Elena, Jessica y Marta ganan el Concurso Ideas de Negocio Campus Córdoba con unas gafas virtuales para el tratamiento de fobias.

Tres estudiantes de Psicología ganan el Concurso de Ideas de Negocio 2015 en Campus Córdoba

Con un proyecto de gafas virtuales para tratamiento de fobias, Jessica Vegas, Elena Muñoz y Marta Meléndez se tomaron el concurso como un reto y tras cambiar en dos ocasiones su modelo de negocio consiguieron desarrollar un producto mejorado y competitivo en el mercado.

¿Qué mueve a tres estudiantes de Psicología a participar en un concurso de emprendimiento?

Nosotras, desde el principio,  nos lo tomamos como un reto. Queríamos participar, aprender y además queríamos ganar.  Hemos cambiado en dos ocasiones el modelo de negocio porque no funcionaba y  en vez de desanimarnos hemos seguido trabajando hasta encontrar un producto innovador  que tuviera relación con nuestra futura profesión, la psicología. Sabíamos exponer y vender el producto, sólo teníamos que encontrar una buena idea que funcionase y al final la encontramos.

¿Qué habéis aprendido de la experiencia?

Muchísimo. Nosotras no teníamos ni idea de cómo se desarrollaba un modelo de negocio y mucho menos desde el punto de vista económico. Los presupuestos, los inversores, todo eso nos era ajeno. Hemos sabido encontrar y analizar a nuestra competencia y también detectar quienes pueden apoyar el proyecto. En el concurso hemos conocido a importantes emprendedores de los que hemos aprendido mucho, Bartos Cañete y Fuensanta Galán han sido estupendos y siempre nos han animado a seguir trabajando.

¿Por qué os decidisteis por la idea de las gafas de realidad virtual?

Al principio estábamos muy desorientadas. Nuestra idea inicial era crear un restaurante con tablets incluidas en las mesas para gestión de pedidos pero cuando lo presentamos era inviable por cuestión de inversión. Los tutores del proyecto nos aconsejaron buscar algo que tuviera que ver con nuestra formación y también nos comentaron que el negocio no tenía que ser totalmente innovador sino que podía ser la mejora de un producto ya presente en el mercado. Así que nos pusimos a pensar y a buscar y vimos que las gafas existían pero que no cubrían todas las necesidades de un psicólogo. Nuestra propuesta era programarlas para que tuvieran distintos niveles que se adaptaran a las necesidades del paciente tras la evaluación del psicólogo y además mejorar los gráficos que eran deficientes.

¿Animarías a los alumnos de Loyola a participar en el concurso?

Por supuesto. La experiencia ha sido estupenda y además aprendes muchísimo. No importa el grado que se estudie porque el emprendimiento puede llevarse a cabo en cualquier profesión. Hay que trabajar mucho y dedicarle horas pero merece la pena arriesgarse. Lo que hay que tener claro es que la idea hay que pensarla y trabajarla mucho para que nada te pille desprevenido.

Y después de ésto ¿os veis en el futuro como emprendedoras?

Yo lo tengo muy claro, responde Jessica. Se necesitan personas con ideas nuevas e innovadoras y con mucha motivación y a mí me gustaría desarrollar mi propio negocio. Elena y Marta no están tan seguras pero no cierran la puerta a nada.

Autor

Nuria López

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. nlopez@uloyola.es Twitter: @Nurialsanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>