Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

Fuensanta Galán: «Un emprendedor tiene que destacar por su capacidad de observar y detectar oportunidades de negocio»

Fuensanta Galán es una de esas profesoras que casi todo el mundo conoce en el campus. A esto ha contribuido, además de los 31 años que lleva involucrada en la Universidad, su implicación en todas aquellas iniciativas, tanto organizada por Loyola como por organizaciones externas, que tengan que ver con el emprendimiento. En el 2011 se responsabilizó de la asignatura de Creación de Empresas, del departamento de Gestión Empresarial, y desde entonces ha estado en contacto con emprendedores y antiguos alumnos que han montando sus propias ideas de negocio y que le han aportado la experiencia que ella no ha tenido como emprendedora. Es una persona comprometida con lo que hace y lo demuestra en su día a día. Desde hace unos meses es la directora del proyecto de formación que Loyola Executive Education está impartiendo en colaboración con la aceleradora de empresas de Hinojosa del Duque ‘Garage’,Grupo de Aceleradoras Rurales de Apoyo a la Gestión del Emprendimiento.

Pregunta (P):- ¿Qué habilidades debe tener una persona para ser emprendedora?

Respuesta (R):- Creo que la más importante es la capacidad de observar y detectar oportunidades de negocio. Detectar problemas que se pueden resolver y problemas que merecen la pena resolverse. A partir de ahí hay que tener iniciativa para generar una idea de negocio con ese problema y esa oportunidad.

Por otro lado,  tiene que ser una persona social porque emprender no se puede emprender solo, tienes que estar relacionado con los demás, con otras empresas, con otros emprendedores ya que el camino en solitario es duro pero cuando hablas y te relaciones con otros que viven o han vivido lo mismo que tú, consiguen que tu idea y tu negocio crezcan con sus aportaciones.

Así que observar y detectar oportunidades es esencial junto con el networking y las habilidades sociales y también con la capacidad para relacionar cosas, cosas que has visto, que has ido haciendo y que las pones en relación con esta oportunidad que has detectado para lograr que surja  la idea y el proyecto. Finalmente hay que tener tesón y paciencia para seguir adelante.

«Para emprender no hay ninguna motivación definida, lo importante en sí mismo es que haya una motivación».

Fuensanta Galán presentado el curso de formación al alumnado

(P):- ¿Qué importa más la idea de negocio en sí o la forma en qué se presenta y se desarrolla?

(R):– La idea es solo un punto de partida. Hay quien piensa que la idea es lo más importante y tienen el temor incluso de que se la copien pero realmente lo importante es la capacidad de ponerla en marcha, la perseverancia y el saber adaptarla al público, a la demanda. Ideas tenemos todos y muy pocas son brillantes u originales, casi todo está ya pensado. Pero la diferencia está en quien sabe y quiere ponerla en marcha o quien se sienta en su despacho a redactar un documento que no llega a nada.

(P):- ¿Cuál debe ser la motivación principal de un emprendedor para iniciar una idea de negocio?

(R):- No hay ninguna definida, lo importante en sí mismo es que haya una motivación. La motivación puede ser desde organizar tu tiempo a ser tu propio jefe. Sin embargo creo que el motivo económico no debe ser uno de los objetivos principales porque puedes ganar mucho dinero pero si te basas solo en eso podría llegar a ser frustrante si no lo consigues. También hay otros casos en los que se emprende porque no se tiene más remedio ni otra salida y aún así hay que buscar y encontrar alguna motivación, porque emprender casi obligado por la circunstancias puede tener puntos negativos.

«Hay emprendedores que consiguen dinamizar una zona desfavorecida y no solo porque tienen capacidad de generación de empleo sino porque aumentan la oferta de servicios y productos».

(P):- ¿El emprendimiento puede servir para dinamizar áreas de población desfavorecidas?

(R):- Obviamente el emprendimiento reduce el desempleo porque al menos hay personas que tienen trabajo propio y porque si la empresa crece creará puestos de trabajo. No es la panacea, no todo el mundo tiene que emprender pero si hay algunos emprendedores que comienzan su negocio consiguen dinamizar la zona y no solo porque ese emprendedor ya tiene una actividad y puede generar empleo para otros sino porque habrá más oferta de servicios y productos en la zona.

(P):- ¿En qué consiste la colaboración entre Loyola y la asociación El Garage?

(R):- El proyecto lo inicia un grupo de tres personas de Hinojosa que quieren hacer algo por su zona. Perciben que cada vez hay más desempleo y los jóvenes se marchan a ciudades más grandes y temen la despoblación. Ellos son de allí y les va bien con sus propios negocios y deciden hacer algo por su tierra y crean la asociación el ‘Garage’. No tiene ánimo de lucro y su objetivo es crear oportunidades en la zona. Su objetivo es llegar a otras zonas rurales que tengan también el mismo problema.  El ‘Garage’ ofrece una zona de coworking, asesoramiento y una aceleradora de empresas.  Loyola Executive Education colabora con la aceleradora, ofreciendo la formación mientras que la mentorización de los proyectos los gestiona la propia asociación.

(P):- ¿A qué colectivo va dirigido este proyecto?

(R):-Los destinatarios son desempleados, preferentemente mujeres y mayores de 45 años, de larga duración o con dificultades de acceso al mercado laboral. El proyecto está financiado por el Servicio Andaluz de Empleo y está dirigido a colectivos con menos empleabilidad.  En total son 14 participantes y de estos 12 son mujeres. Entre los participantes hay personas que ya han tenido su negocio y tienen como objetivo poner en marcha otro, en otros casos es darle una nueva dimensión a un proyecto existente como por ejemplo dar el salto al mercado online y también hay personas que por los estudios que han realizado el emprender es algo lógico.

(P):- ¿Qué aporta este tipo de colaboración a la Universidad?

El emprendimiento para Loyola es un pilar y objetivos y aúna esfuerzos en fomentarlo con la creación de empresas y favorecer favorecer a colectivos y zonas con dificultades.  Con la antigua ETEA ya se hacían colaboraciones de este tipo, que han ido continuando o generando nuevas,  con CEPES, con RED Emprende de la Fundación Cruz Campo o el Founder Institute Andalucía. Hemos hecho muchas cosas en este área porque nos interesa pero esta es la primera vez que Loyola Executive imparte un curso de estas características, es su primer programa específicamente destinado a emprendedores. Es un hito importante.

Autor

Nuria López

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. nlopez@uloyola.es Twitter: @Nurialsanchez

Comments

  1. Espectacular Fuensanta !! Un gustazo haber sido alumno suyo y ver como hoy sigue con el mismo o más empuje que cuando comenzó.

    La inkciativa de El Garaje tiene la ventaja se ser un modelo a replicar y os animo a ello.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *