Emociones y sentimientos

Emociones y sentimientos son dos cosas diferentes que deben integrarse en la educación

Sin duda, lo emocional está de moda[1]. En esta tendencia se apela a la psicología y, a menudo, a la influyente neurociencia. Centramos este post en dos cuestiones fundamentales a este respecto que tratamos en base a las evidencias científicas internacionales en psicología y neurociencia afectiva y cognitiva:

1) La diferencia entre emociones y sentimientos .

2) La posibilidad de integrar el trabajo de las emociones y sentimientos y el trabajo intelectual.

La diferencia entre emociones y sentimientos

Eric Kandel, premio Nobel de Medicina o Fisiología en el año 2000, en el texto que se conoce como el libro de referencia mundial en neurociencia “Principles of Neural Science” (2013), titula el capítulo 48: “Emotions and feelings” (Emociones y sentimientos), siendo ya esto indicativo de que no son la misma cosa y deben tratarse de forma diferente.

Específicamente, en palabras de Joseph E. LeDoux y Antonio R. Damasio, autores de ese capítulo, las emociones son “el conjunto de respuestas fisiológicas que ocurren más o menos inconscientemente cuando el cerebro detecta ciertas situaciones desafiantes. Estas respuestas fisiológicas automáticas ocurren tanto dentro del cerebro como en el cuerpo” (p.1079).

En el cerebro implican aumento de los niveles de activación (arousal) y cambios en funciones como la atención, la memoria y las estrategias de toma de decisión.  Los sentimientosson la experiencia consciente de esos cambios somáticos y cognitivos”, “son las percepciones conscientes de esas experiencias emocionales” (p.1079).

Los centros escolares, mayormente centrados en las emociones, deberían cuidar mucho más los sentimientos que conducen a mejores sociedades, sentimientos como la amistad y la solidaridad. Esto puede hacerse a través de la conciencia, que es propiamente humana, por medio de la reflexión sobre la propia conducta y la de los demás y del discernimiento. Así no solo creamos motivación por ciertos sentimientos sino que al sentirlos generamos respuestas emocionales que apoyan muy positivamente la salud mental y física (Salovey et al, 2000).

Integrar la educación emocional y la educación académica-instrumental

Esos sentimientos pueden trabajarse de forma integrada en el currículum. No es necesario separar la emoción y el sentimiento de lo intelectual para mejorar cada dimensión (Nielsen et al, 2013). Por ejemplo, la lectura de clásicos de la literatura universal a través de Tertulias Literarias Dialógicas desde la educación infantil a la educación de adultos, ha demostrado ser altamente efectiva en el desarrollo de la teoría de la mente (Kidd & Castano, 2013) con sus consecuentes beneficios en el aumento de la capacidad de empatía entre otros muchos sentimientos y valores centrales en el desarrollo humano y social (Álvarez et al, 2016; Racionero, 2015) .

Sandra Racionero-Plaza, PhD

Ramón y Cajal Fellow. Coordinadora de la línea: “Memory, language and cognition”. Directora del Dpto. de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía.

Referencias

Alvarez, P., García-Carrión, R., Puigvert, L., Pulido, C., & Schubert, T. (2016). Beyond the Walls: The Social Reintegration of Prisoners Through the Dialogic Reading of Classic Universal Literature in Prison. International Journal of Offender Therapy and Comparative Criminology, online first. doi: 10.1177/0306624X16672864

 

Kandel, E. (2013). Principles of Neural Science. NY: McGraw.

 

Kidd, D. C. &  Castano, E. (2013). Reading Literary Fiction Improves Theory of Mind. Science, 342, 6156, 377-380.

 

Nielsen JA, Zielinski BA, Ferguson MA, Lainhart JE, Anderson JS (2013) An Evaluation of the Left-Brain vs. Right-Brain Hypothesis with Resting State Functional Connectivity Magnetic Resonance Imaging. PLoS ONE 8(8): e71275. doi:10.1371/journal.pone.0071275

 

Racionero, S. (2015). Reconstructing autobiographical memories and crafting a new self through Dialogic Lietrary Gatherings. Qualitative Inquiry. 21 (10), 920-926.

 

Salovey, P., Rothman, A. J., Detweiler, J. B., & Steward, W. T. (2000). Emotional states and physical health. American Psychologist, 55, 110–121.

[1] En el Departamento de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía varias líneas de investigación y personal investigador trabajan siempre el ámbito de la educación emocional desde las evidencias científicas internacionales en psicología y neurociencia.

Sandra Racionero

Sandra Racionero

Sandra Racionero es directora del Departamento de Psicología de la Uniersidad Loyola Andalucía e Investigadora del Ramón y Cajal en Psicología Cognitiva.

3 thoughts on “Emociones y sentimientos

  1. Interesante post.

    Es necesario formar al profesorado en cómo integrar la educación emocional en la educación académica instrumental para mejorar realmente los resultados académicos de los niños y niñas, el fracaso escolar y evitar la exclusión social.

    Deseando estoy (estamos) de poder compartir formación para saber más y ser más rigurosos en nuestro trabajo docente.

    Gracias, Sandra.

  2. Efectivamente Luís, necesitamos formación en el campo de las emociones. Y en el de los sentimientos. Y parece que bajo la moda de la educación emocional se producen algunas incoherencias.
    Gracias Sandra y Luís.
    Esperemos que Sandra publique más detalladamente información sobre este interesante asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *