo si estoy aquí”. Una vez que comienzo a controlar la situación directamente paso a sentirme bastante entusiasmado, alentado, aliviado, muy confiado y sobre todo feliz.

Tengo decir que el pequeño “nerviosismo” antes de cada intervención no me lo quita nadie, aunque pienso que es bastante productivo estar nervioso (te hace superarte), pero nunca con miedo.

(P): ¿Qué has aprendido en tu trayectoria de debate?

(R): En realidad, no llevo mucho tiempo debatiendo, pero pienso que en el poco tiempo que llevo, me he desarrollado de manera bastante notable como orador. He adquirido bastante elocuencia en este tiempo y he aprendido mucho de diversos temas que antes nunca había estudiado y que han complementado bastante mi formación.

(R): Aunque mi grado principal es Economía, tengo bastante formación en temas de Derecho Internacional Europeo, Derechos Humanos, Organización de las Naciones Unidas, Tratados de Comercio Internacional, Respuestas Internacionales en caso de conflicto bélico, y muchos más; y todo gracias a la formación complementaria que te proporciona el Club de Debate.

 Sin ninguna duda, el Club de Debate te aporta mucha cultura general y sobre todo, cultura general de formación superior al mismo tiempo que te permite hablar en público con bastante soltura.

(P): ¿Una anécdota curiosa del torneo o de otro torneo?

(R): En este torneo la exigencia ha sido brutal, no podíamos descansar en ningún momento. Básicamente el torneo consistía en lo siguiente: debatir, “feedback”, volver a la sala de asignación de debates y volver al principio: debatir, “feedback”… y todo lo mismo… así durante horas y horas. Entre el viaje, el estudio y la preparación, estábamos agotados.

Una de las veces que volvimos a la sala de asignación de debate nos olvidamos, debido a las prisas, todas las evidencias de una postura en esa misma sala. Menos mal que se nos asignó defender la postura contraria a las evidencias que olvidamos en la sala. Me acuerdo que en ese momento me sentía bastante furioso debido a la situación, ya que me parecía surrealista que nos hubiera pasado eso, pero ahora, en frío, cada vez que me acuerdo me hace bastante gracia debido a lo mal que lo llegamos a pasar por unos instantes.

(P): ¿Has podido aplicar lo aprendido en otro ámbito de tu vida? ¿Cual?

(R): Sí, por supuesto, en todos los ámbitos. Pienso que el debate en sí, no te sirve para hablar delante de un notable número de personas, las técnicas de oratoria puedes utilizarlas en cualquier contexto: coloquial, familiar, académico e incluso profesional. La idea es tratar de convencer de lo que sea, ahora pienso cualquier tema de una forma objetiva, me planteo lo bueno y lo malo de cada circunstancia y por qué ocurren.

Desde que estoy en el Club de Debate, se me ocurren un mayor número de ideas, pensamientos, frases, etc. Hasta me resulta más fácil estudiar las asignaturas de Economía debido a que hilo las ideas de forma más sencilla y eficaz, bueno excepto con Microeconomía III, esta asignatura me sigue costando.  

(P): ¿Recomiendas esta experiencia?

(R): Sí, sin ninguna duda. Personalmente pienso que es la mejor opción que he tomado desde que estoy en la Universidad Loyola Andalucía. Conoces a personas con bastante potencial, haces buenos amigos, te dan la oportunidad de viajar y conocer otros sitios; y lo más importante: te diferencias bastante con respecto al resto, ya que es muy difícil encontrar a personas que se encuentren cómodas hablando en público y es algo fundamental para ser un buen profesional.

Club de Debate 

Como podéis ver, todos los estudiantes que forman parte del Club de Debate están realmente contentos con los resultados del torneo y con su experiencia, por lo que lo único que nos queda es deciros que, si estáis interesados en esta actividad, os apuntéis.

Para ello podéis contactar con Adolfo Hamer (coordinador) a través de ahamer@uloyola.escon Jose García (secretario en Córdoba) a través de josegan94@gmail.com o con Luis Olmo (secretario en Sevilla) a través de lolmo@al.uloyola.es Estarán encantados de atenderos y contestar a todas vuestras preguntas.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *