Trastornos Alimentarios y Funcionamiento Ejecutivo: Cuestiones pendientes

trastornos alimentarios y función ejecutiva

La Función Ejecutiva (FE) es un concepto complejo que engloba los procesos cognitivos implicados en el control consciente de las conductas y pensamientos. Hallazgos científicos recientes (Alvarado y Silva, 2014; Claes y otros, 2012; Tchanturia y otros, 2012) evidencian que personas con Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) presentan disfunción ejecutiva. Entonces, ¿La alteración de esta función podría ser factor de riesgo para el desarrollo de los Trastornos Alimentarios?

Borda, Almeda, Sánchez, y Avargues (2015) plantearon conocer si pacientes con TCA mostraban o no afectación en las funciones ejecutivas y en el caso de que las hubiera, determinar si dicha afectación era mayor en las que manifestaban sintomatología obsesivo-compulsiva más acusada. La muestra estaba formada por  15 mujeres diagnosticadas con Trastornos Alimentarios, subdividida en dos grupos según presenten nivel alto o bajo de síntomas obsesivos.

Los resultados mostraron que a nivel psicopatológico, el grupo con sintomatología obsesiva más acusada presentaba mayor nivel de depresión, hostilidad y sensibilidad interpersonal. En relación a los síntomas alimentarios, dicho grupo también manifestó mayor Índice de Riesgo de Trastorno de la Conducta Alimentaria y mayor Índice de Ineficacia.

Controlas las afecciones de los Trastornos Alimentarios

En cuanto al Funcionamiento Ejecutivo, se detectaron ciertos indicios de afectación en las áreas prefrontales, siendo más acusados en aquellas pacientes con mayor sintomatología obsesiva. Esta afectación podría traducirse en dificultades para anticipar y establecer metas en la vida diaria, inhibir conductas, diseñar planes de actuación, iniciar actividades, desarrollar operaciones mentales, autorregularse, monitorizar tareas y llevar a cabo una adecuada organización temporal y espacial.

Aunque los presentes hallazgos apuntan hacia una condición cognitiva previa que favorecería la sintomatología alimentaria, en investigaciones futuras habría que estudiar muestras psiquiátricas de mayor tamaño. Y así, determinar si las alteraciones ejecutivas son secuelas del TCA o si, por el contrario, constituyen un factor de riesgo para el desarrollo del mismo.

En este caso, dichas afectaciones podrían controlarse antes de la instauración de los Trastornos Alimentarios desde la prevención e intervención focalizada en las dificultades, como por ejemplo, en las personas con Anorexia y la flexibilización cognitiva.

Referencias:

Alvarado, N., y Silva, C. (2014). Funciones ejecutivas y sintomatología asociada con los trastornos de la conducta alimentaria. Revista Latinoamericana de Psicología, 46(3), 189-197.

Borda, M., Almeda, N., Sánchez, M., y Avargues, M.L. (2015, octubre). Afectación de las funciones ejecutivas en pacientes con TCA con rasgos obsesivos. IX Congreso de la AEPCP. Obsesiones, compulsiones y problemas relacionados: ¿qué hay de nuevo? Valencia (España).

Claes, L., Mitchell, J.E., y Vandereycken, W. (2012). Out of Control? Inhibition Processes in Eating Disorders from a Personality and Cognitive Perspective. International Journal of Eating Disorders(45), 407-414.

Tchanturia, K., Davies, H., Roberts, M., Harrison, A., Nakazato, M., Schmidt, U.,… Morris, R. (2012). Poor Cognitive Flexibility in Eating Disorders: Examining the Evidence using the Wisconsin Card Sorting Task. Plos One 7 (1): e28331.

Nerea Almeda

Nerea Almeda

Becaria Predoctoral de la línea Evaluación de sistemas y servicios de atención sociosanitaria en el Departamento de Psicología, Universidad Loyola Andalucía. Graduada en Psicología por la Universidad de Sevilla (US). Está finalizando el Máster Oficial en Psicología General Sanitaria, en la US. Fue alumna interna durante los 4 años del Grado en el Departamento de Personalidad, Evaluación Y Tratamiento Psicológicos de la Facultad de Psicología (US). Ha colaborado en el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales (Área de Psicología Clínica) de la Universidad de Sevilla. Investigadora durante más de 6 años en temas relacionados con la Psicología de la Salud e intervención en Medicina Comportamental, aportando presentaciones a congresos. Ha participado en el proyecto “Emotional Eating y estrés laboral: Hacia entornos y hábitos de trabajo saludables”, enmarcado en las “Ayudas a la Investigación Ignacio Hernando de Larramendi 2014”, concedidas por la Fundación Mapfre. Referente a la experiencia profesional en el área de la Psicología Sanitaria, lleva colaborando más de 6 años en la Asociación contra la Anorexia y Bulimia Nerviosas: ADANER.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>