El mediador ha de contar con una serie de herramientas y claves para ayudar a los demás.

Palabras, sensaciones, sentimientos

Cuando empezamos el viaje por este apasionante mundo que es la mediación, nos encontramos alrededor muchos otros viajes cuyo destino parece enturbiar nuestro camino cuando intentamos defender y apostillar que las personas con su actitud deben apostar por la mediación.

Así aparecen conceptos tales como el coaching, la programación neurolingüística, la resilencia, la inteligencia emocional o, incluso, la más reciente el derecho colaborativo.  ¿Esto supone antagonismo o más bien distintas herramientas que podemos tener a nuestro alcance por un mismo fin? En este breve artículo, me gustaría tan solo mencionarlas para llegar a una conclusión, que de una vez aumente nuestra red de conocimientos.

Debemos los profesionales ser conscientes de nuestra aptitud y nuestra actitud. La primera nos faculta, la segunda, nos envuelve. Conciencia, responsabilidad y acción son conceptos que se unen cuando queremos intervenir como profesionales, pero… ¿de qué forma intervenir cuando alguien nos necesita?

  • Si hablamos de coaching, supone acompañar, instruir y entrenar a una persona o grupo con el objetivo de conseguir alguna meta o desarrollar habilidades específicas, que le ayuden a continuar
  • La Programación Neurolingüística (PNL), podemos decir que es una estrategia de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia, dado que existe una conexión entre los procesos neurológicos (neuro), el lenguaje (lingüística) y los comportamientos aprendidos por la experiencia (programación).
  • Cuando nos referimos a la resilencia, la definimos como la capacidad para sobreponerse a periodos de dolor emocional y situaciones adversas. Podemos sobreponernos a contratiempos e incluso salir fortalecidos, pero necesitamos de un proceso dinámico que suponga la adaptación positiva en contextos de gran adversidad
  • Si nos referimos a un término que es muy utilizado actualmente la inteligencia emocional, queremos mencionar la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones , de regular nuestros propios estados de ánimo y evitar que interfiera en nuestra capacidad
  • Y por último aparece el llamado derecho colaborativo, que consiste en un método de resolución de conflictos que prescinde de la tradicional litigación. Los abogados asumen el compromiso de no acudir a los tribunales y sí alcanzar un acuerdo. Si éste no llega, renuncia a defenderlos en juicio.

Cinco términos, cinco realidades, cinco herramientas que pueden ser complementarias y alternativas para un mismo fin, ayudar a los demás, ¿o no es esta la idea que te hizo acercarte a la mediación?

Autor

Francisco Javier Alés Sioli

Abogado y Mediador, Director de la Escuela Sevillana de Mediación desde el año 2007, es Asesor y Delegado en Andalucía del World Mediation Forum, y Embajador de la Paz de la Fundación Argentina CERECO. Se incorpora a la Universidad Internacional Loyola Andalucía como Director del Foro Internacional de Mediadores Profesionales.

Comments

  1. He realizado dos diplomados en PNL, coaching, física cuàntica con la facilitadora Paula Giraldo en Cali Colombia, los hice porque encontrè desarrollo personal y còmo encausar mis proyectos para Colombia, hoy con èste artículo encuentro que tal decisiòn fue mas que acertada y su pràctica me califican para el desarrollo efectivo de la mediaciòn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>