Noticias

Sevilla

Córdoba

La Universidad Loyola coordina un proyecto europeo para facilitar la detección de ‘fake news’

El Departamento de Comunicación y Educación de la Universidad Loyola liderará a lo largo de los próximos tres años un proyecto financiado por la Comisión Europea. El trabajo se realizará junto con instituciones de otros 5 países europeos con el fin de promover políticas educativas y establecer métodos enfocados a formar a los jóvenes en la detección correcta de informaciones falsas propagadas a través de medios digitales. El proyecto consiste en el desarrollo de una herramienta de diagnóstico para conocer hábitos y comportamientos habituales de los jóvenes frente a las ‘fake news’. Es la primera vez que se elaborará una guía en Europa de cómo afecta la propagación de informaciones falsas entre jóvenes.

SPOTTED (School Policies to Tackle Fake News) es el nombre del proyecto europeo que tratará de mejorar la alfabetización mediática de estudiantes y profesores de Secundaria y mejorar las habilidades de comunicación e información digital, en concreto en informaciones que proceden de Internet y de redes sociales y se comparten rápidamente entre jóvenes a través de dispositivos móviles.

Además, el proyecto pretende ayudar a los jóvenes a navegar en un contexto de información digital segura y mejorar las capacidades para identificar y analizar la información disponible en Internet, y, en definitiva, promover la investigación científica sobre los efectos de la desinformación en Europa.

Bajo la dirección de Paula Herrero y José Antonio Muñiz, y tras una primera reunión celebrada el pasado mes de diciembre con todos los socios, se ha establecido el método de trabajo a lo largo de la duración del proyecto hasta 2022. Los investigadores han propuesto la elaboración de una herramienta de diagnóstico basada en una serie de cuestionarios que se trabajarán con una muestra de centros escolares de Secundaria.

“Se trata de una experiencia piloto que establecerá un diagnóstico y posibilidades de autodiagnóstico que calculará cuánto de vulnerables pueden ser los adolescentes para dar credibilidad a cualquier información que les llega a través de las herramientas on line que manejan principalmente a través de su teléfono móvil” indica la investigadora principal Paula Herrero.

La herramienta que se elaborará tendrá en cuenta aspectos clave como la vulnerabilidad ante los agentes de contagio o la medida en que se dejan llevar los jóvenes europeos antes dicha intoxicación y se convierten en propagadores. La muestra se establecerá en centros educativos y con jóvenes de entre 15 y 17 años principalmente. A partir del diagnostico se pondrá en marcha un programa de intervención y entrenamiento para minimizar los riesgos de la difusión de informaciones falsas.

Según indica la investigadora Paula Herrero: “La herramienta de diagnóstico que resulte pretende conocer los hábitos de los jóvenes a la hora de reaccionar ante las informaciones dudosas que les llegan y cómo se comportan ante estas moralmente. Si son capaces de compartirlas automáticamente sin plantearse la relevancia de la veracidad de las mismas”.

Estos profesionales trabajarán con investigadores de universidades e instituciones de otros cinco países europeos: España, Italia, Lituania, Grecia y Polonia. El proyecto cuenta con la financiación de la Unión Europea a través del programa Erasmus + KA201: ‘Asociaciones estratégicas para la Educación Escolar’ y el apoyo del SEPIE (Servicio Español para la Internacionalización de la Educación).

Autor

María Victoria Mendoza

Periodista de temas científicos del Servicio de Comunicación, Relaciones Institucionales y Marketing de la Universidad Loyola. mvmendoza@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *