Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

El psicoterapeuta Alberto Moreno Gámez ha impartido una masterclass en la Universidad Loyola Andalucia.

Los estudiantes del Grado en Psicología aprenden las ‘habilidades del buen terapeuta’

El psicoterapeuta de la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas y la Federación Española de Asociaciones de Terapia Familiar, Alberto Moreno Gámez, ha impartido una masterclass en la Universidad Loyola Andalucía titulada: ‘Habilidades del buen terapeuta’. La actividad ha estado organizada por el Departamento de Psicología de la Universidad con el objetivo principal de destacar la importancia que tienen ciertas habilidades para establecer una buena relación terapéutica. La masterclass ha consistido en explicaciones prácticas y juegos de roles, donde se ha mostrado in situ el manejo del lenguaje, la actitud y el clima cálido que debe esforzarse por crear el terapeuta cuando está en una sesión con un paciente.

Habilidades que debe tener un buen psicoterapeuta

Para Alberto Moreno Gámez, las habilidades que debe tener un buen psicoterapeuta son “sobre todo capacidad empática para entender a la persona que tiene delante. Pero sobre todo es un tema de actitud. Se trata de respetar las creencias de la persona que tienes en consulta y de ajustarse a cada usuario. Porque esto de la terapia es un arte, no hay una única manera de hacerlo”. Para ello asegura que, durante una sesión, un psicólogo debe de establecer con su paciente una relación de confianza y respeto, de colaboración y de sinceridad por ambas partes. Las sesiones con pacientes no son siempre fáciles, el obstáculo más grande con el que se puede encontrar un psicoterapeuta en una sesión es que no se produzca “la conexión necesaria entre el psicólogo y su paciente, ni un clima de respeto en el que ambas partes se sientan cómodas para trabajar en la consecución de los objetivos que se planteen con el tratamiento”, explica el doctor Moreno.

La masterclass ha incluido un juego de roles donde ellos mismos han interpretado el rol de paciente o el de psicoterapeuta. Esto les ha ayudado a aproximarse más de cerca al trabajo psicoterapéutico empleando los dos pilares básicos en el entrenamiento en habilidades.

Autor

Francisco Javier Burrero

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. fjburrero@uloyola.es Twitter: @javierburrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias