El regreso de Marruecos a la Unión Africana: ¿hacia un nuevo modelo de cooperación sur-sur?

Análisis del regreso de Marruecos a la Unión Africana.

2017 comenzaba con buenas noticias para Rabat: 39 de los 54 miembros de la Unión Africana (UA) aprobaban en enero el regreso de Marruecos a la organización regional. Con este “sí” en la 28ª asamblea de la UA, celebrada en Adís Abeba (Etiopía), culminaban los esfuerzos de la diplomacia marroquí para reconectar el reino con la organización que Hassan II había abandonado en 1984 como protesta ante la presencia de la RASD[1]. Rabat daba por concluida así la política de la ‘silla vacía’ y se volcaba en tejer una red de conexiones económicas, políticas y religiosas con el continente africano.

Impulso y liderazgo real

En esta nueva vocación africana del reino, la iniciativa y el impulso real se hacen evidentes desde el principio. En sus alocuciones a la nación, Mohamed VI sitúa a Marruecos en el círculo africano y, como tal, éste se torna en partícipe e impulsor de una nueva realidad para la región que, en sus propias palabras, “representa el futuro que comienza hoy”[2].

El liderazgo del monarca alauí se escenifica en el periplo que lo lleva a recorrer buena parte de las capitales del continente desde septiembre de 2016, fecha en la que Marruecos presenta su candidatura formal a la UA, hasta los primeros meses de 2017 [ver cuadro]. Encabeza una delegación de consejeros reales, hombres de negocios y representantes de diferentes sectores -como el turismo o la educación- que busca tejer nuevos lazos más allá del África francófona, con la que Rabat ya estaba bien conectado. La ausencia en estos encuentros de miembros del PJD, el partido islamista que desde 2011 encabeza la coalición gubernamental, muestra la “cohabitación asimétrica”[3] entre ambas instituciones. A pesar de la reforma constitucional de 2011, la política exterior sigue siendo dominio reservado (domain reservé) del Palacio (Fernández-Molina,2016).

En el siguiente cuadro, de elaboración propia, se detallan los viajes que Mohamed VI ha realizado en África  desde el último trimestre de 2016 hasta el primero de 2017.

País Fecha visitaPrincipales acuerdos/campos de cooperación
Ruanda18-23 octubreFirma de acuerdos de cooperación agrícola, farmacéutica, en materia de impuestos, energía renovable, nuevas tecnologías y relativa a la vivienda, al sector bancario y financiero y a la seguridad.
Tanzania23-27 octubre Cooperación económica, comercial, científica y cultural; acuerdos en el ámbito de hidrocarburos, energía, minería, transporte aéreo, agricultura, pesca marítima, fertilizantes, energía renovable, turismo; colaboración en el sector de los seguros, en el campo industrial y en lo relativo al desarrollo logístico.
Gabón1-5 noviembreVisita privada (no oficializada)
Senegal6-12 noviembreAcuerdos de profundización en la cooperación económica, financiera y bancaria; cultural y social; agrícola y relativa al desarrollo rural; colaboración en materia de transporte aéreo -entre la Royal Air Maroc (RAM) y la compañía Air Sénégal- y turísmo; sanitaria (a través de la Fundación Mohamed VI pour la Solidarité); presentación de los resultados del Grupo de Impulso Económico (GIE) marroquí-senegalés, creado en 2015. Celebración, con alto valor simbólico, de la Marcha Verde en Dakar
Etiopía17-19 noviembreCooperación fiscal y protección mutua de inversiones; cooperación económica, comercial, agrícola y relativa a las energías renovables. Construcción de un mega complejo de producción de fertilizantes (2.5 millares de dólares en la primera fase)
Madagascar19-30 noviembreAcuerdos de cooperación agrícola y pesquera, hídrica; financiera, económica y bancaria, en materia de seguros, portuaria y relativa al desarrollo de energías renovables.
Nigeria1-3 diciembreFirma de un partenariado financiero y relativo a las inversiones recíprocas; cooperación científica, agrícola, económica, tecnológica, comercial, logística, portuaria y relativa al desarrollo; colaboración energética, entre la Oficina Nacional de hidrocarburos y minas (ONHYM) y la National Geologic Survey Agency (NGSA), y construcción de un gaseoducto (denominado ‘gaseoducto transafricano’).
Sudán del Sur1-2 febreroAcuerdos financieros, de cooperación industrial y en el sector de la minería; ayuda humaniraria (instalación de un hospital de campaña de las Fuerzas Armazas Reales, FAR); proyecto común de desarrollo urbano; cooperación educativa; memorandum de entendimiento entre la Confédération générale des entreprises du Maroc (CGEM) y South Sudan Business and employers federation (SSBEF)
Ghana16-18 febreroAcuerdos en lo relativo a la agricultura, la industria alimentaria, las telecomunicaciones, el sector banquero y financiero, turismo y desarrollo de energías renovables. Partenariado estratégico entre el fondo ITHMAR y el fondo de inversión en infraestructuras de Ghana.
Zambia19-23 febreroAcuerdos en relación a los servicios aéreos, la protección de las inversiones, cooperación financiera y en materia de seguros, educación, formación, turismo, agricultura, tecnología, industria, minería y energías renovables.
Guinea23-24 febreroAcuerdos de cooperación agrícola y en materia de gestión de recursos hídricos (en el marco del programa ‘Plan Vert Maroc’), de electricidad y de potabilización de agua. Luz verde a los trabajos de construcción de la mezquita Mohamed VI en Conakry
Costa de Marfil24-27 febreroCooperación militar, industrial (especial énfasis en la producción farmacéutica), económica y financiera; colaboración relativa a las PME, al empleo y al desarrollo del capital humano y social, al campo de la tecnología, modernización de transportes y logística. Construcción de la mezquita Mohamed VI en Abidjan

Rationale de la reconexión

Factores económicos y de índole estratégica están tras el renovado interés de Marruecos por la región. Como consecuencia de la crisis financiera de 2008 y de las repercusiones de la denomina Primavera Árabe, Rabat busca diversificar y solidificar sus relaciones económicas y superar así su dependencia de la Unión Europea, que sigue siendo hoy el principal destino de sus exportaciones (66%) (African Development Bank, 2017).

Si bien el reino obtiene buenos datos hasta 2010 y logra un crecimiento del 4.9%, la situación se deteriora a partir de entonces. En 2011, su déficit exterior pasa del 4.5% al 6.5% y la economía se ve seriamente afectada por los acontecimientos en la región (African Development Bank, 2017).  África representa, por tanto, nuevas oportunidades de negocio y nuevos mercados para las empresas marroquíes ante la inestabilidad en el Magreb y las dificultades europeas. En este sentido ha de entenderse también la aproximación de Rabat a los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que se han convertido en cotizados inversores, a Rusia y a China.

Además, Marruecos aprovecha las crisis de seguridad en Mali y Libia para enfatizar su papel como estabilizador regional (Fernández-Molina, 2016). Presentándose como un país fronterizo con el Sahel, pretende afirmar la marroquinidad del Sáhara Occidental. De hecho, la cuestión de la unidad territorial constituye el telón de fondo sobre el que el reino construye y articula su acción exterior. Rabat espera que su implicación en los asuntos de seguridad africanos le grajee la gratitud de los países occidentales y, por ende, su reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental (Zoubir 2012).

Soft power a la marroquí

En su reaproximación al continente africano, Rabat ha desplegado una plétora de instrumentos diplomáticos, económicos y de cooperación más allá “de la tradicional relación personal entre los líderes” (Boukhars, 2017). La presencia del ministro de Habús y Asuntos Islámicos en la delegación marroquí itinerante merece especial atención. Muestra la voluntad de Rabat de introducir de manera explícita la dimensión religiosa en su política exterior y erigirse como referente del Islam moderado y tolerante.

De hecho, en julio de 2015, se crea la Fundación Mohamed VI para la formación de Ulemas africanos con el fin de “concienciar, difundir y consolidar los valores del Islam tolerante” (Ministère des Habous et des Affaires Islamiques, 2015). Marruecos añade así una nueva fotografía a su álbum exterior: la de un país comprometido con la lucha contra el terrorismo no sólo mediante la cooperación militar, sino también a través de la educación religiosa.

Además, Marruecos se promociona como destino turístico y de estudios de una emergente clase media africana. De ahí la apertura de delegaciones turísticas del reino en varias capitales, como Dakar, y la firma de acuerdos de educación superior. Esta voluntad de aumentar la capacidad de atracción de Rabat necesita no sólo de una vocación exterior, sino también de un correlato doméstico. Así ha de entenderse el inicio de un proceso masivo de regularización de inmigrantes, anunciado por Mohamed VI en diciembre de 2016. Esta pretendida actitud frente a África, sus problemas y sus ciudadanos contrasta y debilita la imagen de Argelia, que ha expulsado hasta la fecha a unos 2.000 inmigrantes subsaharianos.

Perspectivas de futuro

En la ofensiva diplomática que buscaba asegurar su regreso a la UA, Rabat ha privilegiado las relaciones bilaterales de cooperación y partenariado con diversos países que fueran beneficiosas para ambas partes. Se ha situado así en la lógica de la cooperación sur-sur presentándose como un país del continente capaz de modular los acuerdos según las necesidades de cada socio. Queda saber qué rol desempeñará Marruecos en lo multilateral: si el de un socio constructivo en la comunidad africana o un spoiler internacional (Fernández Molina, 2016) que bloquee la acción de la UA desde el interior.

Referencias

  • [1] República Árabe Saharaui Democrática
  • [2] Elram, Idriss : « Maroc : le roi Mohammed VI, pour la défense des intérêts de l’Afrique », Le Point, 21/08/2017, en http://afrique.lepoint.fr/actualites/maroc-mohammed-vi-defenseur-des-interets-de-l-afrique-21-08-2017-2151249_2365.php
  • [3] Para seguir la fórmula expuesta por Miguel Hernando de Larramendi para señalar la relación entre la institución monárquica y la institución gubernamental; ver Hernando de Larramendi, Miguel. 2013. “El islamismo político y el ejercicio del poder tras el Despertar Árabe. Los casos de Egipto, Túnez y Marruecos.” Islamismos en (r)evolución : movilización social y cambio político (163) : 71-116.
  • Abouzzohour, Yasmina and Beatriz Tomé-Alonso (2018): “Moroccan foreign policy after the Arab Spring: a turn for the Islamists or persistence of royal leadership?», Journal of North African Studies, disponible en https://www.tandfonline.com/eprint/4XtyNtpJVkjP326fSKMK/full
  • African Development Bank (2017): “Morocco: Country Strategy Paper 2017-2021”, disponible en https://www.afdb.org/.
  • Boukhars, Anouar (2017): Morocco and the African Union: Back into the Fold. Washington, DC: Carnegie Endowment For International Peace; disponible en http://carnegieendowment.org/2017/02/25/morocco-and-african-union-back-into-fold-pub-68130.
  • Fernández-Molina, Irene (2016): Moroccan foreign policy under Mohammed VI, 1999–2014. London: Routledge.
  • Hernando de Larramendi, Miguel (2013): “El islamismo político y el ejercicio del poder tras el Despertar Árabe. Los casos de Egipto, Túnez y Marruecos” en Islamismos en (r)evolución : movilización social y cambio político (163), pp. 71-116.
  • Hernando de Larramendi, Miguel and Irene Fernández-Molina (2014): “Relaciones internacionales y políticas exteriores de los estados norteafricanos tras el ‘Despertar Árabe”, en González del Miño, Paloma (ed.): Tres años de Revoluciones Árabes, Madrid: La Catarata.
  • Hernando de Larramendi, Miguel y Beatriz Tomé Alonso (2017): “The Return of Morocco to the UA: End of the Policy of the Empty Chair” en IEMed Mediterranean Yearbook 2017, pp.229-232, diponible en http://www.iemed.org/observatori/arees-danalisi/arxius-adjunts/anuari/med.2017/IEMed_MedYearbook2017_morocco_african_union_Larramendi_alonso.pdf/
  • Ministry of Religious Endowments and Islamic Affairs/Kingdom of Morocco (2015): “Objectives of the Mohammed VI Foundation of African Oulema”, disponible en http://habous.gov.ma/fr/objectives.html
  • Zoubir, Yahia H. (2012): “Tipping the Balance Towards Intra-Maghreb Unity in Light of the Arab Spring”, The International Spectator 47 (3), pp. 83–99.
Beatriz Tomé

Beatriz Tomé

Beatriz Tomé forma parte del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *