Entrenando mi inteligencia emocional

Cómo entrenar la inteligencia emocional

La gran mayoría de los problemas que surgen en nuestra vida cotidiana tienen su origen en el terreno de las emociones.

Pensemos en un día cualquiera: has llegado al trabajo  y en la entrada te has cruzado con tu compañero. De pronto, empiezas a pensar que te ha mirado con un gesto despectivo y desafiante. Como lo has percibido así, empiezas a sentirte molesto/a pues no entiendes por qué ha actuado de ese modo contigo. Te sientas en tu puesto de trabajo y no consigues concentrarte.  Aún andas dándole vueltas a lo ocurrido y esta sensación de enfado está interfiriendo en tu rendimiento, pero decides continuar del mismo modo.

¿Cómo crees que acabará esta situación? Las emociones van a influir en nuestra forma de pensar, hacer juicios, traer recuerdos, atender a lo que nos rodea.. En definitiva, van a  influir en nuestra cognición y, por tanto,  en lo que finalmente vivimos, cómo lo vivimos y qué haremos a continuación.

Usar las emociones de manera inteligente

El conocimiento y manejo de nuestras propias emociones y las de las personas que nos rodean nos ayuda a adaptarnos de manera inteligente a los acontecimientos de nuestro entorno. A esta habilidad se le conoce como inteligencia emocional. Mayer y Salovey la definieron como “la habilidad para percibir, valorar y expresar emociones con exactitud; la habilidad para acceder y/o generar sentimientos que faciliten el pensamiento; la habilidad para comprender emociones y el conocimiento emocional; y la habilidad para regular las emociones promoviendo un crecimiento emocional e intelectual” (Mayer y Salovey, 1997; p. 10).

Cómo entrenar la inteligencia emocional

Pero ¿por qué es realmente importante aprender a usar las emociones de manera inteligente? Las recientes investigaciones ponen de manifiesto que las habilidades emocionales están asociadas con el éxito en distintas áreas de la vida.

Por ejemplo, las personas emocionalmente inteligentes tienen una mejor salud mental, poseen una mayor cantidad y calidad de las relaciones sociales, son menos propensos a realizar comportamientos agresivos o violentos y consumen en menor medida sustancias adictivas (Brackett, Rivers, y Salovey, 2011; Mayer, Salovey y  Caruso, 2008).

Por suerte, las personas podemos aprender tanto a ser más conscientes y a comprender nuestros estados emocionales como a razonar de forma inteligente con nuestras emociones.

Pero para que esto ocurra es necesario que estas habilidades se pongan en práctica de forma explícita. Investigaciones previas apoyan la eficacia de programas específicos de entrenamiento en las habilidades emocionales que componen la inteligencia emocional (Durlack y Weissberg, 2007; Nelis , Quoidbach , Mikolajczak, 2009; Ruiz-Aranda et al., 2012).

En definitiva, se trata de darnos la posibilidad de aprender una forma inteligente de sentir para afrontar con éxito los retos de nuestro entorno.

Desireé Ruiz

Desireé Ruiz

Doctora en Psicología por la Universidad de Málaga. Ha centrado su labor investigadora en la evaluación de las habilidades emocionales y el estudio y desarrollo de programas de intervención en habilidades emocionales en adolescentes. Ha participado intensamente en varios proyectos financiados relacionados con la promoción de la salud mental y el bienestar en los adolescentes y actualmente colabora con diferentes grupos de investigación nacionales e internacionales. Su labor investigadora ha estado vinculada a su actividad profesional, trabajando como psicóloga en diferentes centros realizando funciones de evaluación y tratamiento psicológico de niños, adolescentes y adultos. Actualmente, forma parte del Servicio de Atención Psicológica, Educativa y Social de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>