Ariadna Bardolet, Pedro Pablo Pérez, Victorino Lluch y Pedro Caldentey

La Obra Social “la Caixa” invertirá 380.000 euros en un proyecto de cooperación en Camboya que dirigirá la Fundación ETEA

La Fundación ETEA para el desarrollo y la Cooperación y la Obra Social de la Caixa han firmado un convenio de financiación para el Proyecto Ratanakiri-Camboya, que contará con 380.000 euros para el fortalecimiento de los productores agrícolas en una de las zonas más pobres del mundo.

Victorino Lluch, director territorial de Andalucía Oriental; Ariadna Bardolet, subdirectota del Area Internacional de la Fundación la Caixa; y Pedro Caldentey, director de la Fundación ETEA, han firmado un acuerdo de colaboración con el que se refuerza el compromiso de ambas instituciones con el desarrollo socioeconómico de de los países más desfavorecidos. “Ratanakiri es una zona agrícola, de frontera, de población mayoritariamente indígena y de graves conflictos sobre la propiedad de la tierra”, ha explicado Pedro Caldentey.

Objetivos del proyecto

El proyecto tiene por objetivo asegurar medios de vida para las poblaciones indígenas de la provincia de Ratanakiri (Camboya), dedicadas a la explotación de la tierra. Según Ariadna Bardolet, una de nuestras prioridades de la Obra Social la Caixa es “apoyar proyectos de desarrollo socioecómico como este, para lo cual es muy importante contar con la colaboración de organizaciones con experiencia como la Fundación ETEA”.

Según se ha explicado en la presentación del convenio, estas poblaciones llevan una vida rural muy dependiente de la producción agrícola y del bosque, lejos de las ciudades y la modernidad. Tan solo el 30% de la población beneficiaria tiene educación básica y los índices de formación técnica para la producción están por debajo del 10%.

El proyecto pretende trabajar en el aprendizaje de nuevas capacidades técnicas para la producción, organización y prepararlos para acceder a mercados y mejorar sus estrategias empresariales, conocimientos que les permitirían incrementar sus ingresos de manera progresiva para así mejorar su calidad de vida.

El Proyecto Ratanakiri-Camboya espera al final del proyecto, incrementar en un 20% los ingresos medios familiares de los beneficiarios, reducir el desempleo en un 6% e incrementar de manera sustancial los microemprendimientos empresariales, de manera que se contribuya a diversificar la economía local.

Autor

Eusebio Borrajo

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. eborrajo@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« noviembre 2017 » loading...
L M X J V S D
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3