Unas elecciones históricas

Pablo Iglesias, Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera

El pasado domingo los españoles fuimos llamados a las urnas en unas elecciones que han sido, como poco,  históricas para la democracia española. El fin del bipartidismo es un hecho, aunque muchos no lo quieran ver porque no les conviene, y es algo que debe alegrar a los españoles que siempre han visto que su decisión se limitaba en elegir a dos partidos capaces de ganar.

Contentos tienen que estar Iglesias y Rivera, aunque este último no tanto por unos resultados que, para qué mentir, él no esperaban tan bajos. Contento tiene que estar el líder de Podemos por esos 69 diputados, que ha conseguido de la nada, y que propiciará que su partido sea más que una llave de paso.

Aunque también debe estar contento Albert Rivera, porque aunque esperaban más en las Elecciones Generales de 2015, conseguir 40 diputados no es nada fácil y menos intentando ser lo más moderado posible, porque creo firmemente que en este país somos extremistas por naturaleza: nos gusta o una cosa u otra, pero no un poco de aquí y otro de allá.

Análisis de los resultados electorales

El PP ha perdido 63 diputados, una auténtica debacle si nos fijamos en las Elecciones Generales de 2011 en las que obtuvieron 186. ¿A qué se debe? Los ciudadanos se han sentido muy defraudados, con el partido que dirige Mariano Rajoy, por aspectos como la subida de impuestos, o lo más llamativo como los casos de corrupción y la famosa frase de “Sé fuerte Luis”.  Seamos claros y reflexionemos ¿Qué medidas se pueden tomar, entonces, cuándo te encuentras con un país al borde del rescate que dejó el anterior gobierno?

El PSOE, aunque ha tenido menor pérdida de diputados respecto al PP en relación con las anteriores elecciones, con 90 diputados, no ha podido superar la barrera psicológica de los 100,  seguirá siendo la primera fuerza de izquierda por delante de la revelación de Podemos. ¿Es una razón de alegría haber conseguido el peor resultado de la historia para los socialistas desde la Transición?

Podemos, siendo objetivos, ha sido el “vencedor” de estas elecciones. ¿Por qué? Básicamente por haber conseguido 69 diputados, que ya es decir 50 y lo han superado, en tan solo 21 meses. Pero no únicamente por este hecho, sino por haber roto con algo tan fuerte, al menos así lo ha sido este tiempo, como el bipartidismo.

Susana Díaz dice que no van “a pactar con Podemos” y Pedro Sánchez felicita a Rajoy “por haber ganado las elecciones”, entonces tendrán que dejar gobernar al líder popular ¿O habrá otras elecciones anticipadas?

Ciudadanos ha sido una decepción, pero tampoco debemos ser tan extremistas con esta afirmación que tiene infinitos matices. Gobernar un país desde el centro es muy difícil, pero si hablamos de España lo es aún más porque, por naturaleza, somos extremistas.

Aunque también tiene su consecuencia en haber sido claro y tajante en temas como la posible intervención militar en Siria, o haber dicho Rivera por activa y pasiva “que no apoyaremos un gobierno con Rajoy”. ¿Se abstendrán y serán fieles a sus palabras o finalmente apoyarán a un PP que les necesita realmente?

Pactos políticos

Lo que queda claro es que la gobernabilidad de España será una quimera a corto plazo, porque hay muchos partidos implicados con ideologías completamente diferentes. Parece improbable un pacto PP y Ciudadanos, aunque lo parece aún más uno entre PSOE y Podemos. ¿Se imaginan una coalición de Rajoy y Sánchez? Yo, desde luego, lo veo imposible, pero más imposible veo un gobierno que controle a una España, que se definirá por pactos, a corto plazo.

Un artículo de Jaime Pastor

ComparteShare on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *