Prehabilitación y plasticidad cerebral dirigida

Plasticidad cerebral dirigida para el tratamiento de tumores cerebrales.

Según la Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE), dentro del daño cerebral adquirido, los tumores cerebrales son una de las causas más comunes de afectación, junto con los traumatismos craneoencefálicos (TCE) y los accidentes cerebrovasculares (ACV o ictus).

Cuando un grupo de células anormales crece y se multiplica en el cerebro o en zonas próximas al encéfalo, podemos decir que estamos ante un caso de tumor cerebral. Esta condición puede causar un daño directo en las células sanas cerebrales, destruyéndolas, o puede generar un daño indirecto al invadir otras partes del cerebro y causar inflamación, edemas y alta presión intracraneal.

Además de poner en riesgo la propia vida del paciente, los tumores cerebrales se asocian con problemas motores, alteraciones en el nivel de alerta, alteraciones cognitivas, problemas emocionales, cambios de personalidad y/o problemas de comunicación. Todas estas alteraciones afectan, sin lugar a duda, a las actividades básicas de la vida diaria, así como a la calidad de vida de los pacientes.

Se hace necesaria, por tanto, una intervención eficaz que revierta la situación de peligro para la propia vida del paciente, y asegure que las alteraciones psicológicas y funcionales mencionadas se minimizan todo lo posible.

Procedimientos neuroquirúrgicos para el tumor cerebral

En este sentido, una de las intervenciones propuestas por la medicina se basa en procedimientos neuroquirúrgicos. Dentro de esta opción, un equipo de neurólogos, neurocirujanos y neuropsicólogos (Rivera-Rivera et al. 2016) ha propuesto un sistema para operar tumores cerebrales localizados en zonas denominadas inoperables, debido a la gran relevancia funcional que poseen dichas áreas (procesamiento lingüístico, áreas funcionales vitales, etc.).

El procedimiento se basa en relocalizar la función afectada por el tumor cerebral mediante estimulación cognitiva para poder intervenir y eliminar el tumor, ya en una zona no relevante funcionalmente. Tras la intervención quirúrgica, la función puede volver a su sitio original, ya sin la masa tumoral presente.

Plasticidad cerebral dirigida

Este procedimiento, llamado prehabilitación, consigue trasladar las funciones afectadas por el tumor antes de la operación para poder intervenir sin riesgos en un mayor tejido tumoral y, posteriormente, volver a relocalizar la función en las zonas ya no afectadas por el tumor. Consiste, por tanto, en aprovechar la plasticidad cerebral para mejorar la vida de los pacientes y, en definitiva, salvar vidas.

El procedimiento aplicado consiste en suprimir funcionalmente las áreas afectadas por el tumor, mediante estimulación eléctrica, a través de una malla de electrodos directamente localizada en la zona cerebral afectada.

La unión de esta supresión funcional cortical, junto con un adecuado procedimiento de estimulación cognitiva (prehabilitación) ha conseguido inducir una reorganización cerebral plástica que ha permitido una resección del tumor más extensa y eficaz en varios pacientes.

Hasta la fecha, la utilidad de este procedimiento ha sido evidenciado en cinco pacientes con tumor cerebral. Son necesarios más estudios que analicen una mayor muestra de pacientes, así como su posible utilidad en otras alteraciones neurológicas como la epilepsia, por ejemplo. No obstante, sin duda, el primer paso se ha dado con éxito y la plasticidad cerebral dirigida es ya una realidad.

REFERENCIAS:

Rivera-Rivera PARios-Lago MSanchez-Casarrubios SSalazar OYus MGonzález-Hidalgo MSanz AAvecillas-Chasin JAlvarez-Linera J,Pascual-Leone AOliviero ABarcia JA. Cortical plasticity catalyzed by prehabilitation enables extensive resection of brain tumors in eloquent areas.  J Neurosurg. 2016 May 20:1-11. [Epub ahead of print].

Link video reportaje: https://vimeo.com/167240311

Alejandro Galvao Carmona

Alejandro Galvao Carmona

Personal Docente e Investigador adscrito al área de Psicobiología del Departamento de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía. Doctor en Psicología con mención internacional por la Universidad de Sevilla y especialista en Electrofisiología Cognitiva (EEG, qEEG, ERPs). Experto Universitario en técnicas de Neuroimagen por la Universidad de Málaga. Ha centrado su labor en la evaluación del deterioro cognitivo y los efectos de la Neurorehabilitación en pacientes con Esclerosis Múltiple, Daño Cerebral y TDAH adulto. Actualmente, colabora en diversos proyectos de investigación con la Unidad de Psicofisiología de la Universidad de Sevilla, la Unidad de Esclerosis Múltiple del HospitalUniversitario Virgen Macarena de Sevilla, la Unidad de Demencias y Esclerosis Múltiple del Hospital Reina Sofía de Córdoba; el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS), el Servicio de NeuroRehabilitación para el daño cerebral de Hospitales Nisa, y el Laboratorio de Neurofisiología Cognitiva del Departamento de Psiquiatría y Psicoterapia del Hospital Universitario Charité de Berlín, Alemania. Asimismo, es el director actual del Laboratorio de Neurociencia Humana (LNH) de la Universidad Loyola Andalucía y responsable de la línea denominada “análisis psicobiológico de las disfunciones cognitivas a lo largo del ciclo vital”, adscrita al departamento de Psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>