Noticias

Sevilla

Córdoba

Loyola y la Fundación ETEA manifiestan su solidaridad con centroamérica tras el paso de los huracanes Eta e Iota

Desde la Universidad Loyola y su Instituto de Desarrollo, la Fundación ETEA, vivimos con gran conmoción la situación en Centroamérica tras el paso de los huracanes Eta e Iota, que se suma a los efectos ya causados por la pandemia, aún no controlada en la región. Si bien continúan cuantificándose los daños provocados por el azote del segundo temporal, el balance actual de los daños causados arroja ya una cifra de más de cinco millones de personas afectadas. La región se mantiene en alerta roja, con lluvias, deslizamientos de tierra, comunidades aisladas sin servicios básicos y miles de personas que lo han perdido todo.

El apoyo de la Fundación ETEA a los productos agrícolas hondureños

Desgraciadamente, este desastre meteorológico se ha llevado muchos de los logros alcanzados con tanto esfuerzo a través de las intervenciones realizadas durante más de una década por la Fundación ETEA para apoyar a los productores agrícolas hondureños. A las puertas de la época de cosecha del café, principal fuente económica agrícola del país, el acceso a las fincas cafetaleras resulta prácticamente imposible, con calles intransitables, carreteras cortadas y puentes derrumbados. Ello deja sin ingresos económicos no solo a las pequeñas producciones agrícolas, sino a muchas personas que viven de servicios vinculados al sector, como es el caso de los corteros. Por no mencionar las pérdidas de cultivos de granos básicos.

Pese a los inmensos daños estructurales, materiales y económicos, el foco de nuestra atención está en las personas, en su bienestar y supervivencia. A la pérdida de hogares se une la especial fragilidad de toda la población ante la exposición del Covid-19, dada la imposibilidad de mantener las medidas de bioseguridad, por lo que se está produciendo un incremento en los contagios de esta enfermedad, además de aparecer nuevas afecciones, como el dengue.

Solidaridad internacional

No podemos evitar expresar una especial preocupación por nuestros socios locales en la región y por toda la población beneficiaria de nuestros proyectos, así como por nuestras/os compañeras/os de Honduras, país en el que ya se han contabilizado más de 200 muertos y 3.5 de personas damnificadas.

La región centroamericana necesita más que nunca el apoyo de la solidaridad internacional. La reconstrucción requerirá mucho tiempo y esfuerzo. La Fundación ETEA y la Universidad Loyola nos sumamos al apoyo de la comunidad internacional, cumpliendo así con nuestro compromiso con la región centroamericana y con la misión de la Compañía de Jesús.

Autor

Nuria López

Periodista del Servicio de Comunicación, RR.II. y Marketing de la Universidad Loyola. nlopez@uloyola.es Twitter: @Nurialsanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *