Noticias

Sevilla

Córdoba

Innovación educativa para construir sueños

La innovación es una de las características de los currículos formativos de la Universidad Loyola. Una de las preocupaciones del profesorado es buscar vías que hagan más atractivos algunos de los contenidos y asignaturas más arduos de los grados. Es el caso de Carmen Prado, profesora del grado de Psicología,  quien tras tres cursos académicos impartiendo ‘Intervención en Psicología del Trabajo y de la Organizaciones’ e indagando en la necesidades e inquietudes del alumnado, decidió rediseñar la asignatura y basarla  en proyectos futuros que respondieran a los sueños profesionales de los estudiantes.

Prado percibió desde el primer momento que la mayoría de sus alumnos cursan el grado de Psicología atraídos por el ámbito clínico, educativo o de intervención en proyecto sociales pero están bastante alejados del ámbito organizacional y muy pocos tienen la intención de dedicarse a los Recursos Humanos, área a la que está dirigida su asignatura. Con el objetivo de hacerla más atractiva les animó a soñar con aquellos proyectos en los que querrían implicarse una vez estén graduados y a partir de ahí transmitirles la necesidad de gestionarlos como propios y desde el punto de vista de la aplicación de todas las prácticas de Recursos Humanos.

La empleabilidad del alumnado es uno de los pilares de la Universidad Loyola así que el proyecto planteado se alinea con los objetivos estratégicos de Loyola, acercar a los alumnos a la realidad laboral. Carmen Prado, profesora asociada, acoge a estudiantes en prácticas en su empresa, Grupo Abastare, y afirma que «es muy gratificante ver cómo son capaces de volcar los contenidos más teóricos aprendidos en el aula. El proyecto del aula aporta un plus para que lleguen a entender la asignatura. Un aprendizaje basado en adquirir realmente las competencia necesarias para incorporarse con éxito al mercado laboral» .

Una formación integral

La acogida por parte de los alumnos ha sido desde el principio muy buena. Trabajar construyendo sus propios sueños de futuro ha sido muy estimulante. El objetivo de la asignatura no era crear un plan de negocios en sí, sino concretar un proyecto que les entusiasmara definiendo la misión, la visión y los valores del mismo. A partir de este punto, el alumnado ha tenido que trabajar todas la áreas de los RRHH y ha construido sus proyectos con el feedback constante de la profesora.

La Universidad Loyola hace un gran esfuerzo por dar a los alumnos una formación integral, en la que no solo interviene el PDI de cada Grado, sino otros servicios como el SED o el Servicio de Carreras Profesionales, desde el que se ofrece orientación laboral y programas de emprendimiento a los estudiantes.  Carmen Pardo estableció  sinergias con compañeros de otros departamentos para rentabilizar los esfuerzos y  maximizar los resultados obtenidos por la Universidad y en especial por sus estudiantes y los trabajos que estaban realizando. Fruto de este interés es la participación de algunos de los proyectos del aula en el concurso Ideas Loyola convocado por Loyola Initiatives, siendo la primera vez que el alumnos del grado de Psicología participan es esta conocida convocatoria orientada al emprendimiento universitario.

Grandes resultados

Carmen Prado destaca el gran trabajo que han realizado todo su alumnado pero especialmente destaca al equipo ganador del concurso Ideas Loyola: “Gimnasio Mental APE”, cuya misión es atender el estrés y ansiedad de los estudiantes a partir de la enseñanza secundaria. Carmen María Esteban, Helena Moreno, Lucía Páez , Isabel Sarricolea, Marta Serena y Lucía Velasco son las componentes del equipo que  ya están inmersa en otro programa de emprendimiento,  Loyola Bridge y siguen desarrollando su proyecto para hacerlo realidad. 

Otros proyectos también muy innovadores han sido “Connect to You”, que destaca por usar la tecnología para atender la necesidad social de relacionarse que tenemos las personas, conectándolas según sus hobbies; “Lo tuyo es puro teatro”, que vincula el teatro al desarrollo de habilidades; “Gabitech», que atiende a la problemática cada vez más frecuente de adicción a las NNTT y a las redes sociales, o “Sensplora”, que pretende educar a los jóvenes emocionalmente y en hábitos saludables en el área de las relaciones sexuales.

Han participado otros proyectos más tradicionales pero no menos interesantes como “Iuris Mentem”, que da servicios en el área clínica y forense, o el proyecto de “Clínica Conócete”, que también conforma un equipo profesional interdisciplinar abarcando desde la psicología clínica a la psicooncología o la neuropsicología. Por último, un proyecto que llamó mucho la atención fue el que planteó un grupo sobre una cooperativa, aprendiendo también mucho de cómo funcionan las empresas de economía social, “Cooperativa El Tejaito”, de aceite andaluz.

Proyectos enfocados a atender necesidades reales

Marta Serena, una de las integrantes del equipo de Gimnasio Mental explica que «elegimos este proyecto porque veíamos la necesidad de crear un servicio donde todo estudiante se sienta integrado y valorado, solucionando así todo problema que pueda presentar a lo largo de toda su etapa estudiantil». Tras su participación y triunfo en el concurso Ideas Loyola, las alumnas están luchando por su proyecto en Loyola Bridge «está siendo un trabajo duro, de constante coordinación con los mentores y entre nosotras, las integrantes del grupo, pero aún así creemos que podemos convertir nuestro proyecto en una empresa real».

María Estrade, Guiomar López , Ángela Arenas, Xiao Xue  y María Ortiz, son las creadoras de «Sensplora».  «Elegimos el ámbito de la sexualidad porque creíamos (y creemos) que es un tema que no tratamos con total normalidad, o que, directamente no tratamos», explica María Ortiz. «Nos enfocamos, sobre todo, en adolescentes ya que es una etapa muy importante en cuanto a identidad sexual, género y el descubrimiento de la propia sexualidad».

Respecto lo que les ha aportado esta innovadora forma de plantear las clases, María, también lo tiene muy claro «desde el punto profesional hemos visto como funciona una empresa desde dentro, lo que nos ha facilitado mucho el aprendizaje y la retentiva del contenido. Por otro lado, a nivel personal, hemos fomentado la empatía las unas con las otras, hemos tenido que aprender a organizarnos mejor, además de aprender a escuchar y tolerar opiniones contrarias. A modo de resumen se podría decir que hemos adquirido competencias que, a lo mejor, si Carmen hubiera impartido las clases de una forma «tradicional», no las tendríamos»

Aproximación al mundo laboral

Iuris Mentem, un gabinete de psicología clínica y forense, ha sido el proyecto de Inmaculada Angorrilla, Marcelo Gómez, Caterina Piscioneri, Ángela Roldán, Florencia Sánchez y Laura Vázquez. Elegieron este proyecto porque la mayoría de sus miembros estudian Psicología y Criminología. Inmaculada Angorrilla explica que «esta nueva modalidad de enfocar la asignatura es muy positiva, te permite aprender de manera práctica,  favoreciendo el aprendizaje  y haciendo los contenidos más fáciles de comprender.  Te permite acercarte a la realidad laboral, además, de aprender conceptos burocráticos que nunca se enseñan. Por otro lado, también nos ha aportado habilidades y competencias personales, por ejemplo, en mi caso me ha aportado una mayor capacidad de trabajo en equipo, organización y liderazgo, ya que era coordinadora del grupo».

Una experiencia de aprendizaje inolvidable

La «Cooperativa El Tejaíto», esta formada por seis integrantes: Diego Guerrero, Blanca Jiménez, Sara López, Lucía Garcia, Carlota Caro, y  María González.El equipo explica que » vimos la oportunidad de poder conocer, crear y desarrollar una empresa dirigida a comercializar un producto que forma parte de nuestro día a día, el aceite.  Nunca nos habíamos parado a pensar cuál era el proceso completo para que el aceite llegara a nuestras mesas, produciéndose de la mejor manera posible,  lo que nos ha permitido conocer  el interior de una organización para que prospere de forma victoriosa en todos los aspectos. Gracias a los conocimientos que obtuvimos en clase pudimos conseguirlo con éxito adquiriendo tanto las competencias como las habilidades necesarias para superar con creces la materia».

Además añaden «hemos aprendido disfrutando además de trabajar y estudiar. Se agradecen estas experiencias de la mano de un profesional, ya que será difícil olvidar el aprendizaje obtenido. Carmen sabe conectar con las personas y transmitir la pasión por su vocación haciéndonoslo llegar de una manera especial».

Autor

Nuria López

Periodista del Servicio de Comunicación, RR.II. y Marketing de la Universidad Loyola. nlopez@uloyola.es Twitter: @Nurialsanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *