Excelencia psicológica y excelencia ética

El código ético en psicología

Cerramos el curso 2015-2016 con una serie de entradas en el Blog Loyola&Psico que han recorrido temáticas muy diversas, desde los trastornos alimentarios, a la calidad de vida, pasando por la socialización preventiva de la violencia de género, la percepción de los colores y del propio cuerpo, la neuropsicología y el mindfulness entre muchas otras cuestiones de actualidad.

Todas las reflexiones realizadas en nuestro blog se basan en evidencias científicas en las que, o bien hemos trabajado directamente o bien nos hemos basado, para continuar avanzando esos centrales temas de investigación.

La evidencia es una característica esencial de nuestro campo, sea en el ámbito profesional de la psicoterapia o en el de la investigación. No podemos curar una depresión si no disponemos de las últimas y mejores evidencias aportadas por la investigación científica en ese tema. Pero esa evidencia perdería fuerza y sentido si no fuera acompañada por una fuerte dimensión ética.

Cada vez más, los y las grandes profesionales, científicas y científicos de cualquier campo de conocimiento se caracterizan por un gran conocimiento y comprensión de su disciplina, así como por un desempeño muy ético de su actividad. No existe excelencia científica ni profesional sin excelencia ética.

Un/a profesional excelente es ético/a

Howard Gardner, psicólogo en la Universidad de Harvard (Estados Unidos), era claro a este respecto en una entrevista que se le realizó hace solo unos meses que llevaba por titular: “Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”. En la misma, el psicólogo de las inteligencias múltiples señalaba que “En realidad, las malas personas no puedan ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes”.

La ética en Psicología influye en la calidad del profesionalEsa excelencia que incluye máximos estándares científicos y humanos es la que nos mueve en el Departamento de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía, tanto en nuestras investigaciones como en la formación en nuestro grado en Psicología.

Esa excelencia es la misma que se puede encontrar en las asociaciones científicas de mayor prestigio internacional, como es el caso de la American Psychological Association (APA).

La ética en Psicología

La Asociación Americana de Psicología tiene una sección dedicada a la ética, una oficina que promueve la dimensión ética en toda la profesión de la psicología, un Comité de Ética que además de formular normas y principios éticos, inicia e investiga la conducta no ética y deshonesta de los miembros de la asociación, premios a la conducta ética y a la ética de la investigación tanto para estudiantes de doctorado como para profesionales e  investigadores sénior,  cursos sobre el tema, etc.

Es de especial relevancia que la APA elaboró en el año 1992 un Código Ético para todos los profesionales de la psicología y personal investigador, que empezó a emplearse en el año 2003 y que ha sido revisado progresivamente para su mejora.

El código ético en psicología

En ese código la APA deja claro a cualquier ciudadano del mundo que un buen profesional de psicología debe cumplir con criterios como los siguientes: beneficencia, fidelidad y responsabilidad, integridad, justicia y respeto por los derechos y la dignidad de todas las personas, reconociendo y respetando las diferencias culturales e individuales, incluyendo las relativas a la edad, el género, la etnia y la cultura, el origen nacional, la religión, la orientación sexual, la discapacidad, el estatus socio-económico, etc.

Conocer esos criterios e indicadores éticos de la psicología pueden ayudar a cualquier persona a valorar el nivel de profesionalidad del psicólogo o la psicóloga que les atiende así como a tomar decisiones basadas en tal valoración, aumentando las posibilidades de decisión de los pacientes para la mayor mejora de su propia salud mental.

En la Universidad Loyola Andalucía esos principios éticos internacionales se ven muy reforzados por los principios de nuestra propia institución, como humanitas o iustitia; somos y formamos a psicólogos y psicólogas que ponen a la persona en el centro y que entienden su profesión como un servicio a la humanidad para un mundo más justo.

En nombre del Departamento de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía, os deseamos ¡un muy feliz verano!

Sandra Racionero

Sandra Racionero

Sandra Racionero es directora del Departamento de Psicología de la Uniersidad Loyola Andalucía e Investigadora del Ramón y Cajal en Psicología Cognitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>