Blogs Temáticos

La función financiera de la empresa

Por el 4 septiembre 2016
Blog de ética y finanzas
Pie de foto +

Definir un coche como un instrumento que, alimentado de carburante, transporta fundamentalmente a las personas no parece muy útil, técnico o científico, pero de forma muy similar comienzan la mayoría de los manuales sobre finanzas.

En esta primera entrada describiremos básicamente las características elementales de la función financiera de la empresa y su relación con la ética.
Desde el punto de vista financiero la empresa sería un instrumento que capta recursos entre inversores, accionistas, bancos y proveedores.

funcion financieraEstos recursos son invertidos siguiendo el objeto social empresarial y obteniendo una rentabilidad con la que pagar un coste por el capital captado.

Como indican Brealey, Myers y Allen en sus Principios de Finanzas Corporativas, las corporaciones tienen que responder dos preguntas financieras generales: ¿qué inversiones debe hacer la empresa?, y ¿cómo se pagan dichas inversiones? La primera pregunta tiene que ver con gastar dinero; la segunda, con conseguirlo.

La clave de la supervivencia empresarial a largo plazo se sustenta en que la rentabilidad obtenida sea superior al coste que se debe pagar por los recursos utilizados o lo que se conoce como creación de valor en la empresa.

El Departamento Financiero

Función financiera de las empresas¿Dónde se realizan y coordinan las principales actuaciones financieras en la empresa?

Tradicionalmente, el departamento financiero se ocupa del control de la gestión, generando la información financiera, su análisis y la planificación de las inversiones a realizar y los recursos a captar; así como de la gestión propiamente financiera, trabajando con las cuentas a cobrar, a pagar y la tesorería que se genera.

Las Decisiones Financieras

Pero, ¿cómo se toman las decisiones financieras en la empresa? La primera decisión es seleccionar las inversiones que debe realizar la empresa. La segunda es localizar los recursos financieros necesarios para realizar las inversiones, lo que puede alterar la inversión planteada. La tercera gran decisión financiera es decidir la política de remuneración, proponiendo a los accionistas una distribución de los resultados obtenidos (si existen beneficios y flujos de caja positivos, devolverlos o reinvertirlos).

El Director Financiero

¿Quién toma las principales decisiones financieras que afectan a la empresa? Sin duda, estamos ante la figura del director financiero, CFO (Chief Financial Officer) que, si no puede asumir directamente las decisiones, al menos es el responsable técnico de proponerlas a los directores generales, presidentes ejecutivos o consejos de administración.

Ética y Finanzas

Hasta aquí todo sencillo y muy parecido al mundo de la física o la mecánica, por aquello de volver al símil automovilístico, pero todo se complica cuando advertimos que la toma de decisiones, en organizaciones formadas por personas, puede afectar a la variable ética.

En el entorno empresarial suele prevalecer la creación de valor para el accionista sobre cualquier otro objetivo. Los tres principales motivos de esta situación serían:

  1. Predominio de los inversores institucionales (fondos de inversión, entre otros) muy interesados en maximizar sus resultados financieros a corto plazo.
  2. Mercado muy activo de compraventa de paquetes accionariales de control, que hace precaria la posición de un equipo directivo que produzca beneficios inferiores a la competencia o a los esperados.
  3. Difusión de un clima intelectual que legitima la maximización del beneficio como objetivo último de la empresa con un único límite, la legalidad.

Parece lógico pensar que la empresa debe atender a consideraciones técnicas que conducen a obtener el mayor beneficio posible dentro de la ley. El problema es que la obtención de los beneficios no es un objetivo sino una consecuencia.

Los objetivos de la empresa son la producción de bienes y servicios, la satisfacción de los clientes, producir con eficiencia, una política de personal adecuadas, etc. Pero esta solo es una opinión.

Para terminar esta primera entrada, les dejo algunas cuestiones para reflexionar:

¿Están justificadas siempre la toma de decisiones legales, maximizadoras del beneficio o en cumplimiento del mandato de un superior (jefe, director o consejo de administración)?

¿Son compatibles las decisiones éticas con la maximización del valor de la empresa o su supervivencia?

Estas cuestiones nos introducen en las próximas entradas, en las que iremos trenzando temas financieros y sus repercusiones éticas.

Autores: José Manuel Martín y José Antonio Arcenegui, profesores del departamento de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Loyola Andalucía.

 

Referencias:

Arcenegui, J. (2005): El moderno papel de la auditoría Interna en el marco del gobierno corporativo: estudio de las recomendaciones del Comité de Basilea al caso de las entidades financieras. FUNCAS.

Berk, J.  y DeMarzo, P. (2008): “Finanzas Educativas”. Pearson Educación.

Bravo, M.; Lambretón, V. y Márquez, H. (2010): “Introducción a las Finanzas”. Pearson Prentice Hall.

Brealey R., Myers, S. y Allen, F. (2010): “Principios de Finanzas Corporativas”. McGraw-Hill.

Durbán, S. (2008): “Dirección Financiera”. McGraw-Hill.

Mascareñas, Juan (2007): “Introducción a las finanzas corporativas”. Monografías de Juan Mascareñas sobre Finanzas Corporativas. Disponible aquí.

Ross, S.; Westerfield, R. y Jaffe, J. (2012): “Finanzas Corporativas”. McGraw-Hill.

J. A. Arcenegui y J.Martín

J. A. Arcenegui y J.Martín

En este espacio compartiremos artículos técnicos y de reflexión, opiniones de otros profesores y enlaces a contenidos de interés para estudiantes y profesionales sobre ética y finanzas.

23 Comentarios

  1. Javier Sara Contreras

    6 septiembre, 2016 at 9:56

    1-No siempre estan justificadas, ya que puede que tus acciones repercutan negativamente sobre terceros.

    2-Generalmente no ya que la empresa busca obtener maximo beneficio(maximizar el valor de la empresa),sin pensar en las consecuencias
    que pueden tener,aunque estan dentro de la legalidad pueden ser poco eticas las deciciones tomadas para la supervivencia de la empresa.

  2. Eduardo

    6 septiembre, 2016 at 11:23

    Respecto a la primera pregunta, el trato no ético que reciba nada más que un cliente puede conllevar consecuencias públicas y no tendrán el nombre de una persona que ejerza esa conducta en particular, sino de la empresa o banco en general. La fama de una empresa o banco no se basa solo en una buena gestión de los recursos sino en el valor añadido que puede llegar a dar, y eso solo lo percibe el cliente, si el cliente no percibe esa cercanía,ese trato, no se puede durar en ningún sector.
    En referencia a la segunda y como el texto dice, ”puede afectar la variable ética” no es una certeza, se puede mantener una conducta ética y maximizadora del beneficio, pues una conducta no ética no implica la maximización del beneficio ni viceversa.

  3. Pedro Pablo Castro

    6 septiembre, 2016 at 13:52

    1.-El fin no siempre justifica los medios, por lo que podríamos decir que no siempre las decisiones legales o que maximicen el beneficio tienen porque ser éticas o morales.
    2.-La maximización del valor de una empresa puede ser perfectamente compatible con los valores éticos. Lógicamente una empresa tiene que buscar la creación de valor de la misma pero manteniendo unas bases morales. Una empresa no puede perjudicar a terceros mediante sus acciones, sea cual sea el fin de ésta.

  4. Miguel Valdecantos

    6 septiembre, 2016 at 16:06

    1º Pregunta:
    – Desde un punto de vista ético, no siempre están justificadas dichas decisiones, que aun siendo legales, pueden generar ciertos problemas tanto a componentes de la empresa, ajenos a repercusiones sobre la maximización de beneficios, como a terceras personas. Mi opinión sobre la justificación de dichas decisiones “legales”, es que, aun generando problemas a otras partes, muchas veces estas nacen por la propia supervivencia de la empresa, por lo que el tema a tratar es bastante complicado, tendríamos que ponernos en la piel del directivo que toma la decisión para responder a esta pregunta.
    2º Pregunta:
    – Por supuesto que sí, pero dicha maximización debe de ser a largo plazo. El problema radica cuando la competitividad entre empresas en los mercados actuales es tan elevada, que los “empresarios” ciegan sus ojos con tal de conseguir el beneficio más fácil y rápido. Por lo que la solución sería educar, cada vez más, a las nuevas generaciones sobre el uso de una buena ética en las prácticas empresariales para que el problema se reduzca poco a poco.

  5. Alejandro Aguilar de Dios López

    6 septiembre, 2016 at 17:50

    En mi opinión y en respuesta a la primera pregunta (¿Están justificadas siempre la toma de decisiones legales, maximizadoras del beneficio o en cumplimiento del mandato de un superior?) yo diría que el hecho de que una acción esté legalmente aceptada no la convierte en una acción ética, e incluso diría que aún siendo legal puede tratarse de una acción perjudicial para las personas relacionadas a esta. Con respecto a la segunda cuestión (¿Son compatibles las decisiones éticas con la maximización del valor de la empresa o su supervivencia?) mi opinión es que si, que por su puesto que puede ser perfectamente compatibles, lo que ocurre es que no siempre ocurre así y por ello hay que ser muy conscientes de las medidas que se adoptan y de las consecuencias que pueden traer, no perdiendo de vista nunca los valores éticos.

  6. Rosa Maria del Rey Sánchez

    13 septiembre, 2016 at 19:10

    La ética está muy por encima de la legalidad, aunque los errores en los negocios
    pueden olvidarse, los malos comportamientos éticos acaban con las carreras y la
    credibilidad de quienes los realizan.
    El suceso más dañino que puede experimentar un negocio es una pérdida
    de la confianza pública en su comportamiento ético.
    Ya lo dijo una vez Quevedo: “Quien pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y pierde la honra.”

  7. José Roldán

    13 septiembre, 2016 at 19:22

    1- Desde un punto de vista ético pude ser que no este bien, pero soy de las personas que piensan que el fin justifica los medios. Hay que hacer los posible por el mantenimiento de la empresa.

    2- Pienso que lo deprisa y corriendo raramente suele salir bien, las carreras de fondo son mas interesantes. Mantenernos a largo plazo tiene que ser nuestra finalidad.

  8. Jose Luis

    14 septiembre, 2016 at 20:32

    1.- La toma de decisión para maximizar un beneficio no es poco ética en si misma sino sus posibles consecuencias.
    Por ejemplo, la presión para conseguir objetivos puede ser ética, pero si es excesiva puede tener como consecuencia la actuación poco ética de los empleados, que van a priorizar su estabilidad a la moralidad de su actuación.
    En consecuencia, dicha actuación de los empleados provocará una valoración poco ética de la empresa.

    2.- Las decisiones éticas de la empresa deberían ser compatibles con unos buenos resultados, pero dependerá de la concienciación de sus clientes o accionistas. Si unos y otros sólo valoran su propio interés, de poco servirá la ética de la empresa

  9. Julián Gálvez

    16 septiembre, 2016 at 21:08

    En primer lugar, la toma de decisiones no siempre está justificada, ya que esa decisión puede afectar negativamente a otra persona o a un colectivo en general, aunque con esta tengamos un incremento de nuestro beneficio.
    En segundo lugar la ética empresarial es compatible con el incremento de valor de la empresa, ya que con el simple hecho de tener una ética correcta basada en el respeto a posibles clientes, proveedores, competidores, medioambiente, etc, el valor de la empresa aumenta, y esto se puede ver reflejado en los resultados económicos.

  10. Francisco Perpiñá Llorca

    28 octubre, 2016 at 13:22

    Respecto a la primera pregunta, una acción realizada para maximizar el beneficio de una empresa puede ser que conlleve una problemática ética a la persona que la realiza, pues esta podría ser considerada como negativa para otros ajenos a su empresa, por lo que, desde mi punto de vista, no toda acción puede estar justificada si pone en riesgo la ética moral.

    En relación a la segunda cuestión, mi opinión es clara, no son compatibles, aunque dependiendo de la importancia y tamaño de la empresa podría serlo. Para ello me baso en las conclusiones que obtuve en mi Trabajo de Fin de Grado relacionado con la ética empresarial. Un fraude puede acabar suponiendo un coste para la empresa 500 veces mayor que el importe de lo defraudado. Para una empresa sin mucha importancia esto pondría muy en duda su supervivencia, pero, en mi estudio analicé el Dieselgate de Volkswagen y aunque sufrió multas y pérdidas por provisiones descomunales fue capaz de sobreponerse y conseguir volver a beneficios consiguiendo así sobrevivir.

    Como solución a este problema, el arma más eficaz es la educación de todos y cada uno de los empleados de una empresa, ya que al final será cada persona la que decida cometer o no una acción eticamente cuestionable.

  11. María Campos

    30 octubre, 2016 at 12:45

    1ª Pregunta: Desde mi punto de vista están justificadas legalmente sí, pero creo que esa justificación no es suficiente ya que a veces pueden implicar consecuencias muy negativas para los trabajadores, proveedores, clientes, etc. No obstante, en una empresa a veces hay que tomar decisiones muy complicadas para que ésta pueda seguir adelante.

    2ª Pregunta: La ética es fundamental en los negocios, las empresas que no apliquen los principios éticos serán fuertemente penalizadas por los consumidores, por tanto, esto debe compatibilizarse con la creación de valor, que es el fin de toda empresa.

  12. Beatriz Pérez Gutiérrez

    30 octubre, 2016 at 23:07

    En primer lugar, pienso, que las distintas tomas de decisiones para conseguir determinados objetivos, no siempre están justificadas. Ya que desde un punto de vista ético, a pesar de estar dentro de la legalidad, hay decisiones que pueden tener consecuencias negativas para terceros.

    En segundo lugar, es cierto, que en muchas ocasiones no son compatibles. Pero en mi opinión, la empresa debería buscar esa maximización del beneficio de acuerdo con sus bases morales.

  13. Jorge López Martínez

    31 octubre, 2016 at 13:58

    1. Una decisión y sus consecuencias pueden estar justificadas a nivel legal y empresarial pero no a nivel ético ni social. Lo mismo puede suceder al contrario, aunque generalmente, las decisiones justificadas a nivel ético y social suelen estar justificadas también a nivel legal, y en menor medida empresarial.

    En el entorno actual más que nunca, las decisiones de un directivo deben tener en cuenta las consecuencias sobre la sociedad o sus empleados puesto que no hacerlo puede generar grandes perjuicios a largo plazo en sus resultados así como en su imagen pública.

    2. Los valores y prácticas que conforman la ética empresarial y la responsabilidad social corporativa son claves en las estrategias de maximización de valor de las empresas líderes de la actualidad.

    El grado de contribución a la maximización de beneficios derivado de estas prácticas dependerá del tipo de empresa, su modelo de negocio y tamaño así como la importancia de los agentes externos sobre sus negocios.

  14. Rodrigo Ortiz Gamito

    31 octubre, 2016 at 14:56

    El uso de la palabra “siempre” en la pregunta, ya nos hace ver que la respuesta no va a ser que si, no siempre se van a poder justificar las distintas tomas de decisiones para conseguir determinados objetivos, desde un punto de vista legal, puede que si, pero sobrepasando los valores de la empresa y actuando contra la ética, a medio-largo plazo traerá consecuencias más negativas, donde los clientes pueden sentir el afán por el beneficio por parte de la empresa y el descuido de sus productos o de su atención al cliente.

    Con relación a lo anteriormente dicho y en relación con la segunda pregunta, las decisiones éticas de una empresa deben permitir maximizar sus beneficios y por lo tanto la supervivencia de esta, siempre que no descuiden ninguno de los otros factores importantes de una empresa.

  15. Ignacio Sánchez Morote

    31 octubre, 2016 at 18:31

    No todo lo legal tiene por qué ser moral o ético, ya que, depende de la percepción de cada persona. Por ejemplo, una persona puede opinar que no es ético jugar con las cuentas anuales, dentro de la legalidad de la contabilidad, modificando partidas como la amortización. Así mismo, nuestro superior no siempre tiene porque llevar la razón. Puede cometer errores y puede tener una percepción distinta a la nuestra sobre qué es ético y qué es moral.

    Maximizar beneficios o intentar sobrevivir no implica ir en contra de la ética. Es cierto que en algunas circunstancias se recurren a acciones poco defendibles por avaricia o desesperación, sin embargo, esto no implica que las decisiones éticas no sean compatibles con la maximización de beneficios o la supervivencia de la empresa.

  16. José Gutiérrez Soto

    1 noviembre, 2016 at 18:19

    En mi opinión, debemos situar ambas preguntas en el contexto de la presión que existe dentro de las empresas, encaminada a obtener el mejor resultado posible.

    Tomando como consideración la premisa anterior y en relación a la primera pregunta, podemos prever que los trabajadores podrían andar sobre los límites de la legalidad para poder marcar esa diferencia que les beneficie. No obstante, esas acciones pueden ser en ocasiones, cuanto menos, cuestionables, sobre todo aquellas que puedan perjudicar a terceros. Por lo tanto, considero que no se puede justificar cualquier acción que se realice para cumplir las tareas encomendadas, ya que siempre hay que tener un criterio y unos valores que no se deben ver alterados a la hora de cumplir nuestras obligaciones.

    En relación a la segunda pregunta mi respuesta sería SÍ, una empresa puede maximizar su valor si cumple con decisiones éticas durante su actividad. Debemos considerar que hay empresas que en ocasiones puedan saltarse esta condición para lograr ”por el camino corto” estos resultados; pero desde mi punto de vista, el hecho de que una empresa sobreviva o tenga un valor alto está más relacionado con tener una gran experiencia en la materia y tomar decisiones adecuadas (incluso si este puede ser un camino más largo) que realizando acciones dudosamente éticas.

  17. María Gutiérrez Sánchez

    1 noviembre, 2016 at 19:26

    1.- Desde mi punto de vista, las personas encargadas de tomar este tipo de decisiones pueden verse ante un debate ético en muchas ocasiones. Es cierto que algunas decisiones pueden tener graves consecuencias negativas para terceros, pero hay que tener en cuenta que a veces hay que tomar decisiones para conseguir que la empresa pueda maximizar su valor o lograr su supervivencia sea éticas o no.
    2.- En mi opinión, no siempre las decisiones éticas pueden ser compatibles con la maximización del valor de la empresa o su supervivencia. Como he dicho anteriormente, una empresa puede verse en la situación de tomar una serie de decisiones que no son consideradas éticas por terceros. No obstante creo que, en muchas ocasiones, todas las empresas pueden llevar a cabo decisiones de este tipo que estén dentro de su ética y moralidad empresarial.

  18. Juan Felipe Millán

    1 noviembre, 2016 at 20:27

    ¿Están justificadas siempre la toma de decisiones legales, maximizadoras del beneficio o en cumplimiento del mandato de un superior (jefe, director o consejo de administración)?

    El “me han dicho que..” es una de las escusas mas oídas en todos los casos de corrupción que estallan hoy en día. Uno de los retos que debe afrontar la sociedad es formar personas cuya ética este por encima de cualquier orden de un superior. En esta nueva época no deben valer escusas como “me dijeron que tenía que venderlo…” “me dijeron que diera este sobre…”, y se debe ser tajante la culpa no es sólo del que ordena una acción no ética, la culpa también es del que la ejecuta.

    La ética debe de estar por encima de cualquier ley, ¿Son legales jornadas de más de 12 horas en países asiáticos? ¿Es “legal” utilizar sobornos en países africanos? ¿Maximizan estas decisiones los beneficios? Probablemente la respuesta a todas estas cuestiones sería un sí, pero moralmente, ¿ Estarías dispuesto a tomar dichas decisiones para hacer ganar dinero a la empresa?. Por tanto, considero que hay muchas decisiones que aunque sean legales no deberían siquiera ser consideradas como estrategia empresarial.

    Y por último una reflexión, generalmente el que ordena no es el mismo que el que ejecuta. Y una de las cosas que más ayuda a formar personas éticas es viajar, es fácil tomar una decisión detrás de un ordenador pero ¿Tomarías la misma decisión si vieras con tus propios ojos los efectos que está causando sobre la vida de otras personas?.

    ¿Son compatibles las decisiones éticas con la maximización del valor de la empresa o su supervivencia?

    Completamente, de hecho, considero que es totalmente incompatible la falta de ética para un crecimiento sostenido a largo plazo. A la hora de dirigir una empresa los jefes tienen que afrontar decisiones casi a diario, y aquellas que intentan coger atajos no podrán mantener un crecimiento económico sostenible en el tiempo.

    Y hay una gran diferencia entre lo legal y lo ético, lo legal lo fija un Gobierno pero la ética de cada persona debe estar por encima, ganar no sólo respetando las reglas del juego, sino siendo consecuente con tus decisiones. El jefe es el espejo en el que se miran sus empleados, y tomando camino más complejos pero con una clara consigna ética provoca que se gane el respeto de sus asalariados, y que los mismos se sientan identificados y orgullosos de la sociedad en la que trabajan. Está cuestión es clave para un crecimiento a l/p, rodearte de personas que crean en ti y compartan tus valores.

