Noticias

Sevilla

Córdoba

Ética y tecnología, un nuevo reto científico sobre la toma de decisiones autónoma de las máquinas inteligentes

El grupo de investigación de la Universidad Loyola Derechos Humanos, tradición jesuita y transformación social ha organizado un seminario virtual con el fin de establecer un diálogo interdisciplinar entre sus líneas de investigación y la actividad investigadora de la universidad. Se trata de un encuentro que pretende ser una sucesión continuada de diálogos de investigación en estas áreas científicas. Así, en el marco de su línea de investigación que trata fundamentos y proyección de los Derechos Humanos en el marco de una sociedad inclusiva, democrática, plural y sostenible, ha contado con la presentación de la investigadora del grupo Rosa Colmenarejo, doctora de la Universidad Loyola y experta en ética y redes digitales.

La investigadora ha realizado recientemente una estancia de seis meses de investigación bajo el programa de becas de investigación del Gobierno de España José Castillejo en el Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT). A partir de ahí, la investigadora de la Universidad Loyola ha realizado un recorrido sobre sus avances científicos en los últimos años en busca de los términos correctos que sitúen a la ética de las nuevas tecnologías en el campo de estudio adecuado. la doctora resaltó la influencia en los seres humanos que provoca la proliferación rápida de nuevas tecnologías como la recopilación de datos masivos a través de la tecnología (big data) y los riesgos y amenazas del uso de estas tecnologías para los derechos civiles y las democracias, y en definitiva para el riesgo de las personas, y especialmente las más desfavorecidas y frágiles.

La investigadora igualmente ha centrado sus últimos estudios en la relación de la ética con los datos almacenados provenientes de los sistemas inteligentes de energía, para lo que colabora con el catedrático de ingeniería eléctrica de la Universidad Loyola Pedro Rodríguez Cortés.

Nuevo sujeto moral que emerge del algoritmo

la académica lanzó la pregunta más interesante que se deben hacer los científicos en esta área: ¿A quién atribuimos la responsabilidad de la aplicación de estas tecnologías? La investigadora de la Universidad Loyola lo denomina: “Nuevo giro coopernicano, de manera que las máquinas que toman decisiones autónomas están desplazando al ser humano. Ahí comienza la cuestión del posthumanismo, de ir más allá de lo humano.”

La científica explicó sus avances en investigación con respecto al nuevo sujeto moral que emerge a través de algoritmo, que parece requerir de una nueva ética, una nueva forma de esfuerzo de ajustar marcos éticos, abordar estos problemas e intentar encajarlos en los sistemas éticos que hemos heredado. Ahí se presenta un problema de repensar la ética de una nueva forma, y es éste el objeto principal de sus investigaciones, y la máxima reflexión que compartió durante el seminario y el resto de los científicos.

Considerar al sujeto moral como la persona que está detrás del algoritmo, programadores, desarrolladores o las mismas empresas que están detrás de estas empresas. Por lo que se plantea así un uso sencillo de la ética para ver a quién favorece o si cumple los intereses de quién. Si sustituimos robótica o la inteligencia artificial por el concepto de negocio habitual, se puede considerar algo tan simple como que cualquier avance debe ir hacia el bien común.

Otra de las conclusiones fue que: «Las tecnologías surgen y después nos inventamos lo que podemos hacer con ello, por eso incluso los desarrolladores se asustan y se sorprenden de lo que pueden llegar a hacer. Expresa lo inocentes y ajenos que están los desarrolladores de los problemas que conlleva su propio trabajo».

¿Quién está legitimado para identificar los riesgos y amenazas del uso de estas tecnologías o para los derechos civiles y las democracias? En definitiva, para las personas, y principalmente para las personas más vulnerables, ¿a quién tenemos que acudir? Son las preguntas concluyentes de la ponencia de la profesora Rosa Colmenarejo, lanzadas a debate con sus compañeros académicos y germen de futuras nuevas líneas de investigación y proyectos.

Capacidad de identificar injusticias reparables

Según concluyó la científica: “una de mis máximas es tener lo importante, la capacidad de identificar injusticias reparables, capacidad así de identificar problemas reparables. Y el ser humano como fin y no como medio, hablar de esto es hablar de ética “mis acciones siempre tienen consecuencias para otros que me rodean” aunque estén a miles de km, se reflejan en la vida de los otros”.

Noticias relacionadas: 

Rosa Colmenarejo: «La gestión de datos masiva crea incertidumbre, no sabemos muy bien cuáles son las reglas del juego»

 

Autor

María Victoria Mendoza

Periodista de temas científicos del Servicio de Comunicación, Relaciones Institucionales y Marketing de la Universidad Loyola. mvmendoza@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *