Psicología del Desarrollo: pequeños pasos de artista

Psicología del Desarrollo en el Grado en Psicología

Llegas a casa y tu primo de 2 años viene correteando para enseñarte, con extrema ilusión, lo bonito que has quedado en su súper dibujo. Tú, atónito, sólo puedes pensar “¡eso no es más que una patata!”. ¿Raro? Para nada.

Y es aquí, donde Psicología del Desarrollo I, nos da las respuestas. Pensábamos al principio que Psicología del Desarrollo I sería una asignatura más, unos cuántos temas que tendríamos que memorizar porque “todo entra en el examen”.

No vamos a comenzar a contaros lo increíble que fue la experiencia, ni lo útiles que fueron los conocimientos de Psicología del Desarrollo I, ni por supuesto la gran persona que es nuestro profesor Diego, al que aún recordamos con ternura, principalmente porque, si queréis sentir cómo es esta asignatura, con cursarla es suficiente.

Investigar en psicología

Lo que sí os diremos es que hemos apreciado la evolución en nuestros ojos, el desarrollo. Han sido experiencias que nos han permitido poder salir a la calle e investigar, prácticas que te mantenían en contacto con lo que hay fuera.

Sentimos deciros que si lo que esperabais al salir de clase son libros y powerpoints, eso no es lo que encontrareis. Estaréis cara a cara con niños, les diréis que echen agua en dos vasos procurando que tengan la misma cantidad, cuando queden satisfechos cambiaréis uno de los vasos por uno mucho más alargado, verteréis delante de sus ojos el líquido de uno de los vasos, volveréis a preguntarles si ambos vasos tienen la misma cantidad de agua y, a vuestra sorpresa, esta vez responderán con un ‘no’.

Y lo más emocionante es que descubriréis el PORQUÉ. Veréis con vuestros ojos cómo avanzáis, adquiriréis el conocimiento para comprender que, cuando ese niño tenga un par de años más y su nivel cognitivo este más desarrollado, afirmará que hay la misma cantidad de agua en los dos vasos, por pura lógica, por puro desarrollo.

Nos ha aportado una maravillosa experiencia darnos cuenta de que nuestro trabajo empieza justo ahí, que las investigaciones cobran sentido, hablar con los niños cara a cara y poder experimentar que lo que estábamos viendo en las diapositivas… ¡estaba ocurriendo!

Etapas del desarrollo cognitivo 

Como dijo Piaget: “cuando le enseñas a un niño algo, le quitas para siempre su oportunidad de descubrirlo por sí mismo”. Gracias a su inocencia, a su plasticidad y ganas de descubrir el mundo que les rodea, hemos aprendido que su desarrollo es un mundo increíble, donde el más mínimo detalle, cobrará sentido.

Piaget estableció varias etapas del desarrollo cognitivo del niño. Así un niño de entre 0 y 2 años que se encuentra en su período sensoriomotor registrará una evolución principalmente de los reflejos simples hasta conductas más complejas, aprendiendo por fin que las cosas existen aunque no las veas.

Posteriormente, a la edad de entre 2 y 7 años, en la etapa preoperacional, seguirán cometiendo errores tales como centrarse en un único aspecto de la realidad y tendrán dificultades para reconocer la conservación de la materia o del líquido. De esta manera, estos niños pensarán que en el vaso largo y estrecho habrá más agua que en el vaso normal sólo por el hecho de ser más alto, o que la bola de plastilina transformada en salchicha tendrá más cantidad de plastilina sólo por ser más larga.

Por último, en las edades comprendidas entre los 7 y 12 años adquieren conocimiento de la conservación de la materia y del líquido, el razonamiento deductivo y una mejor resolución de problemas matemáticos, entre otras cosas.

No podemos pretender saber qué seremos, sin estudiar lo que fuimos. Es inútil comprender el futuro sin entender el pasado. Todos fuimos niños. Las respuestas a las preguntas de un por qué en el presente, podríamos resolverlas si entendiéramos los procesos que se dieron. Esto es Psicología del Desarrollo I, y nuestro paso por ella podría explicar nuestra relevancia en el futuro, por tener una buena base de conocimiento de nosotros mismos, material y casos prácticos, que al final es lo que marca la diferencia.

 

Autores del artículo: Mª José Gálvez, Marta Meléndez, Marta Reyes, Virginia Sánchez y Jessica Vegas. Estudiantes de 2º Grado en Psicología. Universidad Loyola Andalucía. Campus Córdoba.

Loyola And Psico

Loyola And Psico

Blog de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>