Josep Buades, S.J, actualmente trabaja en el Servicio Jesuita a Migrantes de la Asociación Claver

Josep Buades S.J: “Mientras Trump levanta muros, Europa niega la posibilidad efectiva de pedir asilo”

A principios de febrero el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) hizo público un documento de trabajo en el que mostraba su preocupación sobre las propuestas presentadas de reforma normativa del Sistema Común Europeo  de Asilo a las que ha definido como “abrir la puerta de la hospitalidad pero con el cerrojo de seguridad echado (..)”

Josep Buades, S.J, ha sido director gerente en Fundación CeiMigra y actualmente trabaja en el Servicio Jesuita de Migrantes desde la Asociación Claver, es miembro del grupo “Dos orillas” desde donde mantiene un permanente contacto y reflexión sobre el diálogo interreligioso, especialmente con el Islám. Recientemente Buades ha visitado la Universidad Loyola y hemos aprovechado la ocasión para hablar de migraciones

Pregunta (P): El JRS ha sido contundente a la hora de pronunciarse sobre la reformas normativa planteadas para el SECA. El panorama mundial en torno a las migraciones se está endureciendo, Europa levanta barreras legales y Estados Unidos muros ¿quién crea más inquietudes?

Ahora mismo la prensa pone el foco en el señor Trump y su proyecto de levantar un muro y no nos damos cuentas que en Europa, de manera más sibilina, se está haciendo lo mismo. Trump niega la entrada a los Estados Unidos a ciudadanos de siete estados y nosotros estamos endureciendo las condiciones para admitir a trámite una solicitud de protección internacional, limitándola tanto que se hace casi imposible dar respuesta a tantísimas persona que huyen de conflictos como el de Siria u otros lugares. Desde el documento del JRS teníamos que hablar y tratar un asunto como éste  y la sociedad tiene que saber cómo Europa está negando la posibilidad efectiva de pedir asilo.

(P): En la propuesta de reforma normativa del SICA ¿qué derechos y colectivos son los más vulnerados?

Las más perjudicadas son las familias y es lo que más nos preocupa. Familias que tratan de pedir asilo, que intentan cruzar la frontera juntos pero que se tienen que separar porque se lo imponen los pasadores para atravesar las fronteras. Es preocupante la restricción del concepto de familia que está en consonancia con lo que es la restricción de la reagrupación familiar.

“Es preocupante la restricción del concepto de familia que está en consonancia con lo que es la restricción de la reagrupación familiar”

(P): Y desde su experiencia, ¿qué es lo más preocupante en la crisis del Mediterráneo?

Tengo muy presente lo que sucede en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, especialmente Melilla porque como Servicio Jesuita a Migrantes tenemos una oficina de orientación jurídica en la ciudad y estamos muy en contacto con la delegación diocesana de migraciones de Tanger, en la zona de Nador, donde también hay un jesuita, Javier Montes.

En Nador hay personas de origen sirio que se alojan durante un tiempo en hoteles baratos para intentar cruzar la frontera pero que son rechazados por la policía marroquí como inmigrantes irregulares cuando, en realidad, son refugiados. Esto les hace acudir a pasadores que les proporcionan documentación marroquí falsa y una vez en territorio español se les devuelve la original y piden asilo.

También hay personas de distintas nacionalidades subsaharianas que están en los montes aledaños a Nador , éstos no pueden alojarse en hoteles y están esperando para cruzar en barca, que es lo más común. En febrero alrededor de unas 250 o 300 personas atravesaron el Mediterráneo y el Atlántico hacia costas españolas. Además a estos se suman los cerca de 1300 que saltaron a Ceuta.

Estamos hablando de cantidades de personas que son significativas aunque no tanto como las del mediterráneo oriental. Entre las de origen subsahariano también hay algunos con perfil de refugiado y se les está impidiendo el acceso a las oficinas de asilo. El rechazo en frontera y las devoluciones en caliente no permiten identificar debidamente a las persona y algunas de ellas, que podrían pedir asilo, son rechazadas sin darles mayor explicación. Hay menores de edad que se van a ver rechazados en frontera si saltan la valla de Melilla.

“El rechazo en frontera y las devoluciones en caliente no permiten identificar debidamente a las personas y algunas de ellas que podrían pedir asilo son rechazadas sin darles mayor explicación”

Es entendible que un estado regule sus pasos fronterizos  pero  la figura de la devolución, que procede cuando alguien está cruzando irregularmente, tiene unas garantías: identificación de la persona y un margen para que pida asilo, si se encuentra en esa situación. El rechazo en frontera impide ambas cosas.

(P): Los musulmanes afincados en nuestro país ¿se están incorporando con normalidad al mundo laboral?

La inmigración musulmana en España es principalmente de origen marroquí y es una inmigración muy antigua en la que prácticamente todo el mundo está en situación regular. Es ya un número muy grande el  de españoles de origen marroquí y nos encontramos con gente perfectamente integrada. También hay otro núcleo que son familias con situaciones de mayor vulneralidad, en su mayoría por falta de formación y preparación, generalmente porque  han enfocado su vida en el trabajo y no han podido cuidar adecuadamente la educación de sus hijo. Hay algunas bolsas de población que si son preocupantes porque si no pueden acceder a un mínimo de bienestar económico social, si no manejan adecuadamente el castellano o alguna otra lengua española y si no tienen una adecuada vivencia en su propia religión, pueden retraerse, coexistir con el resto sin convivir y   en algún momento dar un paso a la violencia, eso sí es preocupante. Pero  la inmensa mayoría de las personas de origen marroquí, musulmanas, viven con normalidad.

“Es ya un número muy grande el de españoles de origen marroquí y nos encontramos con gente perfectamente integrada”

También hay otros grupos como el senegalés o el maliense,  en su mayoría musulmanes, que se encuentran con el efecto beneficioso de algunas cofradías de espiritualidad sufí que están colaborando mucho en su integración. En el caso de los murides potencian mucho el trabajo, el trabajo en serio sobre todo como comerciantes. Son personas que reservan una parte de lo que ganan para beneficio de la comunidad en origen, en Senegal, sobre todo en la ciudad santa de Touba y también para socorrer a sus miembros. Tienen dirigentes que los visitan para conocer sus problemas y exponerlos a  las autoridades. También hay comunidades islámicas españolas, compuestas por españoles y extranjeros, que simplemente potencian la vida religiosa de sus miembros, tienen un lugar donde puedan orar y  se preocupan de repatriar los cadáveres cuando quieren ser enterrados en la comunidad de origen. También las hay destinadas a administrar la caridad y  otras que tienen inquietudes culturales muy interesantes.

Por supuesto existen algunas comunidades y algunos dirigentes que no facilitan su integración, pero como en todo, se trata de discernimiento.

(P): Y la mujer musulmana, ¿qué papel juega dentro de estos colectivos?

Durante mi labor en CEIMIGRA, en Valencia, descubrí que muchas mujeres, especialmente en mujeres del Centro Cultural Islámico, tenían un gran nivel formativo, con grados, posgrados o doctorados realizados. Generalmente eran mujeres urbanas, establecidas en ciudades, con inquietud cultural que por la dificultad que tenían para conseguir trabajo invertían más tiempo en formación. Es un tema interesante y preocupante a la vez. Interesante porque son mujeres preparadísimas y preocupante porque si una formación larga y cuidada, como la que tienen, no se traduce en un puesto de trabajo, hay algo que falla.

Autor

Nuria López

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. nlopez@uloyola.es Twitter: @Nurialsanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>