Jose Alberto Salinas, profesor investigador del Departamento de Métodos Cuantitativos.

José Alberto Salinas: “España es pionera en el desarrollo de mapas de salud mental”

El profesor José Alberto Salinas lleva 7 años investigando en la Universidad Loyola Andalucía. Licenciado en Geografía, doctorado en Ciencias Empresariales y con un master en Urbanismo y Ordenación del Territorio y otro sobre Gestión de Sistemas de Información Geográfica, se marcha en los próximo días a Sydney para trabajar en un proyecto de investigación sobre atención sociosanitaria en Australia.

Pregunta: ¿Qué son los mapas de salud mental?

Los mapas de salud mental son una herramienta que procede de la investigación para analizar los servicios de salud y los servicios sociales. Estos servicios se representan en un mapa para que sirvan para la planificación sociosanitaria. Lo que se hace es recoger todos los servicios de salud mental que hay en determinadas áreas, se evalúan y después se representan cartográficamente.

¿Cuál es la estructura que siguen dichos mapas?

Realmente, los atlas tienen una parte para conocer bien el área de estudio, que es el análisis de contexto con aspectos como la densidad de población o tasa de paro, por ejemplo. Como cada área de estudio tiene características diferentes, no se puede aplicar lo mismo para un lugar que para otro, lo que funciona en Sevilla puede no funcionar en Helsinki. Por otro lado, están los mapas de servicio en el que ubicamos la localización de los servicios para saber si, por ejemplo, las áreas que tienen mayor densidad de población tienen más servicios o no. Otro aspecto que tratamos es la accesibilidad, es decir, cuánto tiempo se tarda en llegar a esos servicios. También hacemos mapas sobre utilización, cada servicio tiene un área de cobertura.

En función de lo que ocurra en cada área podemos compararlo en el propio atlas, nosotros las hemos hecho en diferentes áreas en España, en Europa y ahora estamos aplicándolo en Australia, lo que nos permite comparar cómo es la atención sociosanitaria en Australia respecto a la de países europeos.

“Andalucía tiene un sistema de salud mental bastante equilibrado y sigue evolucionando muy bien”

Si hablamos de Andalucía ¿Cómo está la situación en temas de salud mental?

En Andalucía lo aplicamos en el año 2006 para el programa de salud mental andaluz. El resultado fue positivo, salió un sistema de salud mental bastante equilibrado. Los recursos básicos, que son los centros ambulatorios de salud mental, están muy bien distribuidos en las casi 70 áreas repartidas por la Comunidad. Andalucía no está en mal lugar, en España hay otros paradigmas por los que preocuparse y eso afecta de forma directa a la investigación. Las zonas que se toman como ejemplo en nuestro país son el País Vasco o Cataluña, pero Andalucía ha evolucionado y sigue evolucionando muy bien.

Salgamos del ámbito regional, incluso de Europa ¿Por qué Australia?

Porque la persona, el investigador principal de este tipo de proyectos, consigue una plaza en la Universidad de Sidney para que los proyectos, que estaba realizando aquí en España y Europa, los haga allí en Australia. Allí es muy interesante todo lo que tiene que ver con salud mental. Australia se divide en estados, tenemos el estado de Nueva Gales en el que el proyecto está prácticamente terminado, también está Melbourne o Canberra en los que se están haciendo atlas.

Australia es buen lugar para hacer investigación ¿no?

Sí, allí el tema de la financiación es mejor. Allí se mueve mucho dinero, se invierte bastante. La situación de Australia respecto a inversión está a años de luz de la que ocurre en nuestro país. En España te tienes que ir a convocatorias europeas, no llegan al nivel de convocatorias nacionales. Ten en cuenta que la Universidad de Sidney está entre las 150 mejores del mundo, si hablamos de rankings las universidades de España, en temas de investigación, no están tan bien posicionadas.

“España tiene grupos de investigación muy buenos, hacen demasiado con una financiación que es limitada”

¿Entonces España suspende en labores de investigación?

Pienso que en calidad de investigadores sacaría muy buena nota, incluso nos podemos comparar con otros países. Si hablamos de financiación, estamos muy por debajo de un aprobado. España tiene grupos de investigación muy buenos, hacen demasiado con una financiación que es limitada. Esto habla de que los grupos profesionales españoles son bastante competentes con un nivel equiparable al de otros países, pero con menos financiación. Si hubiese mayor financiación y más medios, la cosa cambiaría a mejor.

¿Qué razón puede haber para que España no invierta en investigación?

La crisis hizo su papel, esta situación ha hecho que la inversión haya bajado considerablemente. También hay que añadir que en España no se le ha dado a la investigación la importancia que se le ha dado en otros países.

¿Qué aporta la Universidad Loyola Andalucía al estudio de la salud mental?

La universidad tiene un equipo, en el caso de los proyectos de atlas de salud mental, con mucha experiencia con profesores de los departamentos de Psicología y Métodos Cuantitativos. Ahora estamos incorporando a personas del Departamento de Economía para temas de estudios de economía de la salud. Podemos hablar que el área de salud mental es un área potente dentro de la propia universidad. Existen proyectos aprobados como el del ‘Instituto de Salud Carlos III’, también están proyectos con comunidades autónomas y las provincias, por ejemplo, de Vizcaya. En definitiva, creo que la Universidad Loyola Andalucía está aportando su granito de arena al campo de la salud mental porque tenemos proyectos activos y estamos pensando en más para pedirlos a convocatorias internacionales.

La OMS calcula que cerca del 20% de los niños y adolescentes del mundo tienen trastornos o problemas mentales ¿Estaría España capacitada para abordar grandes investigaciones?

La salud mental, dentro de la salud, siempre ha sido poco prioritaria o se le ha dado pocos recursos. En salud mental se podría mejorar mucho, pero existen otras prioridades por las que hacer investigaciones. España no ha llevado a cabo ninguna gran investigación, sí que ha colaborado en proyectos internacionales, pero en España quizá sea pionero el tema de mapas de salud mental.

Por último ¿Existen grandes desigualdades en nuestro país en la distribución de profesionales en el campo de la salud mental? ¿Qué valoración haces de esto?

En España son las Comunidades Autónomas las que tienen las competencias de salud y están coordinadas por el Ministerio de Sanidad. Con las estrategias nacionales del Ministerio, se intenta que la distribución sea equitativa y no creo que la distribución sea desigual en temas de salud mental. Es posible mejorarlo, hay que provocar que la gente vea la investigación como un campo fundamental para los tratamientos a los pacientes, estos pacientes tienen enfermedades crónicas y hay que dedicarles tiempo, para eso hace falta inversión. La otra pata de la que España cojea es la de la financiación, sin recursos no es posible mejorar la situación.

Autor

Loyola And News

Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>