Noticias

Sevilla

Córdoba

La investigación en psicología de la Universidad Loyola busca vías de colaboración con Quirón Salud

En el marco del reciente acuerdo de la Universidad Loyola con el Instituto Biolife, un grupo de investigadores de distintas disciplinas del ámbito de la psicología han celebrado un encuentro virtual con los responsables del Instituto Biolife y el Método Teyros (Therapeutic Target Non-Invasive Stimulation) que operan en la Unidad de Medicina Funcional y del Deporte del Hospital Quirón salud de Málaga.

El objeto del convenio marco firmado el pasado mes de noviembre, se establecía con el objeto de trazar líneas de cooperación para el desarrollo e impulso de actividades tendentes a la promoción y el conocimiento de proyectos, estudios, programas y plataformas que generen actividad y bienestar social y formativo entre los ciudadanos conjuntamente entre la Universidad Loyola y el Instituto Biolife.

Psicología multidisplinar

El Departamento de Psicología de la Universidad Loyola liderado por el investigador doctor Ian Craig Simpson, presente en el encuentro entre las dos entidades, desarrolla áreas de conocimiento interdisciplinares, desde la psicología básica, hasta la evolutiva o la Psicobiología. Los investigadores además participan en múltiples proyectos de I+D pertenecientes a diversas disciplinas y mantiene estrechas colaboraciones con diferentes centros de investigación nacionales y extranjeros, como son la Red de Investigación en Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (redIAPP), la asociación científica PSICOST, la Fundación San Juan de Dios, la Universidad de Sidney (Australia) y el Center for the Economics of Mental Health (Institute of Psychiatry & Kings College of London), a través de programas y proyectos específicos de investigación.

Por parte del Instituto Biolife estuvieron presentes Carlos de Teresa, responsable del proyecto general, Susana Ríos, directora clínica, Fernando Jimenez, Director del área de diagnóstico y Coraline, directora del área emocional. Dicha organización trabaja en la Unidad de Medicina Funcional y del Deporte del Hospital Quirón salud de Málaga entre otros centros. Realizan tratamientos interdisciplinares donde la Biotecnología, psicología y traumatología, trabajan para estimular y conseguir un rendimiento más adecuado para tener el menor número de lesiones en pacientes con diversas dolencias físicas. La medicina clínica funcional está adaptada a la medicina del deporte y a las patologías crónicas. Utiliza métodos precoces para actuar sobre dianas de una forma muy precisa para poder revertir dolencias y mantener la capacidad funcional.

Mejorar la calidad de vida de forma no invasiva

El método Teryos se basa principalmente en la medicina Bioeléctrónica. Los profesionales e investigadores que desarrollan este método han diseñado unas herramientas que consiguen actuar en dianas terapéuticas de forma selectiva utilizando vías de administración transcutáneas, transmucosa o intracavitarias. El principal objetivo de los sistemas es el de incrementar la capacidad funcional como reflejo de la mejora en calidad y expectativa de vida de forma no invasiva.

Por su parte, estuvieron presentes distintos investigadores de la Universidad Loyola interesados en establecer vías de colaboración con este método. Esta comunicación  podría contribuir a mejorar la investigación de distintas áreas de estudio de los académicos como la Alexitimia y técnicas como la Resonancia Magnética Estructural y tractografía, línea de investigación de la doctora Federica Sassi o el dolor neuropático en Esclerosis Múltiple por parte del investigador Alejandro Galvao pueden ser algunas de las sinergias que se hablarán con ellos en las próximas semanas entre otras.

Laboratorio de Neurociencia Humana de la Universidad Loyola

Por su parte, los responsables del método Teyros, pueden implementar y mejorar sus técnicas gracias a las capacidades de los investigadores de la Universidad Loyola y del Laboratorio de Neurociencia Humana de la Universidad Loyola que aplica técnicas electrofisiológicas al estudio científico de los procesos perceptivos, atencionales o memorísticos humanos, la electroencefalografía o la electrodermografía. Los investigadores adscritos al laboratorio utilizan medidas comportamentales y fisiológicas relacionadas con los procesos y fenómenos psicológicos objeto de estudio. Actualmente, el laboratorio cuenta con equipo de registro de la actividad eléctrica del sistema nervioso tanto central como periférico, así como un equipo de estimulación perceptiva y cognitiva con registro de la actividad conductual.

La Universidad Loyola gracias al establecimiento de estas vinculaciones cumple con su iniciativa prioritaria de colaborar con entidades dedicadas a la ciencias de la salud que contribuyan a mejorar el bienestar social y la calidad de vida de las personas y reforzar así la intención de la Universidad andaluza en incrementar sus actividades en el ámbito de la salud, tanto a nivel de colaboración con entidades externas como en el incremento de proyectos de investigación.

Autor

María Victoria Mendoza

Periodista de temas científicos del Servicio de Comunicación, Relaciones Institucionales y Marketing de la Universidad Loyola. mvmendoza@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *