El profesor de Narrativa Audiovisual, Javier Lozano.

Javier Lozano “Es muy importante ser críticos con lo que consumimos en TV”

Javier Lozano es profesor de Narrativa y Estética Audiovisual en la Universidad Loyola Andalucía y codirector del curso de verano de la Fundación General de la Universidad de Málaga en el que se analizará la serie Juego de Tronos como referente del audiovisual televisivo actual. Investigador centrado fundamentalmente en el estudio de las audiencias activas o fans, en cómo se relacionan estos con las series televisivas y cómo se diseñan y consumen las experiencias transmedia, Javier Lozano tiene un especial interés en el mundo del cómic y pone siempre “especial interés en el estudio de género y de la representación en estos medios”.

 ¿Hasta dónde llega la dimensión de Juego de Tronos (HBO, 2011-) hoy? ¿Qué la ha convertido en un “fenómeno”?

Me gusta pensar en la serie televisiva Juego de Tronos como una intersección en la que convergen varios caminos muy interesantes. Voy a intentar resumirlo en tres aspectos que, además, coinciden con varias de las ponencias y mesas redondas que tendrán lugar durante el Curso de Verano que dirijo junto con Irene Raya (Universidad de Sevilla) y Francis Arrabal (Fuera de Series) en la Universidad de Málaga.

En primer lugar,  Juego de Tronos es un producto de lo que se conoce como Quality TV o Tercera Edad de Oro de la Televisión. Independientemente de las etiquetas, las ficciones de hoy en día se caracterizan por heredar la solemnidad e interés económico de las grandes producciones cinematográficas y por una cierta hibridación constante con el drama. Por lo general, estas series se construyen explotando grandes arcos narrativos y cuentan con personajes que huyen de los arquetipos tradicionales y dicotómicos de héroe y villano. Los personajes de la ficción de hoy en día se desmitifican y desdibujan y presentan nuevos e incómodos escenarios en los que el villano puede ser el protagonista de la historia.

En segundo lugar, durante los años de emisión de la serie, Juego de Tronos ha construido y fortalecido su comunidad fan, la ha fusionado con la de los textos originales y, además, ha impulsado todo un derroche de creatividad en forma de memes, comentarios sociales o fan-vids. Además, uno de los aspectos más importantes del fandom de esta serie es su capacidad de análisis: cada capítulo se investiga al detalle, se han creado numerosos podcasts que estudian las series, sus capítulos y sus relaciones con los libros. En definitiva, la audiencia de Juego de Tronos es activa, participativa y protagonizan el tipo de consumo digital conectado globalmente del siglo XXI.

Y en tercero, se trata de los pocos casos en los que la narración adaptada ha adelantado a la narración original. Esto establece mecanismos de adaptación y trasvases de historias y personajes que son muy atractivos para analizar. Desde el punto de vista del guion y la realización la serie plantea cuestiones muy interesantes en su adaptación. Además, las particularidades de la narración literaria, con capítulos centrados en el punto de vista de cada personaje, permiten una focalización interna que no recoge la serie televisiva.

Un ejemplo de todo esto: el debate feminista. Juego de Tronos siempre se ha movido entre los que la consideran como un relato de empoderamiento femenino hasta aquellos que defienden lo contrario.

Analizar los libros teniendo en cuenta estas claves es algo muy interesante. Sin embargo, aún es más interesante detenerse a estudiar las representaciones de personajes, historias y acciones en la versión televisiva. La representación de la mujer, de la violencia hacia la mujer o la inclusión de personajes de diversidad cultural y sexual pasa bajo la lupa de unos nuevos creadores que interpretan y representan la historia de Martin.

“Las ficciones de hoy en día se caracterizan por heredar la solemnidad e interés económico de las grandes producciones cinematográficas y por una cierta hibridación constante con el drama”

En definitiva, lo que pretendemos con este curso es enseñar las herramientas para analizar una serie teniendo en cuenta diferentes perspectivas: género, política, audiovisual, producción, etc. Creemos que estas claves entrenan nuestro ojo crítico y son muy necesarias para afrontar el aluvión de productos ficcionales a los que estamos expuestos hoy en día.

¿Por qué hay un incremento de seguidores de series frente a los espectadores de cine?

En realidad, lo que está ocurriendo es, más bien, un cambio en el panorama de consumo de productos ficcionales. Lo portátil gana terreno a las pantallas fijas. Lo móvil gana terreno a la pantalla grande. La aparición en España de plataformas VOD como Netflix, HBO o Amazon ha sacudido (aún más) los hábitos de consumo audiovisual. En este terreno, las series televisivas son la nueva bandera del consumo ficcional.

Las series (televisivas o no) permiten dilatar la historia en diferentes episodios y personajes. Esta dilatación de historias y su construcción es heredera de las historias de folletines literarios e incluso de los primeros seriales cinematográficos (el cine, en su época temprana, experimentó siendo series) y permite, al mismo tiempo, una construcción más duradera y en el tiempo de comunidades fans.

Las series son productos vivos que van creciendo poco a poco y paralelamente a sus comunidades fans y a los espectadores que las integran. Este efecto es mucho más fuerte en series que en películas. Por eso, precisamente, el cine explota continuamente el concepto de saga que no es más que transformar en clave “serial” una secuencia de películas, como ocurre con Star Wars o Harry Potter.

 ¿Qué papel juega realmente el transmedia en todo esto?

Con el transmedia todo esto da un salto más lejano y profundo. Aunque el concepto de transmedia no es nada nuevo sí que lo es cómo se está entendiendo hoy en día el consumo (y por tanto producción) de contenidos ficcionales. La narración transmedia consiste en extender el universo de la historia principal en otras historias paralelas interconectadas que enriquecen la experiencia del consumidor. El Ministerio del Tiempo (TVE, 2015) lo está haciendo muy bien en España: la historia de la serie se amplía mediante podcasts, cómics, experiencias webs etc… Cada una de estas historias “satélite” refuerza y enriquece la historia principal de la serie.

El espectador de hoy en día está “hambriento” y disfruta consumiendo y visitando universos diferentes. Si antes consumíamos historias, ahora tenemos la oportunidad de visitar universos enteros de historias como ocurre con la saga cinematográfica de Marvel. El transmedia lleva la serialidad y la dilatación de las historias a un nivel superior en el que es vital la participación de audiencias activas que construyen y deconstruyen el puzzle de la historia.

“Las series son productos vivos que van creciendo poco a poco y paralelamente a sus comunidades fans y a los espectadores que las integran”

Como especialista, ¿qué opinas acerca de la polémica en torno al personaje de Wonder Woman (Jenkins, 2017)?

Aún tengo que verla, pero es muy interesante lo que ha sido capaz de poner sobre la mesa Wonder Woman. Estamos hablando de una película de Hollywood de gran presupuesto (blockbuster);  de estreno veraniego y que explota y expande la franquicia de superhéroes de DC/Warner.

Teniendo esto en cuenta, es muy relevante que  Wonder Woman esté dirigida por una mujer (y no un hombre). Que sea protagonizada por una mujer (y no un hombre). Que reintroduzca a la mujer como superhéroe (tras tantos años en el rol secundario) y, además, que juegue con guiños feministas (y me temo que de ahí no pasa) que miran al “mundo de los hombres” con cierto asombro y rechazo.

Creo que eso es lo realmente heroico en esta película. El mundo del cine y la televisión es un mundo masculino que consume y diseña principalmente productos con historias muy androcéntricas. Si bien es cierto que la representación de la mujer en cine y televisión parece haber mejorado, esto no es más que “una ilusión”. Los discursos ficcionales son más cuidadosos ahora en cómo cuentan sus historias pero sigue primando una representación de la mujer como personaje que gira siempre y en última instancia en torno a un personaje masculino.

Aunque me temo que la historia de la película de Wonder Woman no será radicalmente feminista y rompedora (como lo fue su versión original en cómics) sí que es importante por los puntos enumerados anteriormente. En un mundo en el que solo dos mujeres han ganado el premio a mejor directora en Cannes (Jane Campion y Sofia Coppola), y en el que un porcentaje muy escaso de lo registrado en IMDB está dirigido por mujeres, Wonder Woman es un logro muy importante.

Según un estudio del Center for the Study of Women in Television & Film, las películas con una mujer en el equipo creativo cuentan con un 57% de mujeres protagonistas en la historia. En el otro lado, en aquellas películas escritas y dirigidas por hombres el protagonismo de las mujeres en las historias es de solo el 18%. Por eso creo firmemente que casos como el de Wonder Woman son importantes para sentar estos temas a la mesa de debate.

“El espectador de hoy en día está ‘hambriento’ y disfruta consumiendo y visitando universos diferentes. Si antes consumíamos historias, ahora tenemos la oportunidad de visitar universos enteros llenos de ellas”

¿Qué series destacas y por qué?

Si me lo permitís, voy a reformular la pregunta: ¿qué series destacas “ahora” y por qué? Siguiendo el hilo de la pregunta anterior, pienso que es muy importante ser críticos con lo que estamos consumiendo. Soy muy enemigo de afirmaciones del tipo “veo la televisión para desconectar”, “veo lo que ve todo el mundo ve”.

La mayoría de series que consumimos en nuestro día a día son un reflejo de una forma de ver y representar el mundo (con sus colores políticos y sus claves sociales) muy masculina. Debemos ser capaces de ver las ficciones televisivas con ojos violetas y feministas: ¿quién está detrás de lo que estamos viendo: guionista/director hombre o mujer? ¿Cómo son los personajes femeninos de la historia? ¿Existen clichés y estereotipos culturales o sexuales en lo que se está representando?

Detenerse a reflexionar estas cuestiones es vital para ejercitar un juicio crítico: lo queramos o no, los medios audiovisuales (y sobre todo las ficciones televisivas hoy en día) influyen en la construcción de nuestra imagen de la sociedad. Pensar lo contrario es precisamente el argumento más repetido de los defensores del heteropatriarcado. Retomando lo que decía más arriba: las series no representan la realidad sino que representan una imagen (como toda ficción) de la realidad (en este caso, mayoritariamente masculina).

“En el discurso de ficción sigue primando una representación de la mujer como personaje que gira siempre y en última instancia en torno a un personaje masculino”

 

¿Cuál recomendarías para este verano?

Conectando con lo anterior, me gustaría destacar algunas series recientes creadas por mujeres y protagonizadas por mujeres que escapan a ese male gaze (visión masculina) y que, bajo mi punto de vista, son un golpe de aire fresco no solo por crear personajes no masculinos empoderados y relevantes sino por toda una serie de aciertos narrativos, musicales, fotográficos etc.

Estas series son Transparent (Amazon, 2014-) y I Love Dick (Amazon, 2016-) de Jill Soloway, Fleabag (Amazon, 2016-) y SKAM (NRK, 2015-2017), serie noruega de Julie Andem. SKAM justo acaba de terminar su cuarta temporada y es una propuesta fresca, divertida, original y que pone el foco en los jóvenes y adolescentes con una perspectiva y visión humana muy positiva. Además, desafía las competencias digitales y transmediáticas de los espectadores que quieran profundizar bien en la historia, lo cual conecta muy bien con lo que discutíamos más arriba.

Por último, y aunque no esté creada por una guionista femenina, sí es muy interesante The Leftovers (HBO, 2014-2017) por lo rara y bella que es al mismo tiempo y por su recta final, donde la actriz Carrie Coon le da la vuelta a todo y la mujer se convierte en el centro de todo el relato.

Los alumnos, protagonistas

 Javier Lozano habla con pasión del trabajo de sus alumnos y alza la mano para reivindicarlo: “no me gustaría dejar pasar esta oportunidad para destacar el trabajo que, ahora mismo, están haciendo tres alumnas y un alumno con su Trabajo Fin de Grado en Comunicación.

Patricia Carreras está investigando sobre la representación de género en la obra de Soloway. Sara Valenzuela sobre la construcción de audiencias activas o fans, Marina Espino sobre la dilatación y reciclaje de las historias en sagas cinematográficas y Alejandro Sánchez sobre transmedia en España. Creo que ellos pueden ser el auténtico relevo del debate teórico y académico sobre estos temas centrales hoy en el panorama cinematográfico y televisivo”

El fenómeno de Juego de Tronos

Javier Lozano es, junto a Irene Raya, codirector del curso “El fenómeno de Juego de Tronos”, una de las citas más destacadas de la programación de los cursos de verano de la Universidad de Málaga. En este curso participan también los integrantes de la Liga de Investigadores en Comunicación, una iniciativa de varios docentes e investigadores de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla y de la Universidad Loyola Andalucía. Benalmádena acogerá esta cita, indudablemente atractiva, entre el 18 y el 21 de julio próximos.

 

  • Portada

Autor

Francisco José Bocero

Director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. Twitter: @pacobocero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Jul 2017 » loading...
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31