La Comunicación 10.0

Nos hemos pasado de frenada. Desde todas las instituciones públicas y educativas hemos insistido tanto durante el nuevo siglo en la importancia de Internet, de las redes sociales, de la comunicación 2.0, de la marca digital y de tantas otras cuestiones virtuales que nos hemos olvidado, o al menos hemos descuidado, la comunicación más importante: la personal.

Sabemos perfectamente cómo usar nuestro Whatsapp para mantener chat comunes con los amigos, cómo buscar en Twitter cosas que nos interesan y comentarlas, cómo colgar en Facebook la foto más divertida que nos hemos sacado este verano, cómo escuchar y compartir nuestra música favorita en Spotify, etcétera.

Pero cada vez somos más incapaces de contar personalmente a qué nos dedicamos en un “elevator pitch”,  de saber cómo presentarnos en una entrevista de trabajo, de convencer al director del banco del buen proyecto empresarial que tenemos, de demostrar nuestros conocimientos ante nuestros superiores o simplemente de explicar a nuestro propio equipo una idea que se nos ha ocurrido. Hemos llegado a tal punto que preferimos escribirles un correo electrónico.

Pero ha llegado la hora de darle la vuelta a la situación y, sin olvidarnos de la Red, apostar de nuevo por la Comunicación 10.0, término que me invento para reivindicar aquella que nos permite mirarnos a los ojos y transmitir ideas, información, sentimientos o valores. Esa que nos permite sacar la mejor nota, ese 10 al que debemos aspirar siempre, dentro y fuera de la Universidad.

Cada día es mayor el número de profesionales que son conscientes de que no han alcanzado el reconocimiento que se merecían porque simplemente no han sido capaces de transmitir públicamente esa misma capacidad y valía. Y por el contrario, nos surge la envidia hacia esa persona que sabemos que “no vale tanto pero qué bien se vende y mira dónde ha llegado”. Quizá es que esa persona se dio cuenta antes que nosotros de la importancia de la Comunicación personal.

Y no se trata de un don natural. Algunas personas tienen una capacidad innata para relacionarse pero para la mayoría de nosotros se trata simplemente de unas habilidades que hay que aprender y practicar hasta integrarlas en nuestra vida diaria de una forma cotidiana, además de saber usar nuestros mejores recursos para esas ocasiones especiales en las que tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos ante los demás.

Por eso la Universidad Loyola Andalucía quiere hacer de estas habilidades comunicativas una de las banderas de la formación para las nuevas generaciones de estudiantes que saldrán de este ilusionante proyecto. Vamos a aplicar en esta institución jesuita la experiencia ya acumulada para que los alumnos de Loyola sepan ‘contar’ al mundo lo que saben hacer, lo que quieren lograr, lo que pueden aportar, lo que desean alcanzar o lo que aspiran a cambiar. Ese es el gran reto de esta universidad que apuesta por las personas y por su capacidad de comunicar de una forma mucho más amplia que darle a un simple ‘Me gusta’.

Autor

José Luis Losa

Profesor de Loyola Leadership School en el Área de Comunicación. Licenciado en Ciencias de la Información. Periodista experto en Comunicación y titulado como Coach por el Instituto Europeo de Coaching. Mi web es www.comunicayconvence.com

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3