Sudáfrica: El fin del mandato de Jacob Zuma y los retos del nuevo gobierno de Cyril Ramaphosa

Retos del nuevo gobierno de Cyril Ramaphosa en Sudafrica

El pasado 14 de febrero de 2018, Jacob Zuma anunció su dimisión como presidente del Gobierno de Sudáfrica tras el ultimátum de su partido, el histórico Congreso Nacional Africano, para alejarlo del poder por su mala imagen y continuos escándalos de corrupción.

Anteriormente, en diciembre de 2017, Cyril Ramaphosa tomó el liderazgo del Congreso Nacional Africano, el partido histórico sudafricano al que pertenece también el dirigente político como una de sus personalidades clave. Ramaphosa está considerado como uno de los líderes de los movimientos de la liberación nacional, y fue encarcelado en los años setenta por su lucha contra el colonialismo y contra el régimen de segregación racial del Apartheid, que terminó en 1994 con el fin del gobierno de la minoría blanca y la formación del primer gobierno de mayoría negra, con Nelson Mandela como presidente.

Sin embargo, su figura también es criticada por algunos sectores de la población por su enriquecimiento personal en las últimas décadas, mientras ha sido una figura fundamental en el gobierno nacional.

Cyril Ramaphosa fue elegido presidente de Sudáfrica el 15 de febrero de 2018, sustituyendo así a Jacob Zuma en el cargo, tras la renuncia de este último como Jefe de Estado. La caída de Zuma se materializó tras las presiones de su partido, el Congreso Nacional Africano, desde el cual se pedía su dimisión por las diversas acusaciones de corrupción, amenazando con un voto de desconfianza en el Parlamento.

El legado de los nueve años de gobierno de Zuma para Sudáfrica es un legado muy negativo en términos de corrupción y clientelismo. En este sentido, parece demostrado que tanto Zuma para su propio enriquecimiento personal como sus círculos más íntimos han sido los grandes favorecidos por sus años de gobierno. Mientras, amplias capas de la población han visto como su situación se ha estancado, aumentando la pobreza, el desempleo y las malas condiciones económicas.

De hecho, en el mes de marzo de 2018, el Congreso Nacional Africano realizó una breve declaración sobre la decisión de la Fiscalía Nacional de restablecer las acusaciones de corrupción contra el ex presidente de la República de Sudáfrica, Jacob Zuma, enfatizando su confianza en el sistema judicial y su respeto por la independencia del poder judicial.

Las acusaciones que figuraban en el pliego de cargos original están relacionadas con un acuerdo multimillonario de armas del Gobierno a finales de la década de 1990 por valor de 30 billones de rand sudafricanos, cuando Zuma era Vicepresidente de Sudáfrica. Sin embargo, los cargos presentados en su contra se retiraron por un tecnicismo jurídico en 2009.

Posteriormente, el papel desempeñado por el Alto Tribunal y el Tribunal Supremo de Sudáfrica fue fundamental para restablecer los cargos entre 2016 y 2017, rechazando una apelación de Zuma y describiendo la decisión inicial de la Fiscalía Nacional de anular los cargos como “irracional”.

Retos del nuevo gobierno de Cyril Ramaphosa

La situación en la que nos encontramos actualmente es que, si bien Sudáfrica se va a liberar de una carga, de la carga de Zuma como un gobernante corrupto y tendente a efectuar prácticas neopatrimoniales y clientelares en el gobierno, la situación que deja en términos económicos y políticos va a ser muy difícil de restaurar en el corto, en el medio e incluso en el largo plazo.

Cyril Ramaphosa se encuentra ahora al frente de un partido profundamente dividido, y como presidente de Sudáfrica debe acometer reformas estructurales y tomar el control de las cuestiones políticas fundamentales, cambiando el rumbo tomado por Zuma para asegurar la estabilidad económica en el país y restaurar la credibilidad política en el ámbito nacional e internacional.

Mª Ángeles Alaminos Hervás

Mª Ángeles Alaminos Hervás

María Ángeles Alaminos Hervás forma parte del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *