Noticias

Sevilla

Córdoba

Experiencia de David Valencia, alumni del Máster Máster Universitario en Formación del Profesorado.

David Valencia Matos: «La realización de las prácticas son un punto de inflexión»

David Valencia Matos es profesor por vocación. Alumni del Máster en Formación del Profesorado de la Universidad Loyola cree que las prácticas son un punto de inflexión en la carrera de cada estudiante. Además, «el aprendizaje que he adquirido en este máster es muy difícil de explicar con palabras», asegura David. Antes de la situación generada por la COVID-19 hizo prácticas en Sacred Heart Catholic Secondary School. Después las hizo en el Colegio Concertado Bilingüe Ntra. Sra. de Andévalo. Nos cuenta su experiencia en ambos sitios y habla de su formación universitaria.

Pregunta: Hemos pasado por una época difícil por la situación del COVID-19 ¿Cómo valoras las clases presenciales virtuales durante este tiempo y el apoyo del profesorado?

Respuesta: Permitidme en primer lugar, desear que toda esta nueva vida que tenemos que afrontar se solucione de la mejor manera posible para que afecte con la menor incidencia a todas las personas, con especial atención a los más pobres que son lo que más sufren.

La valoración no puede ser otra que muy positiva y a los hechos me remito. Primero, desde el punto de vista de la institución, si no recuerdo mal, el domingo 15 de marzo se anuncia el cierre de las escuelas y el 16 de marzo a las 16:00h estábamos en clases virtuales hasta las 20:00h. Se solucionaron todos los problemas que nos pudieran afectar, no solo a los alumnos sino también a los profesores.

Segundo, los profesores demostraron rápidamente que el nivel de competencia digital que tenían fue lo suficientemente alto como para adaptar sus clases presenciales a presencial-virtuales en un tiempo récord.

(P): ¿Qué destacarías de la adaptación de la actividad de la Universidad a la situación ocasionada por el confinamiento?

(R): Como he adelantado anteriormente, podemos decir que la adaptación no ha sido rápida, sino inmediata. Podría parecer que la Universidad Loyola había contratado a un grupo de inversores que hubiera permitido el que se conectara de forma inmediata a clases presenciales y a clases virtuales dependiendo de las necesidades de cada momento.

«Los profesores demostraron rápidamente que el nivel de competencia digital que tenían fue lo suficientemente alto como para adaptar sus clases presenciales a presencial-virtuales en un tiempo récord»

(P): Numerosas actividades, como talleres, sesiones de orientación profesional, mesas redondas y conferencias, han ido desarrollándose durante el confinamiento ¿Cómo valoras la atención de los diferentes servicios de la Universidad? ¿Has participado en alguna actividad?

(R): He participado en muchas clases de actividades, desde las propias del máster hasta otras como embajador de puerta abiertas o en una comisión de calidad para la mejora del máster. Obviamente, esto lo digo desde el punto de vista del alumno que es lo que soy. He de decir que en todas ellas parecía como estar en actividades presenciales. Es decir, actividades virtuales realizadas de forma que parezcan presenciales. ¿Quién da más? Muy difícil trabajar con este rendimiento, podrá ser igual pero superior complicado.

(P): ¿Qué es lo que más valoras de tu formación en la Universidad, tanto en lo académico como en lo personal?

(R): El aprendizaje adquirido es difícil explicar en pocas palabras. Solo decir que cuando hablo con otros amigos que han realizado el máster en otras instituciones llegan a la conclusión que el nivel de las competencias que yo he adquirido es muy superior a las que ellos tienen.

(P): Estás terminando el Máster en Formación Universitaria del Profesorado Si tuvieras que recomendar a alguien que estudiara en Loyola ¿qué le dirías?

(R): Si su vocación es la enseñanza este es su máster.

«Cuando hablo con otros amigos que han realizado el máster en otras instituciones llegan a la conclusión de que el nivel de las competencias que yo he adquirido es muy superior a las que ellos tienen»

(P): Con respecto a tus prácticas de empresa en N. P. Academic. y Nuestra Señora de Andévalo (Virtual) ¿Cómo valorarías tu experiencia? ¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje? ¿Cómo te ha ayudado Loyola a desarrollar tu carrera profesional?

(R): En este sentido, tengo que decir que hay que dividir en dos partes una antes de la COVID-19 y otra posterior.

En la precovid, decir que realizar las prácticas en Sacred Heart Catholic Secondary School, part of the Nicholas Postgate Catholic Academy Trust, fue una experiencia fantástica. No solo porque adquirí los objetivos que se persiguen en estas prácticas, sino porque también la inmersión en otra lengua, cultura y sistema educativo te hace pensar mucho sobre las diferencias no solo las negativas, sino también las positivas. Esto hace que tu mente trabaje en 360º, viendo soluciones diferentes a iguales problemas, porque les afectan otras dimensiones que solo estando en un país extranjero puede ser vistas.

En la postcovid, las prácticas fueron realizadas en el Colegio Concertado Bilingüe Ntra. Sra. de Andévalo. Esta fue otra experiencia y pude comprobar que un colegio relativamente pequeño puede estar tanto su institución, como sus profesores y sus alumnos con niveles competenciales digitales suficientemente altos como para continuar con el desarrollo del currículo que se establece en el RD 1105/2014. Todos los días los alumnos y profesores daban sus clases. Gran esfuerzo de la institución como de las familias.

«La realización de las prácticas son un punto de inflexión»

(P): ¿Qué destacarías del máster?

R: Más allá de la utilización de diferentes metodologías activas, donde el alumno es una parte muy activa del proceso de enseñanza y aprendizaje o grupos reducidos donde se produce una atención muy personalizada, yo destacaría la realización de las prácticas. Todos sabemos que en este máster la realización de las prácticas son un punto de inflexión, donde puedes poner en práctica muchas de las enseñanzas adquiridas.

Si en la gran mayoría de las universidades la búsqueda del colegio es realizada por el propio alumnado, Loyola sabe de la importancia que es este hito en la realización del máster. Por esto la Universidad estudia caso por caso, alumnos por alumno, la institución educativa que mejor se adapte al estudiante. Con un gran abanico de posibilidades no solo en España sino también en el extranjero. Loyola asigna y prepara toda la documentación para que el alumno solo se preocupe solo de su propio aprendizaje en los colegios asignados. Obviamente, esta última decisión es tomada por el alumno, después de una serie de entrevistas con el responsable del Servicio de Carreras Profesionales.

Desde aquí me gustaría aprovechar la oportunidad para agradecer a Pedro Iglesias y todo su equipo por la gran labor que hacen dentro de su departamento para encontrar la institución educativa que más se ajuste al alumno.

Autor

Jaime Pastor

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *