Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

Sesión plenaria protagonizada por Francisco Alburquerque.

Francisco Alburquerque: “El desarrollo requiere algo más que buenos deseos, requiere políticas locales concretas”

Francisco Alburquerque, de la Red de Desarrollo Territorial para América Latina y el Caribe, ha protagonizado la segunda de las sesiones plenarias del IV Congreso Internacional de Estudios del Desarrollo. Presentado por el profesor del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Loyola, Vicente González Cano, en su intervención, ha expuesto dos grandes temas, por un lado, la localización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y, por otro, cómo se financia todo este proceso de la Agenda 2030.

Así, Alburquerque ha asegurado que en la localización a veces hay una interpretación “demasiado limitada a buscar indicadores territoriales porque no podemos utilizar indicadores promedios, que ocultan la enorme heterogeneidad de dichos indicadores en pobreza o desigualdad, por ejemplo, respecto de cualquier país o territorio”. Por eso la localización, en su opinión, quiere decir “impulsar estrategias territoriales de desarrollo con los propios actores que son claves en el territorio, de manera participativa, y elaborando iniciativas y propuestas que son las que pueden dar como resultado otros indicadores”.

Financiación de la Agenda 2030

Por otra parte, Francisco Alburquerque ha abordado otra gran cuestión, la relativa a cómo los gobiernos han planteado la financiación de la Agenda 2030. En este punto, ha asegurado, es “donde uno se lleva una gran decepción, porque al lado de un discurso bien intencionado y lleno de buena voluntad, la referencia que se hace a un crecimiento económico sostenido, a veces se dice inclusivo y sostenible, pero otras veces no”.

Así, ha considerado que si no se cuestiona el contenido del crecimiento -si se trata de armamento o si son bienes de salud o servicios de educación- o la forma de distribución del ingreso, “eso es realmente decepcionante, porque significa confiar en que el orden económico regido por un planteamiento neoliberal vaya a proporcionar recursos para alcanzar objetivos de desarrollo sostenible”.

Debilidades de la Agenda 2030

Por ello, ha llamado la atención sobre lo que considera una debilidad importante en la Agenda 2030 y es que remite al Consejo de Monterrey, a la Declaración de Doha y a la Declaración de Adís Abeba, “que todas ellas en el fondo aluden a que debe haber más crecimiento económico sostenido en los países, que debe haber más recursos internacionales, cuando en realidad lo que hay son más inversiones extranjeras a la minería y a la explotación de recursos, es decir, a lo que en el fondo es el agudizamiento de algunos de los planteamientos que pretenden enfrentar los Objetivos del Desarrollo Sostenible”.

Por eso, ha abogado por reflexionar y cuestionar más la forma de financiación, porque “remitir a la ayuda al desarrollo, cuando esta ha caído casi a la mitad y está en apenas 13.000 millones, o al mandato que hace años se hizo de que se dedicara el 0,7 % del PIB, son brindis al sol”.

Y ha insistido en que la parte de financiación es un aspecto a veces olvidado, “nos quedamos en el recurso retórico y posiblemente con ello nos vayamos a una nueva frustración, porque el desarrollo requiere algo más que buenos deseos, requiere iniciativas que en lo concreto son políticas locales de desarrollo, grandes olvidadas en esta época de la ultra-globalización, y requiere tener una visión mucho más crítica sobre el contexto externo del orden neoliberal“.

Autor

Nuria Gordillo

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. ngordillo@uloyola.es Twitter: @Nuria_GR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *