¡Ya están aquí! 10 consejos para estudiar en exámenes

Consejos para abordar los exámenes en la Universidad Loyola Andalucía

Ha llegado el momento de invertir en bolsa lo poco o mucho que tengamos porque en la Universidad Loyola Andalucía vamos a subir la cotización del café un cuatrimestre más.

Ya están aquí y no podemos evitarlos: el pasado jueves se inauguraba la época de exámenes en ambos campus y ya podemos ver caras de cansancio y ojeras que podrían hacer los ejercicios por nosotros. En Loyola Campus nos hemos documentado para recopilar los mejores consejos de docentes, expertos en memoria e investigadores para afrontar los exámenes; además de desear suerte, es lo mínimo que podíamos hacer. ¡Esperamos que os sirvan!

1) Relájate

No se puede estudiar en cualquier circunstancia, unos niveles altos de estrés pueden limitar enormemente la capacidad para retener información, por lo que antes de empezar a estudiar, cálmate, respira y conciénciate.

2) Ordena la información

Clasifica los apuntes, ordénalos cronológicamente  de tal forma que no tengas que hacer un esfuerzo extra con cada párrafo para saber en qué parte va. Separa por temas (si existen), por ideas, grado de dificultad…lo que más cómodo te sea, pero que tus folios tengan un sentido, una línea argumental.

3) Planifica con objetivos realistas

Conocerse a uno mismo es vital y debemos saber hasta dónde podemos llegar con cada jornada de estudio. Pilla un calendario y establece qué vas a hacer cada día, pero sé consecuente: a veces fijamos metas muy superiores a lo que un ser humano (si es que en época de exámenes lo seguimos siendo) puede dar de sí, nuestra mente también se agota.

No conseguir los objetivos prefijados puede causarnos frustración y hacer nuestro estudio más agobiante, por lo que debemos establecer objetivos que se puedan cumplir.

Claves para estudiar en exámenes
Planifica los estudios con objetivos realistas.

4) Resume y esquematiza

A veces reunimos demasiada información entre apuntes de clase, actividades, conocimientos extraídos de la realización de trabajos, diapositivas, textos en nuestro queridísimo Moodle, etc. ¿Entra todo? Sí, pero en muchas ocasiones son reiteraciones.

Elabora unos apuntes de estudio en los que tengas las ideas principales bien desarrolladas, a partir de las distintas fuentes de información.

Realizar un esquema o mapa conceptual puede ayudarte a enlazar conceptos, desarrollar mejor las ideas y tener un índice al que siempre recurrir. Además, a la hora de desarrollar una pregunta, si consigues tener el esquema en la cabeza tus planteamientos seguirán un orden lógico y será más difícil que haya pérdida en la lectura (tanto la tuya como la del profesor). 

5) Escribe y subraya

El simple acto de escribir sobre el tema amplía tu perspectiva y favorece la retención de conocimientos. ¿Acaso no produce alegría cuando una pregunta de examen tiene relación con el trabajo final que has presentado? Es algo que has trabajado, por lo que dominas, pero además has tenido que elaborar un texto coherente a partir de la información y vincularla con el contenido de la materia. Bolígrafo y papel pueden ser tus mejores aliados en una jornada de estudio.

El hecho de subrayar implica, por sí mismo, leer la información y acotarla, por lo que la estás haciendo un esfuerzo para procesarla e interiorizarla. Además, de cara a una tercera lectura, tendrás claramente marcado lo verdaderamente importante.

Cómo prepararse los exámenes finales
Escribir lo que estudias ayuda a retener los contenidos.

6) ¡Dilo bien alto!

Construir un discurso y exponerlo también requiere de esfuerzo y memorización. Así que levántate de la silla y empieza a desarrollar el tema que acabas de estudiar en voz alta. Suele ser efectivo cuando lo haces apartado por apartado.

Somos seres sociales y nos gusta comunicar, cuando somos capaces de hacerlo sobre un tema en voz alta sin el apoyo de los apuntes significa que algo sabemos del mismo. Además, este simple ejercicio favorece la seguridad en uno mismo y transversalmente, te da tablas de cara a dirigirte a un público.

Loyola Campus no se responsabiliza de que quieras hacerlo en la biblioteca, ni de que tus compañeros de piso o tutores legales quieran comprarte una camisa de fuerza.

7) Aunque nos guste el negro sobre blanco…

Algunos estudios aseguran que el color azul favorece la concentración y la memorización de conceptos. Por su parte, el rojo capta rápidamente la atención, pero su utilización excesiva puede ser altamente contraproducente. Si lo que necesitas es que tus ojos descansen, observar durante unos minutos una superficie en verde más o menos oscuro será lo más eficaz.

8) Estudia y duerme

Que yo diga esto es, cuanto menos irónico, pero no puedo luchar contra la realidad. Efectivamente, nuestras neuronas necesitan descansar y el sueño tiene efecto regenerador en nuestra mente. Además, la época de exámenes suele ir acompañada de un gran desgaste físico y psicológico, por lo que si contribuimos al mismo no durmiendo, esto nos puede pasar factura.

Hay expertos que aseguran que estudiar justo antes de conciliar el sueño favorece la retención de información.

Dormir para poder estudiar
Descansar bien durante los exámenes es fundamental para rendir mejor. Foto: Elisabeth Lies

9) Haz pausas

Por lo general, se recomienda que se haga un descanso de diez minutos cada hora y media o dos horas de estudio. Cambia de sitio, estira las piernas, despéjate. Somos incapaces de mantener la concentración eternamente y simplemente se agradece parar un poquito.

10) Mejor con otros

Crear grupos de estudio de 2 a 4 personas para repasar suele ser útil para aclarar dudas (también te recomendamos que acudas a tutoría con el profesor, si la ofrece) y hace el trabajo más ameno. Podéis ir contándoos la lección alternativamente y añadir información entre todos.

Aprender

Pero sobre todo, ¡APRENDE! La pura labor memorística ya no tiene sentido, se supone que nos estamos formando para ser profesionales, intenta aplicar lo que estudias a tu vida y proyectos. Y aunque somos conscientes de que hay asignaturas con las que esto parece imposible, quizá en el futuro nos sorprendan…o no. ¿Quieres añadir algún consejo más? Seguro que nos viene bien, ¡hazlo en los comentarios!

¡Muchísima suerte!

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *