Anosognosia: sin conciencia del déficit

La anosognosia es la falta de conciencia del déficit que sufren algunas personas tras un daño neurológico

¿Qué es la anosognosia? Es común que tras un daño neurológico, por ejemplo, a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico, un infarto del hemisferio cerebral derecho, o asociado al deterioro de la memoria por una enfermedad neurodegenerativa (como la enfermedad de Alzheimer), la persona pierda la capacidad de reconocer sus déficits o limitaciones sensoriales, motoras, cognitivas o conductuales.

Fue en el año 1914 cuando Babinski acuñó el término anosognosia [1] para hacer referencia a la observación de que pacientes con hemiplejia izquierda –a consecuencia un infarto en el hemisferio derecho-, “negaban” tener ninguna dificultad con su brazo o pierna izquierda.

Sin embargo, es importante diferenciar la negación como estrategia psicológica de afrontamiento del propio paciente, de la anosognosia, que es la falta de conciencia del déficit [2], el cual sería evidente para el profesional sanitario u otras personas del entorno del paciente.

Niveles de conciencia del déficit

En la valoración de la conciencia del déficit encontramos distintos niveles, organizados jerárquicamente, y de adquisición progresiva. Así, para considerar que la persona tiene una adecuada conciencia del déficit, debe:

(1) Ser consciente de la lesión: “¿Qué me ha pasado?” – “He tenido un ictus”.

(2) Tener una adecuada percepción de los déficits o conciencia intelectual: “¿Qué dificultades (sensoriales, motoras, cognitivas o conductuales) tengo?” - “Tengo graves problemas de memoria”.

(3) Tener conciencia de las limitaciones funcionales que éstos déficits conllevan o conciencia emergente: “¿Qué actividades no puedo hacer ahora? - “No puedo cocinar sin ayuda”.

(4) Tener capacidad para anticipar y planificar el futuro o  conciencia anticipatoria: “¿Cómo me afectará a largo plazo? – “No voy a poder reincorporarme a mi trabajo”. [3]

Importancia clínica de la adecuada conciencia del déficit

En la actualidad, sabemos que una adecuada conciencia del déficit es clave para el éxito en la rehabilitación, pues a mayor nivel de conciencia de las dificultades, la persona se implicará en mayor medida en el proceso terapéutico [4]. O, dicho de otra manera, si la persona no es consciente de sus dificultades, no entenderá la finalidad de la intervención, y mostrará mayor reticencia a colaborar para su rehabilitación.

Además, la conciencia del déficit y las expectativas de rehabilitación ajustadas, se relacionan con un mayor ajuste psicosocial, una reinserción satisfactoria, y con una mayor calidad de vida, tanto del propio paciente, como de la familia.

Por todo ello, la conciencia del déficit es un aspecto muy importante en la evaluación neuropsicológica y, también, uno de los pilares de la rehabilitación.  El proceso de toma de conciencia no es sencillo y puede conllevar estrés emocional, por tanto, debería ser un proceso gradual y adaptado a las necesidades del paciente en cada momento.

Referencias

[1] Babinski J. Contribution to the study of mental disturbance in organic cerebral hemiplegia (anosognosia) [in French]. Revue Neurologique 1914; 27: 845–847.

[2] Prigatano, GP. Anosognosia: clinical and ethical considerations. Current Opinion in Neurology 2009, 22:606–611.

[3] Crosson B, Barco PP, Velozo CA, Bolesta MM, Cooper PV, Werts D, et al. Awareness of compensation in postacute head injury rehabilitation. J Head Trauma Rehabil 1989; 4: 46-54.

[4] Gasquoine, PG. Blissfully unaware: Anosognosia and anosodiaphoria after acquired brain injury. Neuropsychological Rehabilitation 2015. DOI: 10.1080/09602011.2015.1011665.

Bárbara Postigo

Bárbara Postigo

Neuropsicóloga. Becaria predoctoral en la línea de investigación de “Análisis psicobiológico de las disfunciones cognitivas a lo largo del ciclo vital”. Departamento de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía. Human Neuroscience Lab.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>