La profesora Emma Camarero impartiendo una clase en Honduras

Entrevista a Emma Camarero: “Ha sido todo un reto formar a mujeres sin conocimientos digitales previos”

Emma Camarero, profesora de Comunicación en la Universidad Loyola Andalucía, acaba de regresar de Honduras tras la estancia que ha realizado durante el mes de agosto para colaborar con dos proyectos implementados por la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola Andalucía en el occidente del país centroamericano. Entrevistamos a Emma sobre los aspectos más relevantes del trabajo que ha realizado.

¿Cómo surgió esta colaboración con la Fundación ETEA?

Bueno, ya había colaborado anteriormente con la fundación en un documental sobre la actividad del Centro Baraka en Nador (Marruecos) y desde entonces me he vinculado con mayor intensidad al trabajo que realiza para integrar el ámbito del desarrollo en la actividad docente y de investigación de la universidad. En este sentido, surgió la oportunidad de colaborar este verano en dos intervenciones en Honduras y la aproveché. Una de ellas es un proyecto europeo para contribuir a la inclusión del Pueblo Indígena Lenca en procesos de incidencia y desarrollo económico local en siete municipios del Departamento de La Paz, con apoyo de la Denominación de Origen Café Marcala. El segundo proyecto es un convenio AECID que tiene la Fundación ETEA con las ONGD CESAL y COPADE para contribuir a la mejora de la seguridad alimentaria y nutricional (SAN) de 1.300 familias de pequeños productores en el corredor territorial Alto Lempa – Valle de Sensenti.

¿En qué ha consistido exactamente tu colaboración en estos proyectos?

Mi trabajo ha consistido principalmente en formar a mujeres en Comunicación Digital, a través de un curso denominado genéricamente “Aprender a comunicar en la era digital“.

En el marco del convenio con CESAL-COPADE, la actividad se realizó en el municipio de San Marcos de Ocotepeque con integrantes de las redes de mujeres vinculadas al proyecto. El objetivo de este primer curso era dotar a estas mujeres de herramientas digitales accesibles (todas las aplicaciones con las que hemos trabajado son gratuitas y no hace falta descargarlas), para que puedan apoyar la labor de difusión que desde las redes de mujeres se hace de sus actividades (producción de café, alimentación, apoyo a políticas SAN, de salud, higiene, etc). Se trataba de mujeres de entre 20 a 67 años, con un nivel de conocimiento del entorno digital escaso o nulo. De hecho, había mujeres que nunca habían utilizado un ordenador, y lo primero que tuve que hacer fue enseñarles a manejar el ratón. Todo un reto, pero que tuvo su recompensa cuando al final de la formación todas tenían página en Facebook, correo electrónico y canal en Youtube.

En el caso del proyecto europeo, aunque con una dinámica similar al anterior, el curso se impartió en Marcala y estuvo enfocado a la creación de proyectos comunicativos para apoyar la inclusión del pueblo indígena lenca. También estuvo dirigido a mujeres, en este caso más jóvenes en general y con un mayor nivel de conocimiento del entorno digital, por lo que pudimos profundizar en los contenidos y avanzar mucho más.

En total, han sido 45 las mujeres a las que se les ha impartido el curso.

¿Qué te ha parecido la experiencia en Honduras?

A nivel personal puedo decirte que ha sido todo un reto formar a mujeres sin conocimientos digitales previos y un orgullo conseguir que, a día de hoy, sepan qué son las redes sociales y cómo utilizarlas. He tratado en todo momento de que el curso fuera eminentemente práctico y enfocado a cada uno de los proyectos que querían poner en marcha. Creo que el resultado ha sido muy bueno. Cómo anécdota, ahora están todo el día mandándome mensajes por Messenger y WhatsApp. ¡Hasta vídeos me mandan! Es el caso de doña Benilda, doña Doris o doña Julia, esta última con 67 años y 13 hijos y que ahora tiene WhatsApp, correo electrónico y Facebook en su móvil.

También he aprovechado para visitar a varios productores de café, pequeñas productoras rurales, un centro de tratamiento de residuos, microempresas de productos cosméticos de aloe vera, un centro de inclusión de personas con discapacidad donde hacen telas lencas, etc. Además, he estado entrevistando y grabando para realizar un vídeo de sensibilización sobre los proyectos que la Fundación ETEA tiene allí en marcha.

La verdad es que la experiencia ha sido tan motivadora como fructífera.

Y ya, por último, en relación con tu línea de investigación, ¿crees que la experiencia puede contribuir a la cuestión de la producción científica?

Por supuesto. De hecho, he realizado encuestas al finalizar el curso con las que espero elaborar un artículo sobre la importancia de la alfabetización mediática no formal en este tipo de entornos sociales, como elemento esencial para conseguir la integración de las mujeres en la actividad productiva y municipal en sus países.

Autor

Pablo Simón

Responsable de Comunicación de la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación.

Comments

  1. Que gran mujer, que bien se ve tener mujeres así de emprendedoras de nuestro país, estas cosas son las que tendríamos que ver en notas de prensas y demás, me ha encantado cada una de sus respuestas, y es que a mi me encantaría ver cada vez más y más a mujeres que se decanten por este tipo de sector, espero que a las personas que les inculcaste conocimientos de estos sigan aprendiendo, en pocas palabras, un proyecto estupendo y exitoso. Un gran trabajo Emma y a la fundación, y no por ultimo y menos importante gracias Pablo por compartir este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« septiembre 2017 » loading...
L M X J V S D
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1