El laboratorio de la Universidad Loyola Andalucía cuenta con una impresora 3D

La convergencia entre lo físico y lo digital

Según Richard Stallman, fundador de la Free Software Foundation,  los programas de ordenador son los artificios más sencillos de concebir del mundo, porque cuando ponemos una instrucción a continuación de la otra no debemos preocuparnos por el desgaste que se produce por el rozamiento entre ellas, ni por interferencias ni por resonancias que se generen entre las mismas.

Los comandos cooperan sin necesidad de mantenimiento ni reajustes periódicos. Esto ha permitido, como contrapartida, que la informática haya progresado a un ritmo y hasta unas cotas de sofisticación inimaginables en otras materias más físicas.

Competencias técnicas digitales y físicas

En el sistema formativo en el que me hice ingeniero, hace dos días o dos siglos según se mire, la separación entre las competencias técnicas digitales y las físicas estaban claramente diferenciadas. Había ingenieros con mayor preparación en programación, electrónica, telecomunicaciones, control automático, etc., y, a menudo, tenían aficiones relacionadas con la los contenidos digitales, el diseño gráfico, los interfaces de usuario, las páginas web, etc., mientras que su interés por el mundo físico era más limitado.

Los que exhibían con impudicia sus excesivas pasiones digitales porían acabar etiquetados con el consabido sambenito de “friki”. Había otro tipo de ingeniero, más clásico, más interesado en los sistemas físicos: estructuras, sistemas de fluidos, térmicos, etc.

Estos profesionales transmitían una imagen más seria, con una visión más pragmática y profesional de su formación. Aunque, por supuesto, estas materias generaban el mismo interés y pasión entre sus estudiosos, pero estas aficiones quedaban más en el ámbito privado. Nadie se ponía a hablar de los avances de los programas de cálculo de estructura en las charlas de café.

Una nueva visión de la ingeniería

¿Está quedando obsoleta esta distinción? Cada vez encuentro más argumentos a favor del sí. El principal reside en el acortamiento y simplificación del camino que hay desde los modelos digitales hasta la realización física de los mismos.

El más claro exponente de ellos es la impresora 3D. Sin esta tecnología, la fabricación mecánica consistía en una serie de operaciones, conocidas como mecanizado, que, aunque eran programadas en una especie de robot, requieren un conocimiento profundo de los fenómenos de contacto entre metales, el calentamiento, la lubricación, los tipos de herramientas, los soportes de las piezas y las disposiciones geométricas de las cabezas de mecanizado.

La impresora 3D oculta casi todos esos procesos y nos permite saltar de la pantalla a la realización física casi sin intervención humana.

Otros factores son las mejoras en los procesos de prototipado y fabricación, mejora de las aplicaciones informáticas de diseño, que modelan cada vez más detalles de la realidad y preparan los pasos de manufactura cada vez con mayor autonomía, y por último la calidad y precisión de los sistemas de realización física en general, que da lugar a productos cada vez más cercanos del modelo teórico gestionado por computador.

Un último aspecto destinado a eliminar la barrera entre lo físico y lo digital es la informatización total de la factoría, donde ya es raro encontrar procesos o dispositivos que no estén monitorizados por computadores distribuidos, que a su vez se integran en una red de datos corporativa y se visualizan en tiempo real como acumulaciones de datos en las aplicaciones ofimáticas de los gerentes.

Nuevos itinerarios formativos

La formación de todo ingeniero, sea cual sea su especialidad, debería tener muy en cuenta estas realidades. Quizá haya llegado, incluso, el momento de replantearse la parcelación  especialidades clásicas de ingeniería, concebidas a lo largo del siglo XIX a medida que se desarrollaba la tecnología mecánica, las estructuras, la química, la termodinámica y la electricidad y en el XX con la aparición de la aeronáutica y la electrónica.

Deberíamos concebir nuevos itinerarios basados en la verdadera función actual del ingeniero y de las herramientas que empleará, no digamos en el futuro, sino ya.

Autor

Fabio Gómez Estern

Año 2050. Sentado en un parque, un viejo profesor de ingeniería repasa mentalmente las revoluciones tecnológicas de la primera mitad del siglo XXI. Al hacerlo, se pregunta por las transformaciones sociales, culturales, económicas y medioambientales que éstas trajeron, y sobre el qué se pudo hacer. Alza la cabeza y cruza la mirada con un artilugio volador que en estático silencio levita frente a él. Ambos se adivinan el pensamiento. Este blog servirá al profesor Fabio Gómez Estern, director de la escuela de Ingeniería de la Universidad Loyola Andalucía, de guía en ese viaje retrospectivo, en forma de diminutos 'breadcrumbs''.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« septiembre 2017 » loading...
L M X J V S D
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
Jue 21

Emprendimiento con el Grupo Hotusa

septiembre 21 @ 15:00 - 16:30
Jue 21

Emprendimiento con Córdoba Activa

septiembre 21 @ 15:30 - 17:00
Sab 23

Jornada de convivencia deportiva

septiembre 23 @ 10:00 - 17:00
Lun 25

Presentación de ideas de negocio

septiembre 25 @ 15:10 - 16:50
Mie 27

Business ideas’ presentation

septiembre 27 @ 15:10 - 16:30