Habilidades emocionales en los adolescentes con diabetes

adolescentes con diabetes y habilidades emocionales

Mis amigos no lo van a entender, soy defectuoso, no podré hacer las mismas cosas que el resto de mis compañeros,  ¿cómo se lo diré al chico/a que me gusta?, ¿cómo estaré en el futuro?… Son algunas de las preocupaciones y temores que pasan por la cabeza y el corazón de muchos de los adolescentes con diabetes.

La diabetes mellitus tipo 1 (DM1) constituye uno de los principales problemas de salud de la población pediátrica mundial, siendo una de las enfermedades endocrinológicas crónica más frecuente en la infancia y adolescencia (Gómez-Rico, Pérez-Martín y Montoya-Castilla, 2014). Se trata de una enfermedad crónica degenerativa que impacta no sólo en la salud física, sino que, por requerir cambios en el estilo de vida, influye notablemente en el funcionamiento psicológico y psicosocial de quienes la padecen (Daneman, 2006).

Investigaciones recientes han señalado que los factores emocionales tienen un papel importante en el control de la diabetes (Machado, Anarte, Ruiz de Adana, 2010; Zysberg, Lang y Zysber, 2012). Concretamente, la literatura científica muestra que elevados niveles de ansiedad y depresión afectan a la adherencia al tratamiento de la diabetes, ya que las personas que la experimentan tienen menor probabilidad de cumplir con las recomendaciones del cuidado de su salud debido a la dificultad que conllevaría cumplir con la imposición de las restricciones en el estilo de vida acostumbrado (Collins, Corcoran, Perry, 2009).

Las emociones de los adolescentes con diabetes

Para muchas personas, y en especial para los adolescentes, la necesidad de atención médica durante toda la vida puede ser una carga frustrante. Además, la diabetes conlleva que el adolescente tenga una seria de hábitos y cuidados que no son compartidos ni forman parte de la rutina del resto de adolescentes del grupo lo que a veces genera el miedo a sentirse rechazados.

Las relaciones sociales pueden verse seriamente afectadas y la adaptación a la enfermedad con una mayor angustia emocional es acompañada con frecuencia de una variedad de respuestas emocionales negativas como la ira, culpa, aislamiento o pesimismo. Por lo tanto, determinadas características de los pacientes con diabetes relacionadas con aspectos cognitivos y emocionales pueden tener un efecto amortiguador en el bienestar emocional.

La habilidad de los adolescentes para procesar y manejar estados emocionales puede afectar a la relación entre las emociones negativas experimentadas por los pacientes y el impacto de la diabetes (Fortenberry et al., 2009). En este sentido, las habilidades emocionales pueden ayudar a amortiguar las emociones negativas que produce esta enfermedad crónica tanto de los pacientes como de sus familiares (Zysberg, Tal Bar y Goldman, 2015).

Concretamente, la mejora de las habilidades emocionales de los adolescentes con diabetes puede constituir un marco adecuado para mejorar el bienestar emocional . De hecho, ya existe evidencia empírica del efecto de un programa de entrenamiento en habilidades emocionales en pacientes con diabetes.

Un ejemplo de ello es el estudio realizado por Yalcin, Tevfik, Muhittin y Fusun (2008) en el que los pacientes con diabetes tipo II que participaron en un programa de entrenamiento de habilidades emocionales obtuvieron mayores niveles de bienestar y calidad de vida.

Proyecto INTENDI: nueva herramienta para los adolescentes con diabletes

El proyecto INTEDI, realizado en la Universidad Loyola Andalucía en colaboración con distintos hospitales de las provincias de Sevilla y Málaga (Hospital Universitario Virgen del Rocío, Hospital Universitario Virgen Macarena y el Hospital Universitario Virgen de la Victoria), pretende ofrecer una nueva herramienta de intervención centrada en el procesamiento de la información emocional con la que trabajar las emociones negativas asociadas a esta enfermedad.

La finalidad del estudio es evaluar si la introducción de esta nueva herramienta produce una mejora en el bienestar emocional de los adolescentes con diabetes y examinar si esa mejora de las habilidades emocionales se asocia con mejor adherencia terapéutica y hábitos saludables en relación a la enfermedad.

Desireé Ruiz

Desireé Ruiz

Doctora en Psicología por la Universidad de Málaga. Ha centrado su labor investigadora en la evaluación de las habilidades emocionales y el estudio y desarrollo de programas de intervención en habilidades emocionales en adolescentes. Ha participado intensamente en varios proyectos financiados relacionados con la promoción de la salud mental y el bienestar en los adolescentes y actualmente colabora con diferentes grupos de investigación nacionales e internacionales. Su labor investigadora ha estado vinculada a su actividad profesional, trabajando como psicóloga en diferentes centros realizando funciones de evaluación y tratamiento psicológico de niños, adolescentes y adultos. Actualmente, forma parte del Servicio de Atención Psicológica, Educativa y Social de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>