¿Germinan los famosos “brotes verdes”?

La información que a finales del mes pasado publicaba el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la estimación del avance del PIB correspondiente al primer trimestre de la economía española, confirma las previsiones de crecimiento que se barajaban a finales del año 2014. La economía se encuentra en la línea del crecimiento y según el informe del INE el Producto Interior Bruto ha alcanzado una variación trimestral de 0,9%, lo que supone crecer dos décimas por encima de la variación obtenida en el cuarto trimestre del 2014, elevando así la tasa interanual en este primer trimestre del año a un 2,6%, frente al 2,0% del cuarto trimestre del año anterior.

Este crecimiento, pronosticado también para el medio plazo, está sustentado en factores nacionales e internacionales. Entre los más importantes se encuentra el mayor dinamismo de la demanda interna provocado por la inversión de bienes de equipo y por el consumo de los hogares, los cuales apuntan un mantenimiento del dinamismo mostrado en el último trimestre del 2014, según los índices de confianza de los hogares y de los comerciantes minoristas, elaborados por la Comisión Europea, que apuntan que este ritmo expansivo se prolonga en el primer trimestre del año. Otros factores sustentadores de este crecimiento son la depreciación del tipo de cambio del euro, la caída del precio del petróleo, las exportaciones y el carácter más expansivo de la política monetaria del Eurosistema.

Incertidumbre en la economía

Por todo esto, y después de mucho tiempo de malas noticias, es hora de un respiro, y qué mejor forma que con las ya mencionadas sorpresas positivas que se están dando en nuestro entorno, germinando, ahora sí,  los famosos “brotes verdes” en nuestro país. Con esto podría terminar y de esta forma respondería a la pregunta que le da título a este artículo, pero ya que no estamos acostumbrados a estas buenas noticias, sigo pensando y me pregunto, ¿seguirán estos “brotes verdes” creciendo con las correspondientes vitaminas o por el contrario están germinando en un suelo no apto para ello?

Siento ser la que pare la fiesta de las buenas noticias, y es que estos factores a los que he llamado sustentadores, están basados en la incertidumbre de la economía, que puede provocar la paralización del crecimiento español si algunos de ellos revierten su tendencia.  No creo que podamos lanzar las campanas al vuelo por los recientes datos de despegue económico en nuestro paísnecesitamos afianzar este crecimiento con medidas de cambio de estructura que puedan tener un carácter más permanente en el tiempo y que no condicionen el crecimiento a un potente pero inestable factor como puede ser por ejemplo el consumo interno.

Autor

Mª Carmen Delgado

Profesora auxiliar del Departamento de Economía. Licenciada en Economía por la Universidad de Granada y Máster en Economía y Evaluación del Bienestar, es Doctora en Economía por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Ha sido profesora en la Universidad Pablo de Olavide desde el año 2011 e investigadora en la Comisión Europea (JRC-IPTS) durante el año 2012. Trabaja con el Grupo de Investigación CLIMAMODEL (Modelos Multisectoriales para el Cambio Climático) en la aplicación de la metodología de las Tablas Input – Output, Matrices de Contabilidad Social y Modelos de Equilibrio General Aplicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>