El Medioambiente y la Nueva PAC 2014-2020

Por el 6 julio 2015
Agricultores más respetuosos con el medioambiente es la propuesta de greening en la última reforma de la PAC
Pie de foto +

Una de las constantes críticas de la PAC a lo largo de sus últimas etapas fue su poca eficiencia en cuanto a la mejora de la prestación de los servicios medioambientales por la agricultura. Es evidente que a lo largo de su historia la PAC ha tenido muchos éxitos en la estabilización del nivel de producción agrícola y en la mejora de los ingresos de los agricultores, pero los servicios medioambientales siempre fue su punto débil.

Con el fin de solucionar este problema la última reforma de la PAC para los años 2014-2020 incluye un nuevo apartado llamadogreening”. Según las previsiones presupuestarias de la Unión Europea (EU) unos 252.000 millones de euros están destinados a los pagos de la PAC hasta el 2020. De esta cantidad el 30% está reservado para los agricultores que apliquen las exigencias de “greening”.

En el caso de España para el 2015, se alcanzarían los 1.453 millones de euros como pagos por este concepto. Para acceder a una parte de este dinero los productores agrícolas deben cumplir una serie de condiciones, entre las más relevantes se puede mencionar la diversificación de los cultivos anuales, necesidad de dedicar un 5% del área cultivada a áreas de interés ecológico y fijación de las superficies dedicadas a los pastos a nivel nacional.

Críticos y defensores de la PAC

En la actualidad el debate entre los críticos de la PAC y sus defensores se vuelve cada vez más duro. Los críticos de la PAC insisten que el 39% (este porcentaje fue reduciéndose gradualmente desde el 73% en el 1985) del presupuesto comunitario (dato de 2013) no puede ser destinado a un sector que produce solo alrededor de un 3% del PIB de la UE, también se culpa a la PAC por la poca orientación hacia los mercados de los productores agrícolas en algunas regiones, impidiendo la modernización de las producciones agrícolas en algunos sectores.

Los argumentos en defensa de la PAC siempre fueron la seguridad alimentaria (asunto muy importante en los años posteriores a la segunda guerra mundial), la extensión territorial que abarca la actividad agraria (cierto es que la extensión territorial del sector agrícola supera con creces la de cualquier otro sector) y el mantenimiento de los ingresos del 20% de la población de la UE que vive en las zonas rurales.

Hasta la reciente crisis económica estos argumentos eran suficientes para justificar el gasto dedicado a la PAC. Sin embargo, la caída en la disponibilidad de los fondos provocada por la crisis ha incrementado la presión sobre todos los gastos presupuestarios de la UE, incluido la PAC como una de las políticas más costosas. Siendo así su última reforma la que pretende dar un nuevo argumento a los defensores de la misma: el pago por los servicios medioambientales.

No obstante, los partidarios de la PAC más amigable hacia el medioambiente critican el apartado degreeningpor tener un presupuesto pequeño y lo tachan de una medida poco ambiciosa. En cualquier caso, hay que decir que es la primera vez que un presupuesto de tal envergadura se dedica a las medidas medioambientales de la PAC y, por supuesto, la idea es seguir avanzando en esta dirección con las posibles futuras revisiones.

Eso no evita que la última reforma deje varias preguntas sin respuesta: ¿realmente las medidas medioambientales propuestas van a mejorar la calidad ecológica de las tierras agrícolas?, ¿es posible que la PAC fomente a la vez la productividad agrícola y conservación medioambiental?, ¿cuál es la contribución de la PAC contra la lucha con el cambio climático que la UE pretende encabezar?

Olexandr Nekhay

Olexandr Nekhay

Profesor adjunto del Departamento de Economía. Licenciado en Economía Agraria por la Universidad Agraria Estatal de Dniepropetrovsk (Ucrania), es Doctor en Economía Agraria por la Universidad de Córdoba. Obtuvo la beca AECI entre 2002-2004. Fue becario FPI en el Instituto de Investigación y Formación Agraria (IFAPA) entre 2005 y 2009. En el año 2009 obtuvo el accésit del premio de Unicaja de investigación agraria. Posteriormente, ha trabajado como investigador para la Comisión Europea (JRC-IPTS) durante los años 2010-2012 e investigador, durante los años 2012-2013, en un Proyecto del Séptimo Programa Marco de la Unión Europea gestionado por la Universidad de Córdoba. Investigador en temas relacionados con la Política Agraria Común, comercio internacional de productos agrícolas y economía agraria andaluza.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>