Blogs Temáticos

¿Cómo se financian las empresas españolas?

Por el 12 septiembre 2016
Claves de la financiación empresarial en España
Pie de foto +

La frase “las grandes deudas son un privilegio de la riqueza” se atribuye al poeta francés Georges Duhamel, pero cualquier analista de riesgos bancario honesto estaría de acuerdo.

Tal y como señala el último Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial publicado por Cepyme, las empresas siguen financiándose mayoritariamente con cuentas de crédito. Sin embargo, el tamaño condiciona la financiación. Las grandes empresas usan con mayor facilidad que las pymes: el leasing, el préstamo, el beneficio no distribuido (seguramente porque es un lujo solo al alcance de las corporaciones poderosas) y el factoring.

Canales de la financiación empresarial en función de la dimensión de la entidad.

Por el contrario, pymes y grandes empresas coinciden en utilizar cuentas de crédito de forma preferente (aunque con diferente intensidad) y en no usar los fondos propios. Igualmente, es generalizado el menor uso del descuento comercial respecto a décadas pre-crisis.

Claves de la financiación empresarial

Cepyme señala a la fiscalidad como el factor más influyente en la capacidad de crecimiento empresarial. En cuanto al nivel de endeudamiento de las empresas, el Banco de España señala que el stock crediticio sigue disminuyendo en nuestro país, situándose en tasas del -8,8% interanual en el primer trimestre de 2016 (-11,8% en el sector inmobiliario y -1,6% en el resto de sectores).

evolucion de la financiacion empresarial

Fuente: Banco de España y Cepyme.

Todos estos datos son coherentes con la teoría de las fuentes de financiación que los Directores Financieros conocen tan bien y están aplicando:

  • Los fondos propios son recursos financieros más caros ya que asumen un mayor riesgo y exigen una mayor remuneración.
  • Las empresas españolas aún siguen “desapalancando” sus balances, aunque en las empresas no inmobiliarias las amortizaciones de deuda están ya muy próximas a igualar los nuevos créditos concedidos. Cuando esto suceda aumentará significativamente la rentabilidad del accionista.
  • La financiación de terceros es, en determinadas circunstancias, más fácil de conseguir que la autofinanciación o los recursos propios. Precisamente en estos momentos el acceso al crédito bancario no se identifica por las empresas como un factor limitante al crecimiento. Los bancos, presionados por el entorno de bajos tipos de interés, están ofreciendo una amplia combinación de productos, plazos y garantías para satisfacer la demanda de crédito.
  • La fiscalidad es un elemento clave en el crecimiento y la financiación empresarial, ya que los impuestos presentan un sesgo hacia el endeudamiento frente a los fondos propios. Los gastos financieros son deducibles en el Impuesto sobre Sociedades y reducen el coste de capital de los recursos utilizados hasta el tipo impositivo efectivo, lo que se conoce como escudo fiscal.

Los datos publicados por Cepyme, Banco de España y Banco Central Europeo infunden una moderada esperanza sobre la asimilación, por parte de los directivos de las empresas, de las lecciones que las crisis nos enseñan sobre endeudamiento y economicidad de recursos.

Esto me recuerda que, cuando le conté a mi abuelo que iba a iniciar los estudios universitarios en Ciencias Económicas y Empresariales, me contestó con su habitual sorna: “¡eso está bien, en todos los órdenes de la vida conviene ser económico!” … y no me consta que conociera ni a Duhamel, ni la teoría del coste de capital.

Como siempre, les dejamos una cuestión clave para reflexionar.

  • ¿Cuál es el grado de endeudamiento empresarial óptimo y de qué factores depende?

Autores: José Manuel Martín y José Antonio Arcenegui, profesores del departamento de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Loyola Andalucía.

Referencias:

Brealey R., Myers, S. y Allen, F. (2010): “Principios de Finanzas Corporativas”. McGraw-Hill.

Cepyme (2016): “Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial”. Nº 9, julio. http://www.cepyme.es/wp-content/uploads/2016/07/Bolet%C3%ADn-morosidad-n%C2%BA9.pdf

Ross, S.; Westerfield, R. y Jaffe, J. (2012): “Finanzas Corporativas”. McGraw-Hill.

J. A. Arcenegui y J.Martín

J. A. Arcenegui y J.Martín

En este espacio compartiremos artículos técnicos y de reflexión, opiniones de otros profesores y enlaces a contenidos de interés para estudiantes y profesionales sobre ética y finanzas.

25 Comentarios

  1. Alejandro Aguilar de Dios López

    13 septiembre, 2016 at 10:57

    No creo que exista un grado de endeudamiento empresarial óptimo para todas las empresas, opino que es una cuestión muy relativa. Aunque considero que ninguna empresa debería poder endeudarse por encima del valor de su propio capital.
    Muchos factores pueden influir sobre este nivel de endeudamiento óptimo pero diría que el más importante es la capacidad que tiene la empresa de convertir en efectivo sus activos. Por ejemplo, a la hora de endeudarse no es lo mismo tener un millón de euros en barricas de coñac que en lingotes de oro, que se trata de una divisa oficial y fácilmente convertible en dinero.

  2. Sebastián

    13 septiembre, 2016 at 12:32

    El grado de endeudamiento óptimo dependerá del tipo de empresa, ya que según la empresa necesitará altos volúmenes de deuda para grandes inversiones ó empresas con poca deuda debido a que no tienen grandes inversiones. El objetivo es obtener el equilibrio entre los recursos propios y ajenos.
    Los factores de los que dependerá son principalmente los gastos financieros, el tipo impositivo del impuesto sociedades que tenga la empresa y el coste de financiación de los recursos propios

  3. Javier Sara Contreras

    13 septiembre, 2016 at 13:41

    -El nivel optimo de endeudamiento de la empresa:”Depende”.Es unico en cada caso.
    Las empresas pueden estar mas o menos apalancadas, pero no existe un nivel de endeudamiento exacto.

  4. Miguel Valdecantos

    13 septiembre, 2016 at 15:31

    Según lo que he investigado, no existe un grado de endeudamiento empresarial óptimo general para todas las empresas, pero si existe para cada una individualmente, pues dicho grado óptimo varia según el caso y las características de las mismas.

    Este grado de endeudamiento óptimo puede depender de factores como:
    – El “volumen” o cantidad de deuda con la que se financia y la capacidad de la empresa para soportarla.
    – La “calidad” del préstamos y como la empresa gestiona sus opciones de financiación.
    – Los “costes” derivados de la misma y como la empresa se enfrenta a ellos.
    – El “vencimiento” de la deuda.

  5. José Roldán

    13 septiembre, 2016 at 15:33

    La estructura óptima de capital es aquella que hace máximo el valor de la empresa, o equivalentemente, hace mínimo el coste de los recursos financieros que utiliza. Es complicado determinar un grado optimo de financiación.
    Se mide a traves del ratio de endeudamiento, el valor de la deuda en el mercado y el valor de la empresa en el mercado. Depende de la forma que tenga de financiarse, los productos financieros que escoja…

  6. enrique perez

    13 septiembre, 2016 at 17:36

    En mi opinion el grado de endeudamiento óptimo para una empresa, es todo aquel en el que la rentabilidad obtenida por la actividad económica desarrollada sea superior al porcentaje exigido por los acreedores, de este modo si tenemos un negocio que genera un 20% de rentabilidad, será bueno endeudarse hasta que el coste de este endeudamiento sea 20%, ya que por ejemplo a unos niveles de endeudamiento en el que nos exijan un 17% de interés seguiremos generando un beneficio del 3%.

  7. Eduardo

    13 septiembre, 2016 at 18:18

    El grado de endeudamiento empresarial optimo es aquel en el cual tengas independencia financiera y que tu grado de riesgo sea consecuente al nivel adquisitivo financiero que tengas, depende de las condiciones que obtengas de la fuente de financiación que en tu evaluación de riesgo te convenga más. Esto tiene que ver con el coste de capital de la empresa y normalmente los prestamos y lineas de créditos suelen ser las fuentes de financiación mas atractivas.

  8. Pedro Pablo Castro

    13 septiembre, 2016 at 18:22

    No existe un nivel óptimo de endeudamiento predeterminado en las empresas. Depende de la empresa, existirá una vía y un nivel de apalancamiento diferente. Existe una serie de factores que se deben tener en cuenta, tales como la dimensión de la empresa o el sector al que se dedique ésta. Por otro lado, también es importante tener en cuenta que el grado de endeudamiento tiene que ir acorde con la capacidad de la estructura financiera de la compañía, es decir, no es bueno que una empresa tenga un pasivo demasiado grande ya que esto afecta a la capacidad de solvencia de la empresa y por lo tanto existe un gran riesgo de quiebra.

  9. Juan Gerónimo Villena Pardo

    14 septiembre, 2016 at 10:39

    Respecto al apartado de cómo se financian las empresas españolas, podemos observar que en todos los casos independientemente del tipo de empresa que sea, la mayor fuente de financiación para éstas es la línea de crédito. Tal como vimos y comentamos en clase, uno de los principales motivos de utilizar esta vía es porque supone un menor riesgo que por ejemplo la utilización de los recursos propios. También cabe mencionar, que en el caso de la línea de crédito al haber más gastos financieros, el coste de capital es menor debido a la deducción de los impuestos.
    Por otro lado, respecto al segundo apartado referido a las claves de la financiación empresarial podemos concluir a través del gráfico representado que la evolución del crédito financiero a las empresas no es homogéneo. Por otro lado, podemos ver una fuerte caída de los créditos a partir del año 2007, año en el que comienza la crisis financiera global. Desde el 2003 al 2016 se puede observar como la empresas dedicadas a la construcción han pasado de ser las empresas a las cuales más créditos se les concedía a las que menos. Y en el caso de las empresas no inmobiliarias todo lo contrario, mientras que en 2003 eran de las 3 tipos de empresas representadas a la que menos créditos se le concedía a pasar en la actualidad a la primera posición.

  10. Julián Gálvez

    16 septiembre, 2016 at 21:24

    El grado de endeudamiento empresarial óptimo es aquel en el que no se ponga en riesgo la rentabilidad económica ni financiera de la empresa, el cual presente facilidades para la autofinanciación como principal método para obtener recursos por parte de la empresa y, sobre todo, el que garantice el funcionamiento empresarial a largo plazo.

  11. Francisco Perpiñá Llorca

    28 octubre, 2016 at 13:36

    En mi opinión, no creo que exista un grado óptimo general para todas las empresas. Este dependerá de numerosos factores como el sector en el que se encuentra la empresa o el tipo de interés al que se financia y el nivel de rentabilidad que obtiene la empresa, es decir si tenemos un interés del 5% pero obtenemos una rentabilidad del 10% no parece que sea un endeudamiento muy malo.

    En resumen, una empresa tendrá un grado óptimo de endeudamiento tanto en cuanto no ponga en riesgo su viabilidad a corto plazo por la diferencia de interés y rentabilidad.

  12. Beatriz Pérez Gutiérrez

    30 octubre, 2016 at 23:25

    En mi opinión, la clave está en mantener un cierto equilibrio entre los recursos propios y los ajenos, es decir, que el nivel de riesgo sea consecuente del nivel y capacidad de financiación. Aunque, obviamente, el grado de endeudamiento dependerá del tipo de empresa de la que estemos hablando.
    Los factores de los que depende son, entre otros, el tamaño, el nivel de rentabilidad, los diferentes costes a soportar (financiación, impositivos…), del volumen y valor de las deudas…

  13. Jorge López Martínez

    31 octubre, 2016 at 12:53

    Cada actividad, sector o modelo de negocio es un caso único y será la propia marcha de la actividad la que marque el nivel de endeudamiento óptimo.

    Del artículo también podemos extraer que las empresas, para garantizar su estabilidad financiera, deben adaptar sus políticas de financiación a su entorno económico, político y social. El grado de endeudamiento óptimo variará no solo dependiendo de la propia empresa ni de su capacidad de autofinanciación, sino también de factores que vienen impuestos directamente desde el exterior.

    La fiscalidad, oferta bancaria de créditos y préstamos, tipos de interés y muchos más factores no serán estáticos en el tiempo por lo que el nivel de endeudamiento será óptimo si evoluciona favorablemente conforme a ellos.

  14. Rodrigo Ortiz Gamito

    31 octubre, 2016 at 15:04

    El nivel de endeudamiento óptimo desde mi punto de vista no existe, hay empresas que se acercan mucho a un nivel óptimo, donde la rentabilidad de las inversiones supera a los costes de financiación y esto les permite obtener un beneficio que podrá ser reinvertido. Todo este depende de muchos factores y de cada empresa.

  15. Ignacio Sánchez Morote

    31 octubre, 2016 at 18:26

    El grado de endeudamiento depende de muchos factores como los periodos medios de la empresa o su actividad. En mi opinión, el grado de endeudamiento no debe estar basado en hasta dónde puede llegar nuestra capacidad de endeudamiento sino en nuestras necesidades actuales operativas y de inversiones a largo plazo. Por ejemplo, si vamos a comenzar una inversión y la entidad nos ofrece un crédito mayor al necesario no deberíamos tomar el excedente ya que no nos haría falta.

  16. María Campos

    31 octubre, 2016 at 21:17

    Pienso que no existe un grado de endeudamiento óptimo, ya que depende del sector en el que la empresa desarolle su actividad, entre otros factores. El endeudamiento compromete la solvencia de la empresa en el largo plazo, por tanto ante un endeudamiento alto, si la empresa tiene pérdidas podría llegar a una situación de insolvencia. Todo dependerá del riesgo que esté dispuesta a asumir.

  17. José Gutiérrez Soto

    1 noviembre, 2016 at 19:16

    Desde mi punto de vista, no existe un nivel de endeudamiento óptimo que pueda ser aplicable a todas las empresas. Para poder responder a esa pregunta debemos de tener en cuenta numerosos factores que van desde el tipo de actividad que realiza la compañía, el periodo medio de pago y de cobro hasta el entorno económico en el que nos encontramos. Un nivel alto de endeudamiento no es malo, ya que dependerá del tipo de interés que está pagando por ello y si la rentabilidad obtenida con esta deuda está por debajo de su coste. No obstante, existen algunas teorías que sitúan este nivel óptimo entre el 30 y el 70 % del pasivo.

  18. María Gutiérrez Sánchez

    1 noviembre, 2016 at 19:30

    Pienso que no existe un grado de endeudamiento empresarial óptimo para todas las empresas. Este dependerá en gran medida del sector en el que se encuentre la empresa, el tamaño de la misma, la rentabilidad que se obtiene a partir de los recursos que se emplean y de la forma que utilizan para financiarse.

  19. Juan Felipe Millán

    1 noviembre, 2016 at 20:36

    ¿Cuál es el grado de endeudamiento empresarial óptimo y de qué factores depende?

    Resulta más que arriesgado decir un grado de endeudamiento óptimo, ya que éste dependerá de multitud de factores como el tipo de empresa, sector en el que opera, modelo de negocio…

    A priori, debe existir un equilibrio entre fondos ajenos y fondos propios. Si todo el dinero lo ponen los accionistas, la empresa tendrá un bajo nivel de riesgo pero, a su vez, la rentabilidad será mucho más baja de la que se podría obtener con un endeudamiento óptimo. En el caso contrario, financiarse íntegramente con fondos ajenos aumentará el riesgo de la inversión y, probablemente, provocará problemas de liquidez en el momento en que los resultados no sean tan positivos como los esperados.

    Por tanto, resulta complejo responder a esta cuestión ya que podríamos decir que ahí radica el trabajo de un buen director financiero. Fijar el nivel de endeudamiento óptimo para la empresa en la que trabaje, maximizando sus beneficios y minimizando los riesgos.

  20. Natalia Espinosa Quiros

    1 noviembre, 2016 at 22:30

    En mi opinión no existe un nivel de endeudamiento óptimo para las empresas, ya que éste depende de muchos factores como el tipo de actividad que lleve la empresa, cuánto dinero necesita para financiar su inmovilizado material… Ahora lo que sí está claro es que una empresa no debería endeudarse por encima de sus posibilidades, es decir ésta debería ser realista y no pedir prestado más porque quiera expandir su negocio, sin saber si realmente va a aumentar sus beneficios para pagar lo que debe, ya que muchas empresas pretenden crecer mas de lo que realmente se les permite.

  21. Natalia Espinosa Quirós

    1 noviembre, 2016 at 22:44

    En mi opinión no existe un nivel de endeudamiento óptimo para las empresas, ya que éste depende de muchos factores como puede ser el tipo de actividad que lleve la empresa, cuánto dinero necesita para financiar el inmovilizado material… Ahora lo que sí está claro es que una empresa no debería endeudarse por encima de sus posibilidades, es decir ésta debería ser realista y no pedir prestado de más porque quiera expandir su negocio sin saber si realmente va a aumebtar sus beneficios para pagar lo qur debe, ya que muchas empresas pretenden crecer mas de lo que realmente se les permite.

  22. LAURA CASALS LAGO

    1 noviembre, 2016 at 22:49

    DEPENDE. No considero que exista un grado de endeudamiento empresarial óptimo ni de los factores de los que depende, que esté predeterminado. El grado de endeudamiento óptimo es dependiente completamente del tipo de empresa, de su estructura de producción, de la situación económica, y de un sinfín de características más de la propia compañía, así como de su entorno.
    Lo que sí es claro, es que la empresa ha de mantener un cierto equilibrio entre las obligaciones de la compañía y su capacidad para generar recursos.

  23. Daniel Palacios Hidalgo

    2 noviembre, 2016 at 10:54

    Considero que no existe un grado óptimo de endeudamiento para todas las empresas, puesto que cada empresa cuenta con un tamaño y características completamente diferente. A pesar de esto, es importante a la hora de endeudarse tener en cuenta, que interés le esta costando y la rentabilidad que obtiene la empresa con esa financiación.

  24. Rafael Vela Puche

    2 noviembre, 2016 at 11:54

    El grado óptimo de endeudamiento empresarial dependerá del modelo de negocio de la empresa,momento en el que se encuentre la economía y la salud del sector en el que opere la empresa. Es decir, no es un grado óptimo constante que se pueda calcular para siempre, sino que debe irse ajustando continuamente según se vaya desarrollando la actividad de la empresa.

  25. Rafael Daza

    2 noviembre, 2016 at 15:34

    En mi opinión no existe un grado de endeudamiento óptimo para todas las empresas, habría que estudiar cada una de ellas para saber cuál es el grado de endeudamiento que más le conviene. De los factores que depende son: sector en el que trabaja, tamaño de la empresa, cómo se financia la empresa, el valor de sus deudas y la rentabilidad que tiene.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>