Casa Madre e Iglesia de las Hermanas de la Cruz en Sevilla

Por el 19 octubre 2015
Casa Madre e Iglesia de las Hermanas de la Cruz de Sevilla
Pie de foto +

En una casa de los marqueses de San Gil, que fue comprada por las Hermanas de la Cruz en Sevilla, se encuentra la Casa Madre de la Congregación.

Más tarde, se le han unido otras casas colindantes, hasta formar uno de los rincones más conocidos y queridos de Sevilla. Allí vivieron Santa Ángela de la Cruz, Santa María de la Purísima y otras muchas santas desconocidas.

Iglesia de las Hermanas de la Cruz

El corazón de esta casa es la Iglesia, que ocupa el centro de todos los patios y edificios que la rodean. Preside el altar mayor una imagen moderna del Sagrado Corazón de Jesús, y a sus lados la Inmaculada y San José; más abajo, a ambos lados, están las imágenes de Santa Ángela de la Cruz y de Santa María de la Purísima. En un lateral de la Iglesia hay una imagen de San Francisco de Asís (probablemente del siglo XVII).

 

Iglesia Hermanas de la Cruz de Sevilla

En una capilla lateral, abierta a la iglesia, está la Capilla de Madre (imagen): allí se encuentra, en un altar, que como una urna cobija el cuerpo incorrupto de Madre Angelita: es una parte muy importante de este corazón de toda la casa.

Esta capilla y la urna con el cuerpo de la Santa fueron construidos en 1982, con motivo de la beatificación de Santa Ángela de la Cruz.

Más tarde, en la beatificación de la M. María de la Purísima en 2010, se colocó su sepulcro en la pared lateral del pequeño presbiterio de esta Capilla.

Virgen de la Salud

En el altar de la Capilla está la Virgen de la Salud, una pequeña imagen de vestir, probablemente de finales del siglo XIX. Esta imagen estaba en la antigua iglesia de Santa Lucía, muy cerca de la casa en que nació Santa Ángela de la Cruz.

Allí iba ella a rezar desde pequeña, y quedó prendada de esta imagen ante la que recibió las iluminaciones para su vida. En una visión interior, vio a esta Virgen de la Salud, que llevaba en sus manos una cruz y una corona. Con el paso del tiempo fue donada a las Hermanas de la Cruz.

Como la imagen de la Iglesia de Santa Lucía tenía un Niño Jesús en sus brazos, cuando ya estaba en la casa de las Hermanas, decidió la Hª Ana, una de las primeras compañeras, cambiar el Niño por una cruz y una corona, en una ausencia de Sor Ángela: la impresión que recibió al ver a su vuelta el cambio en la imagen fue indescriptible.

Como ella la había visto en su visión interior, la Virgen de la Salud tiene en sus manos la Cruz, signo de las Hermanas, y la corona que se alcanza por medio de esa cruz.

Fernando García S.J.

Fernando García S.J.

Jesuita. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, en donde es profesor de Historia del Arte Oriental en la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Es Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y Académico Correspondiente de la de Bellas Artes de Cádiz y de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez. En 1993 le fue concedida por el Emperador de Japón la cruz de la "Orden del Tesoro Sagrado, con distintivo de Rayos Dorados y Rosetas". En la actualidad es Delegado Diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico de Sevilla.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>