    Como opinión personal considero que es más importante el cómo ganar que el ganar, no olvidar que estamos en un entorno competitivo pero también somos parte de una sociedad.

  19. Natalia Espinosa Quiros

    1 noviembre, 2016 at 22:14

    Respecto a la primera pregunta, pienso que no siempre están justificadas la toma de decisiones legales, puesto que en mi opinión a veces, esa toma de decisiones repercute negativamente sobre terceros.
    Respecto a la segunda pregunta, en mi opinión las decisiones éticas que pueda tomar una empresa si son compatibles con la maximización del valor de la empresa, es más pienso que una empresa llegará a maximizar sus beneficios a largo plazo si para llegar hasta allí no han ido haciendo nada ilegal o perjudicando a terceros, puesto que es cierto que a corto plazo podrían obtener muchos beneficios ya que puede que terceros no se hayan percatado de las acciones de dicha empresa pero a largo plazo todo se acaba sabiendo y éstos podrían verse envueltos en problemas que les llevaría a perder bastante. Por lo que si una empresa quiere maximizar el valor de su empresa, debe tomar decisiones éticas, aunque al principio no les lleve a grandes beneficios, pienso que a largo plazo se verían compensados.

  20. LAURA CASALS LAGO

    1 noviembre, 2016 at 22:34

    Tras esta lectura, reflexiono sobre las cuestiones propuestas. Con respecto a la primera de ellas, considero que le ética y la legalidad no siempre van de la mano, con lo que a pesar de que una acción esté respaldada legalmente, es posible que no lo esté siendo por la ética. Con esto quiero decir que en muchas ocasiones, la toma de decisiones maximizadas de beneficio no son completamente éticas.
    En relación con la segunda cuestión propuesta, estoy claramente convencida de que sí es posible lograr el máximo beneficio a través de las actuaciones éticas.

  21. Daniel Palacios Hidalgo

    1 noviembre, 2016 at 23:40

    Respondiendo a la primera pregunta, en mi opinion claramente no es justificable la toma de una decisión por el simple hecho de ser legal, el que sea legal no es necesariamente un motivo para pensar que es la mejor decisión. En términos generales el que una decisión, dentro del marco de la función financiera de la empresa, sea maximizadora del beneficio siempre es justificable aunque habría que ver con detalle hasta que punto es moralmente correcta y si afecta positivamente a la empresa. Y por último, el que una decisión venga de un superior en absoluto es justificable, las personas como tales se equivocan.
    Y en segundo lugar, por supuesto que son compatibles las decisiones éticas con la maximización del valor de la empresa o su supervivencia. Que en ocasiones halla gente que actúe de mala fe para conseguir estos objetivos no significa que siempre sea así y, por supuesto, no significa que no sea posible lograr estos objetivos tomando decisiones éticas. De hecho, considero que lo habitual es que la maximización del valor de la empresa o su supervivencia se consiguen mediante decisiones éticas.

  22. Rafael Vela Puche

    2 noviembre, 2016 at 12:27

    En mi opinión respecto a la primera pregunta, las decisiones primero deben llevarse a cabo bajo la ética de cada individuo y bajo la ley. Es cierto que a veces deben darse situaciones dificiles para la supervivencia de la empresa, y ahí entra la ética individual de cada persona.
    Con respecto a la segunda pregunta, es complicado dado que partimos de la base que estamos en un sistema capitalista salvaje, en el que la ética muchas veces se pierde, y se enmascara con subcontrataciones para aparentar unas buenas conductas productivas.

  23. Rafael Daza

    2 noviembre, 2016 at 15:38

    -No, en mi opinión que una decisión sea justificada legalmente no significa que sea una decisión ética. En muchas ocasiones se toman decisiones legales pero que perjudican a personas o algún medio por simple hecho de conseguir beneficios.

    -Sí, en mi opinión este debería de ser el camino que tienen que seguir todas las empresas. Si las cosas se hacen bien y con un orden la empresa acabará obteniendo beneficios y además de eso la empresa aumentaría su valor debido a la fidelidad que aporta a sus clientes y accionistas.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>