La pobreza, más allá de los datos

En Asunción este año ha habido crecida en el río Paraguay y 55.000 personas han tenido que desalojar sus casas para ir a vivir a campamentos improvisados, Doña Estelvina y su familia forman parte de ellos.  En España, Paco como otros muchos parados de más de 45 años tendrá muy difícil su reinserción en el mercado laboral. El 17 de octubre es el Día Mundial Contra la Pobreza y ya nos asaltan los datos sobre pobreza en el mundo, que acreditan que  1200 millones de personas viven en la extrema pobreza.

En España, estamos especialmente preocupados por la pobreza en el ámbito de la infancia (un 29,9% de menores viven en hogares con ingresos por debajo de la pobreza relativa) por su vulnerabilidad y por la injusticia que desde una perspectiva social supone, como ponen de relieve los datos sobre fracaso escolar de un reciente informe de la OCDE. En Poor relatively speaking (1983), Amartya Sen trata de resituar el debate en torno al concepto de la pobreza relativa, o al menos de ampliar esta concepción que se había ido imponiendo en la literatura científica y en el ámbito político.

Indicadores de pobreza

Asumimos convencionalmente que la línea de la pobreza se sitúa por debajo de la renta media disponible, curiosamente bajo esta consideración de la misma siempre habrá pobres. Por otro lado, se dan circunstancias que hay que destacar, actualmente por ejemplo, la renta media es más baja y los pobres por tanto, son realmente más pobres, aunque esta circunstancia no se vea reflejada estadísticamente. Entonces ¿cómo saber si estamos efectivamente y con resultados combatiendo a la pobreza?

Para ello, Sen propone un concepto de pobreza que complementa la definición en términos relativos de la pobreza y para poder medir, además, en términos absolutos a través del enfoque de la capacidad. Este enfoque multidimensional de la pobreza permite trabajar no sólo contra la pobreza, sino por la inclusión social.

Para Sen la renta es un elemento importante, sin duda, en la medición de la pobreza, pero no lo serán menos la educación, la salud y otros elementos como la participación política o la autoestima, hoy también hablamos de empoderamiento, en definitiva, que las personas puedan tener la oportunidad de decidir sobre la vida que tienen razones para valorar. De esta manera podríamos avanzar en sacar a ciudadanos y ciudadanas de la pobreza con nuevos indicadores.

En España en esta línea se pueden consultar los Informes Foessa, que van incorporando esta visión y proponen desde hace años más indicadores como la renta y desigualdad, el empleo, la pobreza y la privación y los derechos sociales. Aunque después de todo, lo más relevante será que sea un tema de nuestra agenda política y social la apuesta por la inclusión social y porque no permitamos que ninguna persona se quede por el camino, porque en sociedad todos somos responsables de todos. Una buena manera de empezar o continuar será participar en las movilizaciones que en toda España y otras partes del mundo se realizarán en nuestras ciudades durante la semana del 17 de octubre.

Eduardo Ibáñez

Autor

Equipo de Humanismo y Ética

El equipo de Humanismo y Ética Básica de la Universidad Loyola Andalucía está formado por José María Margenat SJ, Ignacio Sepúlveda, Pablo Font, Manuel López Casquete y Eduardo Ibáñez. A través de este cuaderno, proponemos compartir con la comunidad universitaria su reflexión y análisis sobre temas de actualidad, de manera que podamos profundizar con nuestra mirada, más allá del posibilismo inmediato, hacia horizontes de vida digna y buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3