Noticias

Sevilla

Córdoba

Francisco Miguel de Pina, estudiante del Doble Máster Universitario en Abogacía + Máster Universitario en Asesoría Jurídica de Empresas en Loyola Másteres.

Francisco Miguel de Pina: «La Universidad Loyola te ofrece la oportunidad de acceder con plenas garantías al mercado laboral»

Francisco Miguel de Pina ha cursado el Doble Máster Universitario en Abogacía + Máster Universitario en Asesoría Jurídica de Empresas en la Universidad Loyola. Actualmente es miembro de Cuatrecasas, la firma líder en España y, según Forbes, mejor despacho en 2019. Ejerce su profesión en el departamento de Litigación y Arbitraje de la oficina de Sevilla. El principal valor del máster, según Francisco, ha sido «el contacto con los profesionales más destacados del sector: jueces y magistrados, abogados del Estado y letrados de la Junta, etc…».

Pregunta: Has terminado el Doble Máster Universitario en Abogacía + Máster Universitario en Asesoría Jurídica de Empresas ¿Por qué lo elegiste?

Respuesta: Me decanté por la Abogacía porque creo que es en la que se vive el Derecho con más pureza. Una vez tomé esta decisión, tuve que realizar el Máster de Acceso a la Abogacía por ser requisito indispensable para la colegiación. También era necesario para profundizar en los conocimientos adquiridos durante el grado desde un punto de vista más práctico.

Entendí conveniente realizar conjuntamente el Máster en Asesoría Jurídica de Empresas con el objetivo de obtener una visión jurídica de la empresa que conjugara con la perspectiva económica que había adquirido con el Grado en ADE. He buscado conseguir una visión integral de la empresa con la que dar respuesta a las distintas cuestiones a las que se enfrenta. Además, decidí realizar estos estudios en la Universidad Loyola por tener la categoría de másteres oficiales. Ello me abre la puerta a otro de mis proyectos a medio plazo: continuar ligado a la Universidad con el estudio de un doctorado.

«El principal valor del máster ha sido el contacto con los profesionales más destacados del sector jurídico»

(P): Si tuvieras que recomendar a alguien que estudiara en la Universidad Loyola ¿Qué le dirías?

(R): El punto fuerte de la Universidad Loyola es que te ofrece la oportunidad de acceder con plenas garantías al mercado laboral. Es condición necesaria que el máster cuente con excelentes profesores y estructuras que te ayuden a cerrar de la mejor manera la etapa exclusivamente formativa; mientras que es condición suficiente la puesta en contacto con el mercado laboral, incentivando la empleabilidad. En este sentido, Loyola cumple ambas condiciones, por lo que, sin duda, es el lugar ideal para rematar la etapa formativa y académica.

(P): ¿Qué destacarías del máster?

(R): El principal valor del máster ha sido el contacto con los profesionales más destacados del sector: Jueces y Magistrados; Abogados del Estado y Letrados de la Junta; Abogados de todo tipo de despachos; Directores jurídicos de las principales compañías; y profesores Doctores con plena dedicación a la Universidad. Ha sido una suerte tremenda haber podido aprender de profesionales con perfiles tan distintos y a la vez coincidentes en cuanto a la excelencia y el rigor.

«Destaco la capacidad de adaptación de la Universidad Loyola en un entorno tan complejo como el que hemos vivido este curso académico»

Destaco la capacidad de adaptación de la Universidad Loyola en un entorno tan complejo como el que hemos vivido este curso académico. Si bien es cierto que este año me ha tocado tener menos presencialidad en la Universidad, lo que he precisado –reuniones del TFM y preparación del examen de Acceso a la Abogacía– ha sido perfectamente asumido de forma virtual sin ningún tipo de inconveniente.

(P): Has cursado el Máster con la Beca por Excelencia Académica ¿no? Supongo que es un reconocimiento al trabajo bien hecho…

(R): He cursado el máster becado por el Ayuntamiento de Dos Hermanas. También tenía la oportunidad de haber obtenido el Premio a la Excelencia Académica que ofrece la Universidad Loyola. En cualquier caso, contar con esta posibilidad lo tomo como un premio al esfuerzo de tantos años, por lo que estoy muy agradecido a ambas Instituciones.

«Me considero un privilegiado por formar parte del gran equipo de Cuatrecasas Sevilla, principalmente por poder aprender y trabajar día a día con personas que admiro y que son referentes para mí»

(P): Estás trabajando en Cuatrecasas ¿Cómo valorarías tu experiencia? ¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje? 

(R): Actualmente soy miembro de Cuatrecasas, en el departamento de Litigación y Arbitraje de la oficina de Sevilla. Había tenido la suerte de realizar prácticas en dos ocasiones en esta oficina. Tenía claro que era el lugar idóneo para iniciar mi carrera profesional.

Me considero un privilegiado por formar parte del gran equipo de Cuatrecasas Sevilla, principalmente por poder aprender y trabajar día a día con personas que admiro y que son referentes para mí. La escuela que implantó D. Manuel Olivencia está muy presente en el despacho y ello implica tener siempre presente el valor de las personas y la continua búsqueda de la excelencia a través del estudio y el rigor; valores que, sin duda, me acompañarán durante toda mi carrera profesional. Además, en el plano profesional he tenido ocasión de colaborar en asuntos de gran relevancia, lo que siempre es estimulante.

«El máster nos ha proporcionado la oportunidad de mejorar en una serie de habilidades trasversales que me están ayudando hoy día a ser mejor profesional»

Loyola ha tenido un papel fundamental en mi adaptación al despacho, en la medida en que ha proyectado un escenario muy similar al que me he encontrado posteriormente. La visión práctica del máster nos ayuda a tomar conciencia de las dificultades que supone esta profesión, sobre todo en cuanto a la gestión del tiempo y la presión. Además, el máster nos ha proporcionado la oportunidad de mejorar en una serie de habilidades trasversales que me están ayudando hoy día a ser mejor profesional, principalmente en cuanto al trabajo en equipo.

(P): ¿Qué es lo que más valoras de tu formación en la Universidad Loyola, tanto en lo académico como en lo personal?

(R): De todo lo positivo que me llevo de mi etapa en la Universidad Loyola, destaco por encima de todo a las personas que he conocido. Tanto compañeros, como profesores y personal auxiliar. Y esta respuesta es aplicable desde un punto de vista tanto académico –al poder aprender de los mejores profesionales y tener a los mejores compañeros–, como, sobre todo, personal. Será un orgullo poder decir el día de mañana que los mejores profesionales de mi sector son, además, mis amigos.

Autor

Jaime Pastor

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *