El dibujo infantil: de los garabatos al arte

Investigación sobre el dibujo infantil en la universidad loyola andalucía

A través del dibujo infantil se pueden observar muchos detalles sobre cómo percibe la realidad un niño, el dibujo es un medio para conocer el mundo interior del niño y ayuda a reproducir su modelo interno.

Esto puede servir de ayuda a los psicólogos educativos para detectar posibles carencias en los distintos contextos de desarrollo del infante.

Con la realización de un dibujo, un niño puede llegar a reproducir de forma gráfica la realidad que percibe en su entorno y en su núcleo familiar.

La evolución del dibujo infantil sigue una serie de etapas a medida que avanza la infancia. Hasta los 3 años solo podemos percibir garabatos y una clara falta de técnica, que son interpretados a posteriori.

De los 3 a 4 años, se da la etapa del realismo frustrado, en la que se dan dibujos esquemáticos y destacan las representaciones de estructuras y figuras aparentemente corpóreas denominadas “renacuajos” (extremidades y cabeza desproporcionalmente irregulares); en torno a los 5-8 años aparece el realismo intelectual, cuando plasman sobre el papel lo que saben y no lo que ven, siendo frecuentes los dibujos transparentes y la mezcla de perspectivas;  y finalmente, el realismo visual aparece a partir de los 8 años, cuando los dibujos reflejan una adquisición de avanzadas técnicas y mayor complejidad y cantidad de detalles.

Dibujo infantil en investigación

Gracias a esta investigación realizada para la asignatura de Psicología del Desarrollo I, impartida por el Dr. Diego Gómez Baya, hemos contrastado las distintas formas de expresión de los sujetos en diferentes intervalos de edad.

Alumnos de psicología de la Universidad Loyola Andalucía investigan el dibujo infantil
Alumnos de psicología investigan sobre el dibujo infantil

Para ello hemos tenido encuentros con hasta 8 niños y niñas en los que se pedía realizar un dibujo con una temática de libre elección.

Valoramos con suma importancia el análisis del comportamiento y el habla egocéntrica de los niños mientras realizan el dibujo.

Con nuestra investigación hemos denotado una clara evolución en la estructura de los dibujos en relación a la edad de los sujetos.

Además de que la capacidad cognitiva y motora se perfeccionan en técnica y desarrollo imaginativo.

Por último, hemos verificado que tanto las composiciones analizadas en nuestro estudio, como la utilización de colores, estilo y forma de dibujar, coinciden con la evidencia publicada en el campo de la psicología evolutiva.

 

Autores del artículo:  Álvaro J. Ruiz, José M. Martín y Sebastián Ayllón, 2º de Grado en Psicología, Sevilla, Universidad Loyola Andalucía

Loyola And Psico

Loyola And Psico

Blog de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>